Opinión, Política / 27 de julio de 2018

Miren a la nena: ¿Los asesoran o se les ocurre a ellos solitos?

Macri y Urtubey, con la contribución de sus esposas, son los políticos que hacen punta en la curiosa práctica de hacernos partícipes de la vida de sus hijos.

Por

El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey y su mujer Isabel Macedo acaban de presentar a la pequeña Belita en el programa del padre de Mirko. El momento cumbre incluyó un cara a cara de la niñita de dos meses con el bebé más famoso de la Argentina, que es hijo de Marley. En realidad, Belita estaba presentada desde antes de nacer. Las cuentas en redes sociales del matrimonio permitieron un seguimiento en tiempo real de su crecimiento dentro y fuera de la panza. Dentro y fuera de su casa.

El día en que Antonia Macri cumplió seis años su papá la saludó por Instagram y publicó una foto de ella. Lo mismo para felicitarla en el día del niño. Aunque amanece a su lado en Olivos, “comparte” –lo que en esta era significa “exhibe”- el mensaje a su hija con un auditorio amorfo. Macri y Urtubey, con la contribución de sus esposas, son los políticos que hacen punta en la curiosa práctica de hacernos partícipes de la vida de sus hijos como si perteneciéramos a su círculo íntimo. ¿Los asesoran o se les ocurre a ellos solitos?

Si descartamos la indecorosa hipótesis del uso de las criaturas para ganar empatía a través de su ternura, nos queda el móvil impulsivo: orgullo de padre, como cualquiera. Pero no son cualquiera. Sus cuentas oficiales son seguidas por miles de personas (más que un núcleo de amigos y conocidos, más que un grupo de fans) que consumen las imágenes infantiles sin filtro de privacidad. Están abiertas a fisgones y todo público, no siempre amigable, que en ocasiones estampa un insulto a modo de comentario junto a la foto familiar. Antonia en la huerta con Juliana, Antonia cosechando quinotos con su abuela Pomi, Antonia pintando en la redecorada quinta de Olivos y otras varias postales que parecen salidas de un mundo doméstico perfecto, a lo Martha Stewart. Una demostración involuntaria de los chicos ricos que tienen alegría.

 

* Editora ejecutiva de Noticias.