Menú
Motores / 20 de diciembre de 2018

Nissan Frontier LE 4×4 AT: espíritu off-road

Por

Ya habíamos probado la versión fabricada en México y ahora le tocó el turno a la hecha en Argentina. Fue una unidad de la versión tope de gama LE, equipada con el reconocido motor diésel 2.3 L biturbo de cuatro cilindros y 190 CV, con caja automática.

Esta motorización posee certificación de normas EURO 5, ofrece el máximo torque desde el comienzo: 450 Nm. entre 1500 y 2500 rpm, con excelentes prestaciones, alcanza los primeros 100 km/h en 12,5 segundos, mientras que la recuperación entre 80-120 km/h la realiza en 8,7 segundos.

Una de las novedades más importantes es la incorporación de suspensión multilink de eje rígido y chasis reforzado. Incorpora un renovado sistema de infotainment. Con pantalla táctil de ocho pulgadas y resolución Full HD, el dispositivo ofrece reconocimiento por voz y conectividad con los sistemas Android Auto y Apple Car Play.

El sistema de información posee navegación por GPS, nativa en el equipo y con posibilidad de recibir actualizaciones. Cuenta con mapas 2D y recomendaciones sobre lugares a visitar.

Otra novedad es la incorporación del Intelligent Around View Monitor, se trata un sistema de cámaras exteriores que generan una visión periférica de 360 grados, una tecnología única en su segmento que sirve de ayuda a los conductores a estacionar más fácilmente y de manera más segura o manejar en reversa.

Por otro lado el Intelligent Around View Monitor de la pickup viene con el exclusivo modo Off Road, el cual ofrece la mayor seguridad al momento de conducir en condiciones extremas. Al poner en motor en 4×4 Low las cámaras se activan, ofreciendo al conductor la visión periférica en la pantalla.

Se trabajaron los ángulos de ataque, salida y ventral para ofrecer una capacidad de maniobra sin precedentes y se mejoró la altura del vehículo para ofrecer mayor elevación. Sus ángulos son: entrada 30°; ventral 23° y salida 27°. A sí mismo, el despeje en el diferencial central es de 22 cm.

El equipo de seguridad se complementa con: Sistema de asistencia de arranque en pendientes, sistema de control de descenso de pendientes, seis bolsas aire: dos en el frente, dos en los laterales de las puertas y dos de cortina, sensores de choque, asistente de Frenado, distribución electrónica de frenado, control de estabilidad y tracción.

A la Nissan Frontier la pusimos a prueba sobre terrenos de montaña en las cercanías de la ciudad de Bariloche, donde la nieve, las piedras y el barro nos permitieron apreciar las virtudes del motor y caja automática de siete marchas, las trepadas pedregosas las pasa sin exigir el acelerador, solo con los 450 Nm de torque alcanzan para sortear estos obstáculos.

A la hora de salir del asfalto el Shiftonthefly nos facilita el accionar de la transferencia para pasar del 4×2 a la tracción 4×4 “alta” sin necesidad de detener el vehículo.

Otro ítem para destacar es el B-LSD o diferencial de deslizamiento limitado trabaja en conjunto con el módulo del ABS, frenando al neumático con menor adherencia y transfiriendo la potencia aquella con mayor tracción. El resultado es la máxima adherencia en todo momento y la máxima fuerza de tracción.

Nissan Frontier es un excelente propuesta de fabricación nacional para aquellos que busquen aventura fuera del asfalto.