Menú
Personajes / 1 de noviembre de 2018

Gabriel Oliveri: “Me calienta competir y ser número uno”

Es la cara del Four Seasons y tras un año de terapia, se animó a hacer televisión. Bullying, miedos y autobiografía inminente.

Foto: Marcelo Escayola

No viste uno de sus sobrios trajes oscuros ni los zapatos relucientes. Lleva jeans, remera y zapatillas, la barba incipiente y los últimos anteojos que compró en Nueva York. Domingo de fin de semana largo. La cita en un apacible restaurante de Recoleta se prolonga durante horas. Su vida es una aventura.

Gabriel Oliveri es director de marketing y comunicación del Four Seasons Hotel Buenos Aires. También es actor y conduce el programa “Corazones ardientes” en Magazine, donde su alter ego, el Dr. Amor, da consejos y entrevista a famosos. Y participa en “Online” en KZO. Además, acaba de terminar su autobiografía, “Una vida cinco estrellas”, que publicará Planeta a fines de febrero.
“Siempre tengo ganas de hacer algo, me energiza. Tengo una curiosidad descomunal, el mundo me deslumbra y doy lo mejor de mí en todo”, asegura.

Nació en Concordia, Entre Ríos, donde vivió hasta los 18. Su padre tuvo un almacén de ramos generales y fue camionero. “Mis padres vivían para trabajar. Una sola vez fuimos de vacaciones, a Mar del Plata, en el camión. Mi madre y mi hermana me transmitieron la lectura y la pintura. Mamá nos dio una vida culturosa. A los 15 empecé con mi diario personal y me inventé un idioma para que ella no pudiera leerlo. No tuve televisor hasta los 16”.

El ser diferente tuvo sus costos. “En un pueblo te margina automáticamente y no supe hacerme un lugar. Sufrí bullying todo el colegio”.

(Lea también: Sin distinciones: los famosos que fueron víctimas del bullying)

Noticias: ¿Por eso se escapó a Buenos Aires?
Gabriel Oliveri: A los 15, llamé a una psicóloga desde la plaza del pueblo. Estaba al borde de no querer seguir viviendo y no tenía plata para pagarle. Fui a verla y le conté todo. Me dijo que resistiera y que me inventara una carrera para irme. Elegí abogacía, pero siempre quise ser actor.

Cursó cuatro años de Derecho mientras vivía en la residencia católica San José y estudió Teatro con Carlos Gandolfo, Julio Chávez y Luis Agustoni.

Llegó a la hotelería de casualidad. “Después de morir papá, dejé abogacía y me mudé a un hotel. Trabajé en un supermercado, un estudio jurídico y una aseguradora. Un día llevaba tres meses sin trabajar y casi no tenía para comer, pasé por una obra y me enteré que estaban construyendo un hotel. Fui al estudio de arquitectura y llegué a los dueños del hotel. Empecé como maletero y terminé gerente de ventas. Después estuve diez años en una cadena internacional y llegué a director de marketing. Desde 2001 estoy en Four Seasons”.

Noticias: Usted es el alma máter del hotel.
Oliveri: Me ocupo del marketing, las relaciones públicas y la comunicación. Detrás hay un equipo de 300 personas que revolucionó la hotelería de lujo. Por ejemplo, Elena es el único restaurante de hotel entre los 50 primeros de Latinoamérica y Nuestro Secreto fue elegido uno de los ocho en vidrio más lindos del mundo por Arquitectura Digest. En 2018 logramos el récord en ingresos. Somos el Barcelona.

Noticias: Es un motivador nato.
Oliveri: Soy exigente y disruptor, me aburre repetirme. No tengo paz. Si veo un cartel con la llegada de un cantante, le saco una foto. Quiero que todos se alojen en mi hotel. Salgo cada mañana para ser número uno. Para número dos, me quedo en mi casa. Voy a matar o morir.

Noticias: ¿No es agobiante vivir así?
Oliveri: Soy de Aries, como Tinelli, Suar y Luis Miguel. Nos representa la guerra. Me calienta competir, liderar y ser número uno. Y no me estreso.

