Menú
Política / 11 de noviembre de 2018

Juan Grabois: “Estaría bárbaro que Larreta fuera jefe de Gabinete de CFK”

El piquitero elogió al Jefe de Gobierno porteño. Aspiraciones políticas y la relación con su padre, “Pajarito”, el mítico dirigente peronista que fundó el Frente Estudiantil Nacional en los ’60.

Por

Foto: Marcelo Escayola.

Con una bolsa de tela colgada de un hombro, Juan Grabois llega caminando a una sede de la CTEP, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular que lidera, en el barrio de Once. Un grupo de jóvenes del barrio está a punto de almorzar fideos con salsa. El dirigente social, hijo del histórico peronista “Pajarito” Grabois, prefiere mates y cigarrillos. Sube a una habitación que usa como oficina y pone sobre la mesa las Nike agujereadas, uno de sus dos pares de zapatillas.

“¿Les parece una contradicción criticar a Nike por explotar trabajadores y usar zapatillas Nike?”, pregunta el amigo del Papa, que acaba de lanzar el Frente Patria Grande para acompañar a Cristina Kirchner en el 2019. Lleva una semana defendiéndose de una polémica que nació en Twitter y que les adjudica a “los trolls de Marcos Peña”.“Para mí no es una contradicción”, se responde.

(Lea también: El “Troll-center de Cambiemos”: qué dice el informe que incomodó a Marcos Peña)

Noticias: A algunos puede parecerles contradictorio, como que líderes populares como Cristina sean multimillonarios. Usted dice que preferiría que todos fueran “Pepe” Mujica…
Juan Grabois: Es un tema de estilo. No me parece una contradicción.

En las últimas visitas de CFK a Comodoro Py, Grabois la acompañó. Está “absolutamente convencido de que no es corrupta”. Por la unidad, el referente de los cartoneros se juntó con Sergio Massa. Reza para no perder el equilibro entre “amor y vanidad” y toma clases de gestión con Horacio Rodríguez Larreta.

(Lea también: Sergio Massa le robó a CFK el consultor español de la campaña 2017)

Aliada. Los diálogos con la ex presidenta suceden cada 15 días, sin intermediarios. Grabois le pide una agenda para los pobres, el único 30% que le interesa. Es hijo de la clase media-alta, pero desde que se fue avergonzado de su casa por “vivir tan bien”, no le interesa “poner la energía” en esa parte de la sociedad.

Vive en Boulogne, la parte humilde de San Isidro, con su esposa y sus tres hijos. Toma el tren para llegar a dar clases de Teoría del Estado a la UBA y nunca se compra ropa. Trabajó también como traductor de libros, entre ellos una biografía de Michael Jackson, y como abogado, en divorcios de músicos famosos que mantiene en silencio. Pero quiere dejar todo para dedicarse a la política. No busca ser candidato a nada pero lo tienta el Ministerio de Desarrollo Social.

Culpa a Marcos Peña por la campaña de difamación que sufrió por sus Nike, la marca que critica. (Foto: Escayola).

(Lea también: “El padre de Juan Grabois se sumó a la polémica de las zapatillas”)

Noticias: ¿Qué le critica a Cristina Kirchner?
Grabois: Una cosa fundamental es asumir que la corrupción es un problema, no que es un invento corporativo del Grupo Clarín y de Magnetto, ni tampoco que es la característica principal del Gobierno. La otra es que no hubo un combate a la pobreza estructural.

Casi como una cuestión de fe, cree que la ex presidenta cambió y que es la mejor opción para el 2019. Pero aclara que no es “soldado de Cristina” y que no quiere cerca a los corruptos. Sin nombrarlo, se refirió así a Julio De Vido que, desde la cárcel, lo trató de “ortiva” y “vigilante”. “Se puso el sayo –dice Grabois–. Yo sé que los procesos judiciales están viciados, pero De Vido es un personaje que no me gusta. Otro es Guillermo Moreno, es como esos perros caniches que ladran pero después no ganan ninguna pelea: se hizo el loco con Clarín y con los sojeros, y perdió como en la guerra. Hizo cosas buenas, como el control de precios. Pero hizo multimillonario a Coto, concentró la economía, hizo peronismo al revés”.

Noticias: ¿Se reunió con otros peronistas?
Grabois: Con Massa, Alberto Fernández, Jorge Taiana, pero también con Horacio Rodríguez Larreta y si pudiera me encontraría con Macri. Ideológicamente estoy en las antípodas de Larreta, pero para mí estaría bárbaro que pudiera ser el jefe de Gabinete de Cristina. No creo que los convenza.

Padrino. Cuando Jorge Bergoglio se convirtió en Francisco, en marzo del 2013, Grabois se fue a vivir a San Martín de los Andes. Estaba agotado de su tarea en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de atender el teléfono a los nuevos “enamorados” del Papa que lo llamaban para conseguir una audiencia. Pero antes de irse, metió mano en la organización del Vaticano y por pedido de su amigo, mandó a la asunción y en la comitiva oficial a un referente: el cartonero Sergio Sánchez.

(Lea también: ¿Palo para Macri?: “El neoliberalismo prefiere una Iglesia cerrada”, dijo un aliado del Papa)

No se siente un “ahijado” político de Francisco, ni revela las charlas que mantienen, pero es uno de los bendecidos por el Papa. Y también su defensor: “Desde que el Gobierno asumió que no iba a poder instrumentar al Papa para sus fines políticos, motorizó una campaña de desprestigio, que lidera Marcos Peña en las redes sociales y en los grandes medios de comunicación”, lanza Grabois, que se define de modo ecléctico: un cristiano de formación marxista y con influencias peronistas.

Lejos del papá. “El tema de papá es para el psicoanalista”, admite Juan Grabois. Con Roberto, o “Pajarito”, tienen una relación estrictamente familiar. No hablan del pasado del mítico dirigente peronista que fundó el Frente Estudiantil Nacional en los ’60, ni de sus visitas a Juan Domingo Perón en Puerta en Hierro. Nunca militaron juntos.

El hijo tampoco acepta consejos, porque cree que la generación de su padre “no está para dar cátedra”. “En los ’90 no pudieron sostener las banderas del peronismo y hoy están para acompañar con mucha humildad las cagadas que vamos a hacer nosotros”, lanza Juan. “Pajarito” defiende a su hijo y lo apoya desde Facebook, pese a las diferencias que los distancian en lo político: él es judío, está a favor de legalizar el aborto y mira desde lejos a los Kirchner. “Tuve la posibilidad de formar parte de su gobierno, pero nunca acepté”, recuerda en la intimidad.