Sociedad / 26 de agosto de 2018

Rumores de divorcio: ¿Vero corta por lo sano?

Por

Son días turbulentos para Verónica Lozano (47). Desde que el nombre de su marido Jorge “Corcho” Rodríguez volvió a aparecer más asociado a los escándalos judiciales, la conductora de “Cortá por Lozano” (Telefe) no para de tener disgustos. Como refrendaron a NOTICIAS cuatro fuentes cercanas a la pareja, las tensiones externas afectaron la convivencia, que habría alcanzado su punto crítico. Allegados a Lozano incluso avizoran que el matrimonio podría estar llegando a su fin: “Se estarían por separar”, confirman. Es que causa de sobreprecios y retornos que surge, causa en la que aparece el nombre de “Corcho”: ya era delicada situación en la megainvestigación de la constructora brasileña Odebrecht, en la que figura en dos expedientes. Pero ahora quedó involcurado en la causa de los cuadernos.

“Están mal. No debe ser fácil sobrellevar esto. Y ella está estresada y muy angustiada”, cuentan a NOTICIAS un allegado a la pareja que hace hincapié en que Lozano, a pesar de mostrarse fuerte y de no hacer ningún tipo de mención sobre el tema en su programa de Telefe, puertas adentro está muy preocupada. “Está súper afectada. Sería inteligente divorciarse. Él es mafia. Es un ser muy oscuro”, comenta otra persona que conoció a “Corcho” de cerca . Mientras que un amigo de ella admite: “Está evadiendo el tema. Pero las cosas no están bien entre ellos”.

La atención judicial abre juicios también sobre la ex modelo, que niega de todos modos cualquier fricción con su marido: “Divorciarme no. Estoy lejos de eso. Estoy muy al lado de él, muy compañera. Somos una familia muy bonita”, le refuta a NOTICIAS. Aunque reconoce no estar pasándola nada bien con el asedio judicial que dispararon los negocios de “Corcho”: “Me rompe los huevos y quiero que se termine”.

Turbulencia. La crisis, tal como explican repetidas veces, habría quedado expuesta en el viaje que Lozano hizo a comienzos de agosto a Miami, sola con Antonia (la hija en común con el empresario). “Se fue con su hija para escaparse de esto”, cuentan. Aunque la conductora niega que esa haya sido la razón, y aclaró que lo que pareció una escapada, había sido organizado hacía un año. “Lo tenía programado. Yo me obligué porque soy bastante ‘sarmientito’ y el canal es muy demandante. En realidad no me puedo ir nunca de vacaciones, y era un viaje que teníamos programado con ‘Anthony’ hace un año”.

No es la primera vez que Lozano viaja sola junto a su hija este año. De hecho, ambas recibieron el 2018 sin “Corcho” en París, y lejos de la chacra “Yellow Rose” de Punta del Este, donde suelen instalarse en familia cada verano. En ese entonces, ya había surgido el radiopasillo de un quiebre y mala convivencia. Pero una vez, más la conductora lo desestimó compartiendo una imagen de Rodríguez con Antonia. Aunque hoy el panorama para “Corcho” es muy distinto del de comienzos de año.

En mayo, su situación judicial se complicó, y desde entonces puede salir del país sólo con autorización del juzgado (por el expediente que investiga el presunto pago de coimas de Odebrecht a funcionarios argentinos). Y por estos días se suma otra causa que le quema las manos, y que es nada menos que la de la del presunto pago de coimas de millones de dólares entregados en bolsos, y de los que daría cuenta el ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, en su bitácora.

Entre la decena de ex funcionarios y empresarios que desfilaron por Comodoro Py en la causa que investiga Claudio Bonadio, está el mismo “Corcho”, que aparece mencionado en las páginas manuscritas del ex chofer. El martes 21, Rodríguez se presentó espontáneamente ante la Justicia, donde habría negado todos los cargos en su contra, y habría aportado documentación que lo desligaría de las declaraciones de Centeno, y de los escritos donde figura su nombre.

Geisha. Luego de que se conociera la situación de imputado de “Corcho”, en las redes sociales se reinstaló la discusión moral vinculada a la fastuosa mansión que el empresario y la conductora comparten en San Isidro, y en qué sucedería en el caso de aprobarse la ley de extinción de dominio. Y de comprobar, por supuesto, que Rodríguez obtuvo alguno de sus bienes de forma ilícita. “Si sale la ley, Verónica Lozano se va tener que mudar de la mansión donde vive, ya que Corcho Rodríguez va tener que devolver todo”, se refirió un usuario en Twitter. Otros, en cambio, relacionaron la posición de la conductora frente al tema, con la misma que tomó Iliana Calabró en el 2013, cuando salió a defender en público a quien era su esposo, Fabián Rossi, frente a las acusaciones que lo involucraban en la causa del dinero K. “Verónica Lozano, Iliana Calabró… Todas se hacen las que no sabían nada”, sumó otro tuit.

En septiembre, NOTICIAS había comparado el caso de la ex vedette y Lozano. Entonces la conductora no dudó en defender a su marido. “Yo creo lo que él me cuenta. Le pregunto todo y creo en su palabra”, había dicho. En ese mismo artículo, una fuente cercana a la pareja la había descrito como “una geisha”, algo que a Lozano la enojó. “Él no toma jugo de naranja, y yo estoy muy lejos de ser una geisha. Soy una mujer con los ovarios bien puestos y no estoy al servicio de ningún caballero”, marca, desligándose de la fama de aprovechada que le enrostran las redes.