(Lea también: ¿Marcelo Tinelli 2019?: Macri lo quiere de ministro y el PJ, de gobernador(

Noticias: Cuénteme sobre las celebridades que conoció.
Oliveri: Karl Lagerfeld estaba en el hotel Mercer, me acerqué, charlamos, tomamos café, fue encantador. A Anna Wintour, editora de Vogue y directora del grupo Condé Nast, pude conocerla hace poco en un evento en Nueva York. Me acerqué, hablamos de Buenos Aires y le pedí que sonriera para la foto. “Smile like a baby” (Sonríe como una nena), le dije. Me pareció sencilla. Bono, cuando estuvo en el hotel, salió a sacarse fotos con los fans en medio de la lluvia y les mandó café y pastelería. Estuve tres veces con Madonna. La vi matarse en el gimnasio, bailar, ensayar, una profesional. Catherine Deneuve compró sábanas en San Telmo, las lavó a mano para ver si encogían y las colgó en su habitación.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: ¿Cómo llegó a conducir “Corazones ardientes”?
Oliveri: Había hecho al Dr. Amor en “Con estilo”, el programa de Myriam Bunin, hace unos años. Mucho después, Coco Fernández, directivo de Artear, me vio en una fiesta, me dijo que era divertido y me propuso hacer televisión. Me llevó un año de terapia aceptar que podía hacer este personaje siendo director de una marca de lujo. Ahora voy por la cuarta temporada.

Noticias: ¿Cómo reaccionó el hotel? ¿Nunca lo cuestionaron?
Oliveri: Nunca. Four Seasons permite que conserves tu identidad y apoya la diversidad en todos sus aspectos.

Noticias: En su programa aparece disfrazado con pelucón, labios pintados, lentes grandes. ¿No le importa la mirada ajena?, ¿el qué dirán?
Oliveri: Cuando tengo miedo de hacer algo, lo hago. Es un miedo menos. No vivo de la mirada ajena y nadie me paga las expensas. Lo mejor que puede pasarme para tomar una decisión es no saber por qué tengo que hacerlo.

Noticias: ¿Es cierto que es un experto en temas amorosos?
Oliveri: Sí, mis amigas famosas me piden consejos. Tengo un sentido práctico de la vida. En el amor hay que tener los pies sobre la tierra, dejarse llevar y saber que nada es para siempre.

(Lea también: Separarse a los 60, un fenómeno que crece)

Noticias: ¿A usted cómo le fue?
Oliveri: Muy bien. Creo que voy a ser el único ejecutivo de una multinacional que confiese esto en una entrevista. Estoy orgulloso de ser gay. Es un regalo de Dios que me haya tocado esta sexualidad y poder hacer con eso lo mejor, habiendo pasado por el bullying y por situaciones dolorosas que me hicieron más fuerte. Cuando sobrevivís a eso, nada te voltea.

Noticias: ¿Cuándo supo que era gay y cómo vivió su sexualidad al principio?
Oliveri: Siempre lo supe. Fue dificilísimo. En el colegio no podés decir que te gusta un compañerito. Además, pensás que sos el único. Mi hermana me contuvo. Fue mi ángel. Mucho después se lo conté a mamá y a papá no llegué, pero creo que lo hubiese entendido.

Noticias: Está en pareja hace años, ¿no?
Oliveri: Sí. La gente sexualiza mucho el amor, por eso las parejas se terminan rápido. Lo importante es contar con el otro. Tengo un compañero que es mi peso y mi sostén y viceversa. Alguien íntegro, leal, bueno, con corazón. Estamos juntos hace 21 años y llevamos vidas diferentes. Él se dedica al negocio agropecuario, no convivimos y tenemos que tomar un avión para vernos. Por eso estamos siempre de novios y redescubriéndonos.

Noticias: ¿Por qué decidió escribir su autobiografía?
Oliveri: Quería escribirla desde que tenía seis años. Tengo más de 200 biografías en casa. A raíz de una nota para NOTICIAS, Ignacio Iraola y Ana Wajszczuk de Planeta me propusieron una autobiografía de autoayuda. Allí cuento cómo me armé una vida cinco estrellas.

Noticias: ¿Cuánto hubo de suerte en su vida?
Oliveri: Nunca dejé mi vida en manos de la suerte. Todos los 31 de diciembre armo mi plan con diez puntos a desarrollar. Si no sabés a dónde vas, es probable que no llegues. Quiero seguir en hotelería, actuar en teatro y cine, escribir, viajar, amar. Y siempre elijo ser feliz.

Cecilia Escola

Agradecimiento: Peluquero: Alejandro Liberte para Cerini.