Deportes, Sociedad / 27 de agosto de 2018

El fin de una era: Manu Ginóbili anunció su retiro

“Con una gran mezcla de emociones, les cuento que decidí retirarme del básquet. Enorme gratitud para mi familia, amigos, compañeros, DTs, staff, aficionados y todos los que fueron parte de mi vida en estos 23 años. Fue un viaje fabuloso, que superó cualquier tipo de sueños. Gracias”. Con ese comunicado en sus redes sociales, Emanuel Ginóbili anunció que se retiraba del básquet.

Si bien la decisión del bahiense era un rumor cada vez más fuerte en EE. UU. él no había hecho declaraciones públicas al respecto y esperó a reunirse con su técnico, Greg Popovich, para comunicarle primero a él la decisión. Ginóbili, que pasó sus vacaciones en Canadá, había evitado pronunciarse sobre su continuidad en los San Antonio Spurs, donde aún le quedaba contrato por un temporada más. Pero hoy finalmente llegó el día del adiós.

El retiro del basquetbolista argentino más grande de todos los tiempos se da justo cuando se cumplen 14 años de la epopeya más grande vistiendo la camiseta de la selección nacional: el triunfo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Ginóbili abandona la NBA no sólo como uno de los mejores extranjeros que alguna vez disputaron el certamen, sino que también lo hace con cuatro anillos de campeón (2003, 2005, 2007 y 2014), dos selecciones para el partido de All Stars y un premio al sexto hombre del año.

El bahiense, que no dio pistas sobre que hará tras abandonar el deporte profesional, es el único jugador no estadounidense de los ocho que lograron conseguir al menos 4 títulos de NBA y al menos un oro olímpico. La selecta lista la comparte con luminarias del tamaño de Michael Jordan, Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, entre otros.

Los Spurs en tanto, se abocan a su proyecto de reconstrucción que comenzó la ida de Tim Duncan el año pasado y continuó con la partida del base Tony Parker a principios de agosto. Así, el célebre “Big Three” de los tejanos ya pasó a los libros de historia. Este trío no sólo consiguió cuatro títulos jugando juntos, sino que además en todas las temporadas que disputaron juntos superaron las 50 victorias en temporada regular y, además, son el terceto con más triunfos en partidos de playoffs.

Se cierra así la etapa más brillante del basquetbolista argentino más ganador de todos los tiempos. Olimpia de Oro en 2003 y 2004, Ginóbili no sólo ayudó a la medalla dorada en Atenas, sino que también fue segundo en el Mundial de Indianápolis 2002 y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Las redes sociales se hicieron eco y los mensajes de apoyo y agradeciendo al bahiense son lo más hablado en la web. En tanto, ya empieza a pensarse en su inclusión en el máximo reconocimiento a los basquetbolistas: su inclusión en el Salón de la Fama, en Naismith, Estados Unidos. Los especialistas aseguran que el bahiense tiene un lugar asegurado para ingresar y quedar inmortalizado para la posteridad como uno de los mejores de la historia.

 

 

En esta nota: ,