Menú
Personajes / 27 de agosto de 2018

Andrea Frigerio: “Con la ley del aborto se puso el carro delante del caballo”

Vuelve al cine con “Mi obra maestra” y al teatro con “Cuerpos perfectos”. Escribió un libro y habla del photoshop y la independencia.

Fotos: Marcelo Escayola.

Mujer todoterreno. Este año Andrea Frigerio lanza un libro, estrena obra de teatro y dos películas, una es “Mi obra maestra”, de Gastón Duprat. Pese a tener una agenda llena de actividades, no abandona su frescura. Es elegante, hermosa, simpática y parece que el paso del tiempo no le afecta.

Aunque con altibajos (falleció su padre en los primeros meses del 2018), viene de un gran año: estuvo de gira presentando “El ciudadano ilustre”, también dirigida por Duprat (en dupla con Mariano Cohn), y formó parte de “Desearás al hombre de tu hermana”. Condujo un ciclo de entrevistas en La Nación+ y hoy se encuentra en los cines argentinos y paraguayos con “Leal”. Antes de fin de año, volverá a estar en pantalla grande con “Solo el amor”, de Andy Caballero y Diego Corsini, y en “Rojo”, de Benjamín Naishtat.

Noticias: ¿Cómo le llegó la propuesta de “Mi obra maestra”?
Andrea Frigerio: Como ya había trabajado con Cohn y Duprat, me llamó Gastón para ofrecerme el papel de Dudú, personaje muy diferente del de la película anterior: Irene, una mujer como muerta en vida, triste, que el amor de su vida la había dejado para probar suerte y nunca volvió a buscarla. Aquella fue una composición emocional. En cambio, Dudú es una mujer más armada para la batalla.

Noticias: Irene y Dudú son dos extremos opuestos a usted. ¿Lo siente así?
Frigerio: No, tengo más cuerdas para tocar, tengo otros extremos. Dudú no requiere tanta exposición emocional, sí una postura física, una voz, una actitud frente a lo que se le viene a plantear. No están en juego los sentimientos.

Noticias: Este año afrontó la muerte de su padre. Hay una conexión con lo que sucede en la película. ¿Le afectó cuando vio el corte final?
Frigerio: No, porque no es el caso. Mi papá se murió con 86 años, luego de pelear durante dos. Tuvo un accidente (se cayó y se clavó una rama) y estaba golpeado físicamente por su paso por Los Pumas. A partir de ahí, su salud empezó a deteriorarse. Pero mi papá tenía mucha energía: muy inquieto, aferrado y enamorado de la vida. Siempre contento, desdramatizando todo, como buen deportista, ingeniero y tipo súper optimista. En mi casa no había lugar para “no puedo porque me duele la cabeza”.

Noticias: Su ingreso a la actuación está vinculado al matrimonio Francella. ¿Cómo fue ese momento?
Frigerio: Guillermo jugaba al fútbol con mi marido. Un día me quedé con Marynés (Breña, esposa de Francella) mirando el partido y me dice: “Le digo siempre a Guillermo que sos una actriz en potencia, pero todavía nadie se dio cuenta”. Al tiempo empezó “Poné a Francella”, me llamaron para hacer un sketch (quizás fue Guillermo para darle el gusto a su esposa) y cuando estábamos grabando, me dice: “Tenía razón Marynés, sos una tapada. Me gustaría que te quedes todo el año”. Acepté. Por eso siento que con esta película se alinearon los planetas porque las primeras personas que me dieron oportunidad en cine fueron Gastón y Mariano, y Guillermo fue la puerta para entrar en la actuación.

Noticias: ¿Cómo se siente con este presente para la mujer siendo que siempre fue independiente?
Frigerio: Primero, soy hija de una maestra rural. Mi mamá se iba a dedo a las 5 de la mañana desde Belgrano hasta Del Viso. Aprendí de ella. Mi abuela francesa se vino a los 9 sola porque la mamá la puso en un barco para que escapar de la guerra. En mi familia hay tradición de mujeres libres, independientes y fuertes. Sobre mi carrera, siempre fui por lo que quería y nunca me frenó nadie. No viví ninguna situación que digas: “Tuvo que transar o pasar por algo feo”. He tenido trabajos mejores que otros, pero no me quedé con las ganas de nada. Pero hay mujeres que no tienen esta posibilidad.

Noticias: ¿Cuál es su posición sobre la legalización del aborto?
Frigerio: Con la ley del aborto se puso el carro delante del caballo. Primero se deberían discutir políticas públicas respecto de la educación sexual desde chicos en los colegios. Renegar de la pulsión sexual a partir de los 10, 11 años, no hablar de eso mucho tiempo y después, cuando las consecuencias son graves, ir al final a resolver el conflicto no está bien. Primero hay que discutir las políticas públicas para la educación sexual de manera profunda, abierta y madura en colegios y casas. Como he hecho con mis hijos. Segundo: el Estado tiene que acompañar las decisiones personales, sean cuales fueran. El aborto es una tragedia. Aunque la persona tenga una decisión tomada, no creo que lo haga feliz. Ahora, si una persona no tiene qué hacer con ese embarazo y decide abortar, el Estado tiene que acompañar. No quisiera que me pase ni a los que quiero. También debería discutirse la ley de adopción. Algunas chicas eligen continuar con el embarazo, tener un hijo y darlo en adopción, pero en la Argentina es una complicación.

Noticias: Habló de su familia. Una hija modelo…
Frigerio: Mi hija (Josefina Bocchino) es actriz. Hizo algunas campañas porque la llamaron, pero hace mucho que se prepara para ser actriz. Hicimos nuestra primera película juntas en Paraguay (“Leal”) y nos unió el mismo lazo: madre e hija. Cuando subimos al avión, le dije: “Ahora somos compañeras de trabajo”.

Noticias: Sobre la polémica de las dos tapas de Oriana Sabatini, ¿photoshop sí o no?
Frigerio: Photoshop no. Nunca. En pos de embellecer, generás algo feo. Algo que tiene que ver con “me tengo que arreglar, operar, poner los dientes”.

Noticias: Y crea estereotipos de belleza inalcanzables.
Frigerio: Exacto. De hecho, ahora empiezo una obra, “Cuerpos perfectos” (Teatro Multitabaris), que habla sobre el tema y donde interpreto dos personajes. Uno es una editora de moda, justamente la que nos arruina la cabeza bajando líneas de belleza como panza chata, cintura chica, dientes blancos, pelo perfecto. Ojalá que eso desaparezca porque es nocivo.

Noticias: Contó que decidió no hacerse operaciones. ¿En algún momento pensó “me hubiese hecho esto”?
Frigerio: El punto para decidir operarse es a los 40. Nunca pensé en hacerme nada. Escribí un libro respecto de ese tema que se publica en octubre, “Belleza emocional”, y en ese título te digo todo. La belleza emocional tiene que ver con cuidar las emociones. Trato de mantenerlas limpias, trabajar sobre lo que siento, no dejar pensamientos que tienen que salir. ¿Qué tiene que ver con la belleza externa? Todo. Una persona contenta o que tiene luz en los ojos es atractiva. No importa si tiene la cola más arriba o abajo. No tengo la fórmula mágica, pero es por ahí.

Mariano Ojeda
@MarianoOjeda_
Fotos: Marcelo Escayola.