Menú
Opinión / 11 de noviembre de 2018

¿Mi plata no vale?

Hace casi quinientos años ya éramos argentinos, mucho antes de serlo constitucionalmente. República Argentina. Río de la Plata. Culo del mundo de una obsesión universal. Metáfora. Síntesis lingüística del mundo colonial. Eso somos. Más que nada, tal vez. Plata. Dinero. Moneda. Cash.

Por

Argentum: plata, en latín. Argentina. Habitamos la Tierra de la Plata. Estuvimos a punto de ser sajonizados. A tiro de Silverland… O a palangana de aceite hirviendo, digamos. Hace casi quinientos años ya éramos argentinos, mucho antes de serlo constitucionalmente. República Argentina. Río de la Plata. Culo del mundo de una obsesión universal. Metáfora. Síntesis lingüística del mundo colonial. Eso somos. Más que nada, tal vez. Plata. Dinero. Moneda. Cash.

(Lea también: Historia de la guita: Una obsesión argentina)

Efectivo (por qué no efeté). Contante y sonante. Taca-taca. Filo. En mano. Vento. Mosca. Tarasca. Biyuya. Tela. Mango… Preferimos guita. La guita. Del alemán antiguo witta: lo fundamental para vivir. Del italiano antiguo vitta: la vida. Conjunción lunfarda de las últimas dos con guitarra: instrumento para ganarse lo fundamental de la vida, el pan nuestro de cada día, en los burdeles de la mishiadura.

Este primer libro de Silvio Santamarina es el resultado de un trabajo extraordinario, preciso, documentado, que nos define desde el vamos. Desde los genes nacionales. Y nos identifica, por supuesto, en el televisivo devenir del día a día. Somos el tesoro en fuga del virrey Sobremonte y quienes pretendieron emboscarlo. Somos el orgullo de que los yanquis ambicionaran una moneda como la nuestra, uno a uno pero al revés. También Washington y Franklin en nuestros primeros billetes. El ajuste feroz de… San Martín. Botines ocultos en conventos, con monjas cómplices, un siglo y medio atrás.

(Lea también: Historia de la guita: esa obsesión de los argentinos)

Conflictos de intereses sin parar, de Rivadavia para acá. Cuevas financieras en tiempos de… Rosas. Arrepentidos olvidados de la plata sucia. Guita negra. Falsificadores. Créditos bancarios para… rescatar cautivas de los indios. Billetera paga relato épico latinoamericano. El precio de Sarmiento… He aquí La Historia de la guita. Cualquier asociación con el presente corre por cuenta del lector. Y del autor, uno de los periodistas más lúcidos del país, que ya nos debe la segunda parte.

* Jefe de redacción de NOTICIAS.