Menú
Sociedad / 4 de octubre de 2018

Separarse a los 60, un fenómeno que crece

Por qué cada vez son más las mujeres que se divorcian a la tercera edad. El caso de Mercedes Morán que equiparó a la ficción.

Por

Marcos y Ana conforman un matrimonio que lleva 25 años juntos. Son una pareja madura, estable, o eso creen. Hasta que su hijo se va a estudiar a España y ese síndrome de nido vacío los lleva a replantearse qué es lo que los ha mantenido unidos durante tanto tiempo. Con un detonante tan simple y cotidiano como es el relleno de una empanada, ambos deciden ponerle punto final a la relación y así explorar nuevamente la soltería a los 60 años, en medio de temores y prejuicios sobre la edad y la vida. Esta historia, que relata en tono de comedia la película “El amor menos pensado”, y que protagonizan Ricardo Darín y Mercedes Morán, pone en evidencia un fenómeno cada vez más común en la Argentina y en el mundo: las rupturas de parejas de hombres y mujeres que pisan los 60. Las principales causas son el aumento de la esperanza de vida y los cambios culturales y económicos. A esta edad, la jubilación está próxima,- si ya no es efectiva-, y las obligaciones y rutinas desaparecen. Este grupo contempla la vida de una manera muy distinta a la de sus padres. Sabe que aún le queda mucho por vivir y no quiere renunciar a lo que le puede deparar el futuro.
Sin ir más lejos, en el 2017, según cifras de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, de un total de 8.217 divorcios, 939 fueron de mujeres de más de 60 años que decidieron ponerle punto final a sus matrimonios. Es decir, el 11,4 de las separaciones. En cuestión de una década, se triplicó el punto final al matrimonio en esta franja etaria se triplicó.

Y así como la realidad supera a la ficción fue justamente Mercedes Morán una de las últimas famosas en sumarse al club de las solteras a los 60 años, tras 12 años de relación con el artista plástico Fidel Sclavo. Aunque no es la única. En la farándula local lo han hecho Carmen Barbieri y Santiago Bal, con un matrimonio de más de 20 años; Cacho Castaña, luego de una década con su ex mujer Andrea Sbano, y hasta Susana Giménez, en su última relación amorosa pública con “Corcho” Rodríguez. Pero siempre es en Hollywood donde los fenómenos se evidencian primero: en parejas estables y de más veinte años, como la de Melanie Griffith y Antonio Banderas; la de la madre de las Kardashian, Kris Jenner, con Bruce Jenner (ahora Caitlyn), o la de Richard Gere con Carey Lowell, sorprendieron con sus separaciones en el cambio de década.

(Lea también: El fin de la monogamia: ¿qué es el poliamor?)

“Es un número que coincide con el nido vacío, que cada vez se da más tardíamente. La casa queda vacía y se redescubre la pareja, que estaba ensombrecida por la familia. Además, la esperanza de vida actualmente es mayor, y las mujeres de 60 de hoy están posicionadas de otra manera, tanto por su profesión por su independencia económica”, opina Rosalía Álvarez, psicóloga y coordinadora del Departamento de Familia y Pareja de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

Volver a empezar. “Estoy disfrutando de mi soledad. Lo que está pasando, en este momento, nos hace bien a las mujeres. De alguna manera hay algo de nuestro ser que lee que no es una desgracia estar sola, que no somos culpables de nada”, fueron las palabras de Mercedes Morán al hablar de su ruptura amorosa. Y añadió: “La separación es la pérdida de un proyecto en común, pero ya no se vive como antes. Uno siente que la vida es corta, y pasados los 50 la ves de otra manera”.

Según los especialistas, la medicina también ha hecho bastante en lo que hace a la sexualidad, en particular la masculina, con la invención del viagra. Aunque también se da una tendencia de mujeres que a esa edad prefieren estar solas, mientras los hombres suelen reincidir en una pareja. “Ellos, por ejemplo, buscan una sexualidad más activa, ya que la genitalidad es una pulsión de vida. Se le dispone algo que lo entusiasma y hacen un nuevo proyecto. En cambio, ellas aprovechan para salir y viajar con amigas”, detalla Álvarez.

La abogada Ana Rosenfeld, la elegida de las celebrities a la hora de divorciarse, y autora del libro “El terror de los maridos” (Planeta), cuenta incluso que en su experiencia, un 60% de las mujeres que hoy se divorcian superan los 60 años. “Los divorcios son cíclicos. A los 60 se dan tres etapas de la vida para la pareja: ya armaron la familia, se fueron los hijos, y algunos hasta se convierten en abuelos. Además, están mejor posicionados económicamente, y saben con qué se van a quedar. Están aquellas mujeres que son profesionales, y otras que, a pesar de depender de su marido, prefieren seguir su vida sola. Se le perdió miedo al divorcio”, resume la letrada.

Otro de los factores vitales de este nuevo fenómeno es el hecho del crecimiento de la expectativa de vida. Basta con ver las cifras del último censo del 2010, para ver que la población arriba de los 60 años representa el 14,31% a nivel nacional. Según el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía, para el año 2050, en el país, una de cada cinco personas tendrá 65 años y más.  “El matrimonio estaba pensado para cuando la sobrevida de la persona era de 50 años y se casaba a los 25. Hoy, en cambio, la esperanza de vida es de 76 años para el hombre y de 80 para la mujer, entonces el matrimonio se hizo muy largo”, indica Alejandro Paolasso, médico de la Red Gerontológica.

En ese sentido, Álvarez profundiza: “Es común ver a gente de 80 años jugando al tenis. Hay una tendencia hedonista del deporte y las cirugías estéticas que influye a esta pulsión de vida. Es un ‘queremos vivir’”. Y concluye: “El ‘hasta que la muerte nos separe’ quedó en el olvido. Hoy es ‘hasta que la vida nos separe’”.