Menú
Economía / 10 de octubre de 2018

A pesar del acuerdo con el FMI, a las calificadoras las inquieta la deuda

Moody’s advierte sobre una recesión con impacto político. S&P alerta sobre la estrategia del Gobierno para revitalizar la economía.

Por

Las calificadoras de riesgo crediticio vienen alertando sobre la Argentina y su deuda pública. En comunicación desde Nueva York, un vicepresidente de Moody’s, Gabriel Torres, explica por qué continúan los riesgos pese al nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI): “La crisis es muy real, la devaluación fue fuerte y eso resultará en una recesión con impacto político, lo que aumenta el riesgo crediticio”.

(Lea también: Guerra económica: la tormenta perfecta)

Pero Moody’s ha mantenido la calificación de la deuda, pese a la crisis que explotó en abril. “No cambiamos la nota por el apoyo del FMI, pero es muy baja, B2, que es el 15º de los 21 escalones que tenemos, cinco abajo del ‘investment grade’ y seis arriba del fondo”, explica Torres. Al comienzo del gobierno de Mauricio Macri, tras el pacto con los fondos buitre, subió la nota del escalón 17º al 16º y tras las elecciones legislativas de octubre de 2017 trepó otro más. Su perspectiva sigue estable.

S&P puso en agosto la nota B+ de la deuda argentina de largo plazo con “implicancias negativas”, lo que refleja “el riesgo de empeorar la solvencia por la potencialmente débil implementación de la estrategia del Gobierno para estabilizar la economía”.

(Lea también: A Cambiemos le llegó la hora de reinventarse)