Motores / 9 de noviembre de 2018

Mercedes Benz A200, un compacto con futuro

Por

Corría el año 1999 y aparecía en nuestro país el Mercedes-Benz Clase A, un auto que llegaba para romper los esquemas de todo lo conocido. Era un pequeño monovolumen que costaba poco más de veinte mil pesos, y su campaña de publicidad anunciaba: “Empiece el nuevo siglo en un Mercedes”. Tuvo un aceptable nivel de ventas a nivel mundial, y luego, en 2004, apareció una segunda generación (que nunca se ofreció en nuestro mercado) y que mejoró en todo, pero manteniendo el mismo concepto.

Hoy nos toca manejar la cuarta generación, y describir este modelo no es fácil, ya que presenta un replanteo estético tan profundo como sutil, que determinó un vehículo más armónico y moderno, pero sin alterar el estilo que lo caracteriza. Las dimensiones aumentaron en tanto que su peso se redujo en 20 kg. Posee esmerada atención en los detalles y  buena calidad de los materiales. Se respira mucha tecnología con un tablero completamente digital y se complementa con una pantalla de 10,25 pulgadas desde las que se operan  dispositivos de control y entretenimiento a través del sistema táctil, o a través del pad que aparece en la consola central. Es muy intuitivo y de respuesta rápida que permite tener toda la información al alcance de un dedo. Muchas de las funciones también se pueden accionar desde el volante, que también dispone de pequeños sensores táctiles.

Otra novedad es el comando por voz. Una especie de Siri de Apple. Al pronunciar la frase “Hola Mercedes” (en rigor, alcanza con decir “Mercedes”), una voz femenina pregunta: “¿Qué puedo hacer por usted?”. Si la respuesta es una orden directa, y compatible con los equipos disponibles rápidamente será ejecutada.

Atrás, el espacio para las piernas mejoró, pero sigue siendo algo limitado para personas que promedian el metro ochenta. El motor del A200 es un 1.3 con turbo de 163 caballos que se destaca por prestaciones y rendimiento en ruta. También hay una versión más potente, el A250 con más de 200 caballos. El precio es alto para un auto de su segmento: 51.200 dólares, la garantía es de apenas dos años y tampoco posee rueda de auxilio.