Menú
Sociedad / 21 de diciembre de 2018

Escándalo Darthés: esto recién comienza

Psicología, amigos en fuga, rol de la esposa, estrategia judicial y “plan exilio”. Pánico escénico: ¿quién será el próximo? Un terremoto con réplica en el Senado.

Por

La revelación. Fardin denunció por supuesto abuso sexual y violación a Darthés, su compañero en la tira “Patito Feo”. La acompañaron actrices.

En primer plano de Thelma Fardin llorando y contando detalles sobre cómo Juan Darthés la habría violado cuando ella tenía apenas 16 años cambió la historia del actor para siempre. No hubo estrategia que lo salvara del escarnio público. Con esta nueva víctima, Darthés no interpuso una contrademanda por daños y perjuicios, como había hecho antes con Calu Rivero cuando lo denunció por acoso sexual. Tampoco pudo ignorar la noticia, como lo había hecho con las otras víctimas, Ana Coacci y Natalia Juncos. Esta vez, Darthés recibió la nueva acusación recluido en su casa en Nordelta, junto a su esposa María del Carmen Leone y sus dos hijos.

Su vida se desmoronó en tan sólo dos días: su abogada, Ana Rosenfeld, que lo había defendido a capa y espada durante los últimos cinco años, renunció y recorrió los canales de televisión poniendo en duda su credibilidad; el abogado que la reemplazó, Fernando Burlando, apenas duró dos días y desapareció sin dar explicaciones; los organizadores del festival de tango riojano “Caminito” lo eliminaron de la grilla de cantantes y la Asociación Argentina de Actores le suspendió la afiliación.

(Leer también: Efecto Darthés: los ídolos caídos del post machismo)

El repudio masivo en su contra se hizo visible, incluso, en la última sesión del Senado, donde los legisladores pusieron un cartel en sus bancas para apoyar a Fardin y hasta el propio Mauricio Macri utilizó sus redes para confirmar que lo había dado de baja de una campaña contra la violencia de género en la que había participado. “Yo ya estoy muerto”, repitió Darthés diez veces en su única aparición pública.

La última semana del actor probablemente haya sido la peor de su vida. Se le nota en las ojeras, en los ojos hinchados y en su forma de caminar. El martes 11, luego de que Fardin se presentara en el Multiteatro con el colectivo Actrices Argentinas para contar que había presentado una denuncia judicial en Nicaragua, donde habría ocurrido la violación, Darthés salió a tomar aire por su barrio, “Los castores”. Los vecinos que lo vieron caminar sin rumbo junto a su esposa coinciden en que aquel no era el Darthés amable y sonriente de siempre. Era un hombre abatido.

Campaña. En el mundo artístico las mujeres empiezan a visibilizar el acoso laboral

Nunca antes una denuncia lo había golpeado así. La contundencia del testimonio de Fardin hizo que sus amigos más cercanos le soltaran la mano y que todos aquellos que antes habían dudado de Rivero, ahora revirtieran su actitud. Las autoridades de las productoras y de los canales que lo contrataron se esfuerzan por despegarse de Darthés: “Nunca nos imaginamos esto”, “Lo de Calu era ambiguo”, “Nunca más nadie lo va a contratar”, repiten.
La única que lo continúa defendiendo es, sin duda, su esposa. “Es todo una mentira. Son calumnias. Esto es un vuelto para Juan”, le escribió la mujer a Pamela David. “Conozco a mi marido y sé que no va a hacer una cosa así”, le repitió a los conocidos.

En contra del consejo familiar, el jueves 13 Darthés le dio una nota a Mauro Viale y desplegó una estrategia, por lo menos, polémica: culpar a la víctima. “Yo le dije: ‘¿Qué te pasa, estás loca? Tenés novio’. Yo soy el que le dije que mis hijos tenían la edad de ella” y “ella se me acercó, me quiso dar un beso”, fueron las frases que usó para describir la noche en la que habría sucedido la violación, según Fardin. “Ella se me insinuó” se convirtió en uno de los hashtags más comentados de Twitter.

(Leer también: Mira de lo que nos venimos a enterar: ahora resulta que fue ella)

Para Analía Froti, consultora psicológica y directora del Centro Argentino de Consultoría Psicológica y Orientación Familiar, esa la bronca tuitera se explica porque “colocó a la víctima en el lugar de quién provocó la situación. Decir esto es revictimizarla. Se desliga de toda responsabilidad en el hecho y ni siquiera asume su responsabilidad como adulto de dar a conocer esta situación a la producción, si es que la menor hubiera actuado así”.

