Sociedad / 31 de octubre de 2018

Jujuy cannábica: entre la salud y la economía

Mediante el impulso del hijo del gobernador Gerardo Morales, la provincia quiere convertirse en una de las pioneras en el cultivo, la industrialización y la comercialización del cannabis medicinal.

Por

El negocio. En Jujuy planean trabajar junto a laboratorios chilenos, canadienses y estadounidenses.

Jujuy tiene un proyecto ambicioso. La provincia quiere convertirse en una de las pioneras en el cultivo, la industrialización y la comercialización del cannabis medicinal.

El plan está avanzado. Ya está definido el lugar donde se van a realizar las plantaciones (en la finca “El Pongo” y en coordinación con el Hospital de Perico), se avanzó con las conversaciones con tres laboratorios privados extranjeros y se creó la primera empresa estatal.

Gastón Morales, el secretario de Asuntos Legales de la Gobernación y el hijo del gobernador Gerardo Morales, quien está a cargo de esta iniciativa, es contundente: “Sabemos que genera polémica, pero tenemos muy claro a dónde vamos”. En diálogo con NOTICIAS, el funcionario jujeño aseguró que esta iniciativa cuenta no sólo con el respaldo de la máxima autoridad provincial sino también con el apoyo nacional: “El gobernador se sentó con el Presidente y le mostró el proyecto y él dijo ‘sí, vamos para adelante”.

(Lea también: Cannabis medicinal: el negocio menos pensado)

Morales contó que la provincia no sólo adhirió a la ley aprobada por el Congreso, en el 2017, sino que sancionó una propia, que amplió la legislación nacional y permitirá sumar como potenciales usuarios del aceite a personas con diferentes enfermedades. “La provincia tiene una mirada integral, se amplía la posibilidades de uso a distintas patologías y hay un interés público sanitario de la investigación del cannabis, tanto para su uso terapéutico como también abordando desde los consumos problemáticos y las adicciones”, agrega.

Sin embargo, además de la mirada desde la salud, en Jujuy están valorando las implicancias económicas que puede traer este nuevo cultivo. “Estamos pensando en garantizar el derecho a la salud y también en la posibilidad de crear una nueva economía regional que ayude al cambio de la matriz productiva de Jujuy”, asegura y agrega: “Esta provincia, desde hace 70 años, cultiva tabaco y caña de azúcar pero los precios están bajando y un día esas industrias van a caer.¿Qué va a pasar con las dos mil familias que hoy viven de eso? Naturalmente tiene que haber un cultivo sustituto que evite esa catástrofe económica y que posibilite el ingreso de otros a esta actividad. Es una potencia productiva que no tiene parangón”.