Motores / 11 de junio de 2018

Cambio integral de fabricación nacional

Por

El Renault Kangoo ganó popularidad en nuestro país gracias a su concepto polivalente ya que se trata de un vehículo que puede cumplir funciones de utilitario como también de transporte de pasajeros. Esa dualidad de conceptos pegó fuerte y la marca del rombo supo liderar durante muchos años en el segmento de estos utilitarios compitiendo con la Citroen Berlingo y Peugeot Partner.

Pasaron 20 años y era hora de una renovación, ahora el Kangoo de nueva generación también se produce en la planta cordobesa de Santa Isabel utilizando la misma plataforma que el Sandero y el Logan. A simple vista cambia el estilo que se alinea con los nuevos modelos de la marca pero lo más importante es que creció considerablemente a lo largo, ancho y alto. Esto se traduce en una mayor habitabilidad, mayor volumen de carga y mejor confort de marcha. El interior también está completamente reformulado con un instrumental más moderno y nueva plancha central que en el caso de la versión de pasajeros Stepway ofrece una pantalla touch con navegador y múltiples funciones. La oferta de motores consiste en un diesel 1.5 89 CV o en un naftero 1.6 de 114 CV que en la práctica resulta ágil aunque algo rumoroso en ruta, sobre todo cuando se viaja en quinta a más de 110 km/h. Tampoco es muy rendidor en ciudad, lo que transforma al Diesel en el favorito para el reparto urbano.  En total se ofrece en once versiones diferentes que pueden ser furgón, pasajeros o mixta.  La buena noticia viene de la mano de la seguridad ya que todas la versiones, tanto furgón como pasajeros ofrecen de serie control de tracción y estabilidad. El auxilio es temporal pero permite circular sin mayores problemas. Se ofrece a partir de $ 350.500 hasta $ 423.300, aunque la variante Stepway todavía no fue confirmada y se estima que rondará los 460.000 pesos.