La entrevista abrió la puerta al testimonio de Juan Guilera, ex pareja de Farin y también actor del elenco de “Patito feo”. Según el joven, el lunes 10, Darthés lo llamó por teléfono: “Me preguntó si, diez años después, yo me acordaba que le había dicho que Thelma tenía fantasías con él. Le dije que yo no le dije eso. Me pidió perdón y me cortó”, declaró el actor. La estrategia para manipular cómplices se frustró.

Sin abogados, sin aliados en los medios y cometiendo un error tras otro, Darthés sólo piensa en una cosa: irse del país.

Decisión presidencial. Tras la denuncia contra Darthés, Macri resolvió levantar el spot que el actor había protagonizado contra la violencia de género.

Mirá cómo nos ponemos. El martes 11 se hizo pública la denuncia de Fardin. Su testimonio no fue improvisado. Durante dos meses, la joven había trabajado en silencio junto al colectivo de Actrices Argentinas. “Thelma llegó a nosotras por una conocida. Había recurrido a otros espacios y nadie le dio respuestas. Cuando nos contó lo que había pasado nos pusimos a llorar. Le dijimos: ‘Te acompañamos en lo que vos quieras hacer”, contó a NOTICIAS Alejandra Flechner, una de las fundadoras del grupo. Ese acompañamiento significó conseguir asesoramiento y, finalmente, juntar el dinero para que la actriz viajara a Nicaragua, donde hizo la denuncia formal el 4 de diciembre.

Fardin contó detalles de lo sucedido en un video: “En 2009 tenía 16 años, y el único actor adulto que viajaba en el grupo tenía 45. Una noche él me besó el cuello, me tocó y me llevó la mano para que sintiera su erección. ‘Mirá cómo me ponés’, me dijo. Después me metió los dedos y me hizo sexo oral”, dijo mirando a cámara.
El video fue una sorpresa, no sólo para los espectadores, sino también para las actrices. “Lo hizo Thelma el domingo anterior con unos amigos de su confianza. Cuando llegamos al Multiteatro no sabíamos cómo iba a ser”, contó Flechner.

(Leer también: Caso Darthés: Quién es Sabrina Cartabia, la abogada de Thelma Fardin)

“Frente al ‘Mirá cómo me ponés’, nosotras decimos ‘Mirá cómo nos ponemos’”, dijeron las actrices en su discurso. La frase se viralizó de inmediato y cobró un sentido mayor cuando se supo que sería la misma que Darthés le habría dicho a otras mujeres en situaciones similares. Los legisladores lo usaron como slogan.

Foto: Marcelo Escayola

Seis denuncias. La acusación de Fardin se suma a otras. El año pasado, Calu Rivero se animó a contar en público que, en la novela “Dulce Amor”, Darthés se habría propasado con ella en las escenas de besos y sexo y que eso la llevó a renunciar.

Pocos días después de que Rivero hablara, salieron a la luz los testimonios de otras dos actrices. Ana Coacci contó que, en 1998, el actor se metió en su camarín y se le tiró encima: “Me tira contra la pared, me besa, me mete la lengua, me agarra la mano y me hace tocarle su sexo, mientras me dice ‘Mirá cómo me ponés’”. Casi en simultáneo, Natalia Juncos dijo que, en 2005, el actor la habría acosado: “Me tocó con el dedo índice y me lo pasó desde la nuca hasta donde comienza el fémur y me dijo ‘Mirá cómo me calentás’. Me di vuelta y me dijo ‘Mirá cómo me ponés’ y me mostró la erección”. Ninguna de las dos pudo radicar una denuncia judicial: los episodios habían prescripto.

En el tiempo que siguió y, hasta la denuncia de Fardin, Darthés tuvo un papel protagónico en “Simona” (El Trece) y continuó con sus giras como cantante de tango.

Santiago Talledo, ex “Patito Feo”, contó a NOTICIAS una situación poco conocida: “Había una vestuarista de 20 años. Una vez fue a llevarle ropa a Juan al camarín. Él la tocó y la hizo tocarlo. Y le dijo la frase que dicen todas las chicas: ‘Mirá cómo me ponés’. La chica se fue de la novela”.

