Menú
Showbiz / 6 de enero de 2019

Vuelve Night Shyamalan, el Señor Noche

El director de “Sexto Sentido” y “El protegido”, completa la trilogía de superhéroes y villanos que inició hace casi dos décadas.

Por

Fotos: Walt Disney Studios Motion Pictures y Cedoc.

Night Shyamalan (48) quizá sea el responsable del primer gran spoiler de la era moderna del cine: “veo gente muerta”. Y desde entonces se convirtió en un director de culto para los amantes del suspenso sobrenatural. Pasaron 20 años desde el estreno de “Sexto Sentido” (un éxito de taquilla que costó 40 millones de dólares y recaudó 672 en todo el mundo), y hoy Shyamalan parece haber recobrado su mejor forma, después de algunos reveses. Con “Glass”, que estrena el 17 de enero, vuelve a las bases y a la historia de superhéroes y villanos que escribió hace dos décadas.

Regreso con gloria. Nacido en Puducherry (India), y criado Penn Valley, elegante barrio de Filadelfia, Shyamalan solo tardó poco más de un año para revalidar los laureles que como director había conseguido con “Sexto Sentido”, por la que estuvo nominado al Oscar. Joven promesa de Hollywood (comparado con Steven Spielberg), sorprendía en noviembre del 2000 con el estreno de “El Protegido”, que repetía a Bruce Willis como figura.

Y aunque no fue el éxito de taquilla que se presagiaba (costó 75 millones de dólares y embolsó 154), la crítica la amó. Y también sus pares: Guillermo Del Toro, el último en ganar el Oscar como Mejor Director y Mejor Película por “La Forma del Agua”, la eligió como su película favorita de superhéroes.

Fotos: Cedoc y Walt Disney Studios Motion Pictures.

“Yo la veo como una película de superhéroes, pero diferente. No está basada en material de DC o de Marvel como todas las demás. Es un tema original, pero me gusta pensar que somos el primo raro de esas películas”, se lanza Shyamalan en diálogo con NOTICIAS, a días del estreno de “Glass”, film que completa la trilogía iniciada con “El Protegido”, y retomada el año pasado con “Fragmentado”. James McAvoy repite como el asesino de múltiples personalidades, y Bruce Willis y Samuel L. Jackson regresan en sus roles originales.

Noticias:¿En qué momento decidió mezclar “Fragmentado” con “El Protegido”?
Shyamalan: Siempre fueron la misma película. En 1999 escribí el guión de esta historia y era una sola, o por lo menos, la idea madre. Luego, con la cantidad de material y disparadores, entendí que no podía ser una sola cosa. La pregunta sería algo así como el reverso de tu pregunta: “¿Cuándo se convirtieron en dos películas distintas?”. Bueno, en 1999.

Noticias: ¿Y en qué se inspiró para crearla?
Shyamalan: Estaba finalizando con el guión de “Sexto Sentido” y me había interesado mucho en los fantasmas. Estaba tan obsesionado con el tema que tomé una decisión: “voy a escribir en una libreta ideas nuevas, distintas”. Entonces cuando terminé con el proceso de rodar y editar “Sexto Sentido”, ya había empezado a escribir la siguiente película y recuerdo que pensaba “Me gustan los cómics, ¿cómo sería si los cómics fueran reales?”, que se desprende del “¿Cómo sería si los fantasmas fueran reales?”. En ese momento, el mundo cinematográfico de Hollywood no estaba preparado para los superhéroes.

De lujo. Bruce Willis y Samuel L. Jackson regresan junto a James McAvoy. El trío estelar de “Glass” que estrena el jueves 17 de enero.

