Menú
Costumbres / 27 de junio de 2018

La avanzada de las mamás influencers

La cofradía de la maternidad encontró en Instagram un espacio fértil para compartir experiencias, recetas de cocina y tips de moda y marcar tendencia.

Por

No es fácil ser mamá. Un hijo trae un cimbronazo de emociones, pero también de transformaciones que se extienden desde el cuerpo hasta la casa. Por eso no sorprende que sean muchas las madres que busquen a otras en su misma situación. Para despejar dudas, como guía, o a veces sólo para acompañarse en noches en vela. Y en ese camino, las redes sociales han tendido un puente. Porque son muchas las mamás que abrieron cuentas de Instagram en las cuales compartir su experiencia, convirtiéndose poco a poco no sólo en faros de información, si no también en influencers.

Full time. Como la maternidad, ser influencer es un trabajo a tiempo completo. Pensar los contenidos de los posteos, sacar buenas fotos, contestar comentarios y hasta asistir a eventos son algunas de las tareas que estas madres desarrollan a diario. Y en el caso de que realicen alguna actividad particular por la cual se hayan hecho conocidas, la agenda se amplía. Como Luti Antelo (@veveyblog), que a partir del nacimiento de su hija Trini y de ver cómo a la gente le gustaba la forma en la que la vestía, decidió abrir su emprendimiento online, Tienda Vevey (@tiendavevey). “Al principio hacía una curaduría, y comencé con marcas amigas que me daban la ropa. Después fui afilando el ojo, hoy tengo una selección de emprendedores, pero también diseños exclusivos”, cuenta esta abogada. La razón de su éxito reside no sólo en su dedicación, sino también en el hecho de que propone diseños realmente infantiles, y no de niños que se quieren vestir de adultos.

Otro caso de especialización que convoca miles de seguidores es @mami.albanil, una madre que toma en sus manos todos los arreglos de la casa, mostrando de cabo a rabo cada proceso. O @lauraiz, que disfraza a su hija de los modos más hilarantes y creativos. O el de @itbabyeat, la cuenta que creó Ximena Bruno cuando su primer hijo comenzó a comer, y donde se dedica a compartir preparaciones fáciles para bebés y niños. Fue tal su interés que comenzó la carrera de Ingeniería en Alimentos, que aún cursa. “Quise facilitar el proceso de alimentación de los bebés, proponiendo una forma de comer más amigable, con recetas nutritivas y caseras”, ilustra.

Genuinas. Cuentas de Instagram y madres con ganas de convertirse en referentes hay muchas. ¿Por qué algunas sobresalen del resto? Ante todo, por su autenticidad. “Los relatos que hacemos de nuestra maternidad son reales, con sus cosas buenísimas y también con esos momentos de colapso que todas tenemos”, apuntan Delfi Roldán y Loli Barski, los cerebros detrás de @mamas_sos, una cuenta que busca ser un espacio de consulta e intercambio. También aseguran que gusta la empatía y sobre todo, los tips, actividades y recomendados sencillos. “De nuestro lado, valoramos el respeto”, agregan. También se aprecia la presencia. “Se valora que contesto siempre. Porque busco compartir lo que hago, no sólo mostrarlo”, opina Luti Antelo, a quien le escriben desde madres con hijos prematuros (como fue su caso) hasta otras redecorando su casa.

También son genuinas al aliarse con marcas. Para @mamas_sos, decir que sí a un producto tiene que ver con consumirlo realmente. “Pensamos en las marcas que le recomendaríamos a una amiga”, sostienen. Para Ximena Bruno, es un tema tan central que suele decirle que sí a muy pocas. “Hoy mi condición para asociarme es que hagan alguna donación o ayuda a una ONG por mes”, detalla. Reales y diversas, las mamás influencers son la cofradía de la maternidad 2.0.