(Leer también: Mientras Macri rechaza a Darthés, recorta el presupuesto para las políticas de género)

En los últimos días, la abogada Hermida Leyenda, que asesora a Coacci, confirmó que Darthés deberá afrontar una nueva denuncia ante la Justicia. Se trata de la acusación de una trabajadora técnica, quien aseguró haber sido agredida sexualmente en tres oportunidades. La joven habría tenido 18 años al momento de los hechos. “Fue abuso sexual simple sin penetración en dos ocasiones y una tercera ocasión de abuso sexual con acceso carnal en el lugar de trabajo”, explicó la especialista.

Doble cara. Hay una pregunta que resuena con fuerza: ¿nadie sospechó de Darthés? Consultados por NOTICIAS, cinco productores y empresarios de los medios que trabajaraon con él coincidieron en que era “una persona correcta”.

La socióloga y miembro del equipo distrital de Infancia y Adolescencia de la dirección de Piscología de la DFCyE bonaerense, Julieta Alonso, advierte: “Las situaciones descriptas por las mujeres que denuncian me recuerda a las situaciones de abuso intrafamiliar, que son las más habituales. El victimario no es un extraño que agarra a la chica en la calle, es alguien de su entorno, alguien que es visto como una persona de confianza para la víctima pero también para el afuera”, aseguró.

“A las giras de ‘Patito feo’ viajaban padres, personal de seguridad y también estaban los talent management, que eran los responsables de la logística interna”, contó alguien que estuvo detrás de esos viajes. “Para nosotros, el peligro estaba afuera, en las multitudes que los perseguía por ejemplo, pero jamás pensamos que el enemigo estaba dentro del grupo”, agregó.

Muchos de los que defendieron a Darthés en los últimos años hoy se sienten desilusionados. Los colegas que trabajaron con él y desconfiaban de las primeras denuncias, insisten en que esas acusaciones no se correspondían con el perfil del actor. “Familiero”, “amable”, “buen tipo”, “padre ejemplar”, repiten.

Forti asegura que esas descripciones encajan con el perfil de los agresores sexuales, que suelen tener una doble vida: “La mayoría tiene un perfil de personalidad psicopático. Suelen mostrar cierto encanto superficial y resultan muy seductores. Pasa tiempo hasta que aparecen sus rasgos egocéntricos, amorales, carentes de empatía y cosificación del otro. Suelen mostrarse como víctimas dando vuelta las situaciones. A pesar de no tener empatía pueden angustiarse, sólo que esa angustia no es por sus actos sino por el impacto que las consecuencias de esos actos pueden tener en su vida. La doble fachada es propia de estos perfiles”, explicó la experta.

Salvarse. En la jungla empresarial, hay productores que entraron en pánico: se iniciaron rondas de consultas para saber cuánto podría perjudicarlos legalmente esta acusación. En Ideas del Sur, productora de “Patito Feo”, recurrieron a abogados.

Diez años después se develaron secretos de la tira que ahora la convierten en un infierno. La actriz Brenda Aznicar contó: “Un compañero de 37 años me dijo que me quería desvirgar”, cuando tenía 16.

Rodrigo Velilla, un joven que también formó parte del elenco, fue contundente: “Un productor que hasta hoy continúa trabajando y que es muy importante, me tiraba insinuaciones. A mí me parecían súper raras”. Y agregó: “Ante la no respuesta mía, me cambian el personaje por uno menos protagónico”.

NOTICIAS mantuvo un diálogo insólito con uno de los productores de la tira. El empresario, amparado en el off the record, dijo barbaridades. “No tuvo el protagónico por una cuestión de talento”, se excusó.
–¿Hace alguna autocrítica sobre el trabajo con adolescentes a partir de la denuncia de Fardin?
–Es creíble lo que dice Thelma. Pero mirá lo que pasó con Morgan Freeman. Eran todas mentiras las denuncias.
–¿Cree que es mentira lo que se denunció?
–No. Pero puede pasar. Le pasó a Morgan Freeman.

En los últimos años, cada vez más mujeres se atreven a denunciar algo que, históricamente, había sido un tabú: el abuso sexual en el mundo del showbiz. Más de uno debe estar temblando: ¿quién será el próximo?