Menú
On Demand / 6 de noviembre de 2018

Guardaespaldas

Un ex militar que la pasó bastante mal en Afganistán vuelve a su Gran Bretaña natal y tiene que proteger a una ministra. Ambos arrancan llevándose bastante mal y lo que parece un trabajo se va transformando en algo así como un thriller político-paranoico.

Por

***1/2 Un ex militar que la pasó bastante mal en Afganistán vuelve a su Gran Bretaña natal y tiene que proteger a una ministra. Ambos arrancan llevándose bastante mal y lo que parece un trabajo se va transformando en algo así como un thriller político-paranoico. En realidad no es nada que no hayamos visto. Pero lo que tiene de bueno es su apego a la repetición: sabemos qué va a ir pasando y, como está bien hecha, las escenas duran lo que tienen que durar para ser atractivas y los actores creen en sus personajes respectivos. Saber por dónde va toda la paranoia nos crea la distancia propia no de este género sino de la comedia. Es decir, sin quererlo quizás, “Guardaespaldas” nos invita a jugar a que los malos están en todas partes, que los opuestos se atraen y que existe algo de nobleza y bondad en este mundo más allá del resultado final de cada vida (spoiler: todos morimos). Entretenida y eso lo asume con total nobleza.

(Gran Bretaña, 2018) Suspenso. Serie creada por Jed Mercurio. Con Richard Madden. Netflix.

 

guardaespaldas

Relacionado