Menú
Showbiz / 25 de julio de 2018

El auge de los realities con larga historia

Por

Una familia de fanáticos de libros de historia que atienden un local de empeño se vuelven celebridades mundiales con su programa (“El precio de la historia”). Un grupo de amigos que viaja por Estados Unidos en una Mercedes-Benz Sprinter en búsqueda de objetos antiguos, mutan en protagonistas de un show internacional llamado “Cazadores de tesoros”. Un rockero nostálgico de los ‘70 que restaura autos vintage, es absorbido por la gran industria del entretenimiento y su vida se transforma en un reality (“Locos por los autos”). History Channel renueva su apuesta por los realities, el formato televisivo con el que logró ampliar su audiencia, acercando la historia desde la anécdota y la empatía con los personajes (personas comunes haciendo lo que hacían antes de llegar a la fama, que discuten frente a cámara situaciones cotidianas y se emocionan de la misma forma que sus audiencias). El “factor humano” será el elemento infaltable en las nuevas temporadas de los programas ya consagrados de History, pero también, el pilar fundamental de los ciclos por venir como “Desafío sobre fuego”, en el que herreros y expertos en cuchillos deben demostrar sus destrezas para avanzar niveles y conseguir el premio final.

Los documentales tradicionales con los que nació la señal perdieron terreno frente a los nuevos shows que logran atraer a las generaciones más jóvenes (crece la franja 22-34 años) con contenidos históricos acomodados al lenguaje del entretenimiento. “El público redescubrió al canal. Nuestro target se amplió gracias a esas propuestas. Es gente real que está haciendo su historia”, subrayan desde History Channel. Y agregan: “Son personajes con los que la gente se identifica y admira, generando un contacto emocional sin precedentes en la historia del canal”.

Esa conexión emocional entre estos nuevos famosos y sus audiencias se observó el 25 de junio, cuando a nivel mundial se conoció la noticia de la muerte de Richard “El Viejo” Harrison, fundador de la tienda “Gold & Silver Pawn” en Las Vegas sobre la que gira “El precio de la historia”. En diálogo con NOTICIAS, Rick Harrison hijo, aseguró que “fueron enormes las muestras de afecto, tanto en Estados Unidos como en otros países del mundo”. “Cuando iniciamos ésto no sabíamos que iba a tener tanto éxito”. “El precio de la historia”, que el domingo 29 julio a las 21 estrena su temporada 14, es el buque insignia en la pantalla de History. El programa sigue la familia Harrison en su casa de empeño y detenta el título del programa más visto de la señal con 7.6 millones de televidentes en 2011. Además, es uno de los 50 shows televisivos con más seguidores en redes sociales según el New York Times.

Industria reality. Para que un personaje genere esa conexión con el público se debe combinar un gran carisma con la pasión por algo un tanto exótico. Ese es el caso de Danny “El Conde” Koker, un fanático de los autos clásicos que comenzó en la televisión como un personaje secundario de “El precio de la historia”. La familia Harrison lo consultaba acerca del origen de ciertos vehículos y su encanto fue tal que terminó teniendo su propio espacio, “Locos por los autos”. El show de “El conde” va por la octava temporada (estrenó la semana pasada en EE.UU. y llegará a Sudamérica en octubre). Y tuvo su pico de producción en 2015 con el envío de 35 episodios que lo posicionaron como plato fuerte de History: hoy rankea en el puesto 11 de los 50 programas de no-ficción más vistos de la televisión norteamericana.

“Para muchos, como para mí, los autos no son sólo un vehículo para transportarse. Son parte de la vida, de la familia y de la historia con la que crecimos. Creí que íbamos a arreglar buenos autos y no había considerado el elemento humano en estas historias”, asegura a NOTICIAS. Para promocionar su nueva temporada, “El Conde” desliza que se viene una de las restauraciones que más lo impactó: “Todavía no puedo decir quién era el cliente. Sólo puedo decir que es alguien que sirvió a este país (Estados Unidos) desde la época de Vietnam y que su gran sueño era tener el auto que nos pidió”.

Algo similar sucede con “Cazadores de tesoros”, que se emite todos los domingos a las 22. El programa ya tiene 19 temporadas y tuvo 3.1 millones de televidentes, una cifra altísima para History y para el cable en general en EE.UU. (“Juego de Tronos” tuvo 2.5 millones de televidentes en pantalla en su primera temporada, y 9.3 más en online y repeticiones), llegó a 5.3 millones con su episodio más visto.
El ciclo está protagonizado por los “recolectores” más hábiles de Estados Unidos, quienes viajan buscando objetos de valor histórico (ellos mismos se consideran “expertos en basura”). En el camino, conocen a personas cuyas historias abren una ventana a la historia pop de los estadounidenses. “El programa es mi forma de vida. No voy a dejar nunca de hacer esto”, dice a NOTICIAS Frank Fritz, uno de los recolectores estrellas.

A lo largo de los años, “Recolectores de tesoros” sumó a su staff la mujer que se convirtió en una de las caras más conocidas del canal: Danielle Colby Cushman, la encargada de hacer las investigaciones de autenticidad detrás de los objetos recolectados para comprobar que sean genuinos.

Desafíos y emociones. Según Harrison, otro de los “secretos” del éxito de estos programas es que son entretenidos para toda la familia y que logran, de una forma no tradicional, transmitir saberes y pasiones para todo el mundo. “A la gente le encanta aprender sobre historia pero no a través de un profesor. En nuestro programa la historia se vuelve divertida”, insiste.

La combinación de entretenimiento, conocimientos y reality show es lo que le dio forma a los nuevos programas que lanzará el canal en el corto plazo. “Desafío sobre fuego”, de hecho, es otra gran apuesta de History para esta temporada. Con la conducción de Bill Goldberg, un actor, ex jugador de fútbol de la NFL, el ciclo desafía a un grupo de participantes a construir sus propios cuchillos y espadas para atravesar obstáculos de lo más extraños, como cortar sandías voladoras. Entre cada proeza, los jugadores comparten datos curiosos sobre estas armas y su origen. Este programa se ubica octavo en el día, en el ranking del cable de no-ficción que encabeza “American Horror Story” (FX). Con sus 5 temporadas al aire (arrancó en 2015), se ha convertido en un must de la pantalla de History Channel.

Según Goldberg, uno de los grandes secretos del show es que nadie de los que participa en el piso del programa, ni siquiera él, conoce de antemano las “sorpresas” que preparan los productores para desafiar a los competidores. “Aparecen cosas que me sorprenden durante el programa y eso hace que mis emociones sean reales. Lo que pasa en la pantalla es totalmente genuino. No hay nada guionado”, apunta.

Atrás parece haber quedado la era de los correctos presentadores de televisión que narraban episodios históricos con tono docente. Las audiencias hoy prefieren conocer las curiosidades de la historia a partir de estos personajes pintorescos que lograron convertir sus pasiones más curiosas en grandes espectáculos de entretenimiento.