Menú
Política / 17 de octubre de 2018

Javier Iguacel: el inflador de tarifas

La historia del funcionario detrás de la polémica por la suba suspendida del gas. Curso de oratoria y antecedentes polémicos.

Por

Foto: Marcelo Escayola

El lunes 8 de octubre, el secretario de Energía Javier Iguacel fue invitado a “Desde el Llano”, el programa de TV del periodista Joaquín Morales Solá. Cuando terminó el programa, Iguacel se retiró sonriente y mientras caminaba hacia la puerta de salida le preguntó a uno de los camarógrafos: “¿Cómo salió esto?”. A lo que el camarógrafo respondió: “¿Esto? ¿La entrevista? ¡Muy bien! Al que no sé si le va a ir bien es a vos”. A Iguacel se le borró de inmediato la sonrisa de la cara. “Pero si yo no soy el que sube el gas”, le explicó. “Ok, está bien, pero andá a explicárselo a la gente. Te quieren comer crudo”, remató el trabajador del canal TN. Ahí comprendió que ser una celebridad de la política tendría costos.

Javier Iguacel saltó a la fama esta semana a partir del anuncio de aumento de las tarifas de gas que el miércoles 10 se desactivó en forma parcial, pero su trayectoria dentro del PRO se remonta a Capitán Sarmiento, el pueblo donde se crió. Si bien nació en la ciudad de Buenos Aires, a los 15 días sus padres se radicaron en esa pequeña localidad bonaerense donde compitió para ser intentendente por Cambiemos en 2015. Aquel año perdió contra el candidato del Frente para la Victoria, Oscar Ostoich, pero su sueño político no moriría ahí. Durante aquella campaña, Iguacel hizo buenas migas con Guillermo Dietrich, quien lo llevó a trabajar a Vialidad Nacional, el lugar donde descubrió la fama. A los pocos meses de sentarse en su nuevo despacho hizo una de las primeras denuncias contra el kirchnerismo por la pesada herencia. Presentó en Comodoro Py un escrito con las irregularidades que había encontrado en las obras viales adjudicadas al empresarios patagónico Lázaro Báez. Esa presentación le valió minutos de televisión, radio y miles de caracteres escritos en portales, diarios y revistas. Iguacel sostenía que durante el kirchnerismo se habían adjudicado 52 obras en rutas santacruceñas a empresas de Lázaro Báez por más de $ 46 mil millones, según precios actualizados a septiembre de 2018. El juez Julián Ercolini, en su resolución, afirmó que las 52 obras tuvieron, en promedio, un sobreprecio del 15 por ciento. Por esa denuncia, Cristina Kirchner irá a su primer juicio oral, en febrero del año que viene.

(Lea también: Para qué le sirvió a Iguacel tomar cursos de oratoria)

Otro hit que se recuerda de su gestión al frente de Vialidad Nacional fue la construcción de un puente en Luján para el ramal Mercedes del tren Sarmiento. La obra quedó trunca debido a un error de cálculo de los ingenieros: el tren no pasa porque quedó muy angosto. Por ese papelón, Iguacel fue denunciado en Comodoro Py.

Foto: Marcelo Escayola

Enojos. Hoy su relación con Guillermo Dietrich es tirante. En el Ministerio de Transporte ven con malos ojos al ex director de Vialidad, porque afirman que “le gusta mucho la fama” y que “no soporta que se hable mal de él”. La relación con Dietrich, a pesar de ser tensa, sigue siendo respetuosa, como miembros del Gabinete, pero ya casi no comparten reuniones, porque Iguacel solo fue ministro de Energía por dos meses y 11 días. Luego su cartera pasó a ser Secretaría. De todos modos, tiene aliados importantes en el Gobierno. Uno de ellos, sostienen fuentes de la Casa Rosada, es Nicolás Caputo, el hermano de la vida del presidente Mauricio Macri.

Trayectoria. Estudio ingeniería en petróleo en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) y en 1997 comenzó a trabajar en la empresa YPF, donde se desempeñó hasta 1999, según publica el portal Chequeado.com. A partir de ese momento se desenvolvió en el sector privado. Vivió en Mendoza y Neuquén, durante los años en que trabajó en empresas petroleras, como Pecom Energía, de la familia Pérez Companc, y Pluspetrol, de Edith Rodríguez, la mujer más rica de Argentina. De su paso por Pluspetrol le quedó la experiencia de trabajar en Angola, uno de los países del mundo con mayor índice de corrupción, según el estudio anual de Transparencia Internacional. El país africano ocupa el puesto Nº 167 de 180.

Denunciado. La decisión de anunciar el aumento de las tarifas de gas le valió una denuncia por parte del fiscal federal Guillermo Marijuan, para quien habría cometido el delito de abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público. Esto fue por la compensación por la devaluación del peso a las compañías distribuidoras de gas que iban a generar una fuerte suba en las boletas del servicio. En entrevistas radiales, el fiscal salió a criticarlo.

En tres años de gestión, Iguacel conoció las mieles de la fama y también los momentos amargos.