Noticias: Hoy el contexto es diferente. ¿Cómo es estrenar una película como esta cuando todo Hollywood está dominado por superhéroes?
Shyamalan: Hoy se siente bien, pero en su momento fue triste. Cuando terminé “El protegido” tenía 29 años, y no tenía opinión en cómo se vendían las películas, no tenía la voz como para discutirlas, ni la experiencia como para decirles que confiaran en mí con este tipo de producciones. Pensé mil veces en ese momento, en mi yo joven, y me sentía triste. Recuerdo estar tirado en el sillón, era día de Acción de Gracias en Estados Unidos, y estaba sentado pensando “no entiendo”. Si pudiese, volvería a ese momento y me diría a mí mismo “seguí así, lo entenderán. Entenderán el tono, lo que estás diciendo. A la gente le gustan los cómics, pero todavía no lo saben”.

Noticias: No insistió en ese momento, pero Hollywood ya confiaba en usted.
Shyamalan: Sí, por eso utilicé todo lo aprendido en la siguiente película: “Señales”. La hice sobre aliens y círculos de cosecha. Y me dijeron: “hicimos una investigación y el 55% de la audiencia no sabe lo que es un círculo de cosecha; así que estamos pensando en evitarlos y no mencionarlos”. Entonces dije “No, no, no, el 45% sí sabe; se la venderemos a ellos y les enseñaremos al otro 55% de qué se trata”. Inmediatamente después de que con “El Protegido” empezaran a confiar en los temas de mis películas dije: “hey, hay una razón por la que lo amo, vendamos esa razón al que quiera venir a ver esas películas”. Lo aprendí con el tiempo

Repitiendo señales. Justamente “Señales” (2002) fue su tercer hit consecutivo. Con un presupuesto de 72 millones de dólares, el film recaudó a nivel mundial 408, y se ubica en el top 10 de los films más taquilleros de este género. Y diez puestos atrás en ese ranking aparece “La Aldea” (2004) de US$256 millones de recaudación (frente a los 60 de costo). Top 20 en el que antes del estreno de “IT” (2017), del argentino Andrés Muschietti, “Sexto Sentido” era la líder indiscutida entre las más taquilleras del género.

Leer también: Monstruos y asesinos: el negocio del terror

Noticias: ¿Como es manejar los spoilers de un film de suspenso veinte años después y con redes sociales?
Shyamalan: Disfruto las redes. Podemos tener una larga conversación sobre esto pero en los viejos tiempos, la resonancia, la repercusión de una película solía ser lo más importante. Por ejemplo, veías a Jack Nicholson en televisión diciendo “escuché que tal película es buena” y verdaderamente te llamaba la atención. Esto lo tomaban en el New York Times y eso era todo. Pero eso cambió con los años, y la resonancia se volvió un accesorio de la vendibilidad, porque todo se solucionaba con la venta de comerciales para empujar un estreno. Y se estrujó tanto que lo único que importaba era la vendibilidad. Y eso alcanzó su pico en 1999. Ahora volvimos a como era antes porque las redes sociales están permitiendo el boca a boca.

Noticias: ¿No es un arma de doble filo el boca a boca también?
Shyamalan: Las opiniones genuinas que podamos conseguir (“la vi en anoche” o “vi una preview de tal cosa y me gustó”, o “escuché tal cosa”), eso hace más genial el trabajo para los narradores. Se está moviendo en la dirección correcta. Creo que esto permite que la películas originales puedan tener su lugar en los cines.

Leer también: Balance del año del cine nacional: crecer a pesar de la crisis

Achicándose para ganar. Hoy Shyamalan goza nuevamente de vigor y prestigio tras algunos años difíciles: entre 2006 y 2013 el director de ascendencia india estrenó cuatro películas, recibió duras críticas y fracasos en la boletería como “La Dama en el Agua” (2006) que apenas salió empatada (costó 70 millones de dólares y logró vender 72 a nivel mundial). Su última película de esa etapa fue “Después de la Tierra” (2013), donde tuvo 130 millones de dólares a disposición y logró 243 de recaudación, pero fue vapuleado por la crítica. La redención apareció con “Los Huéspedes” (2015) donde volvió a las bases: película chica con apenas US$5 millones de presupuesto que enamoró a los espectadores y generó ingresos por 98 millones de dólares a nivel mundial.

Noticias: Desde “Los Huéspedes” a hoy se recuperó en taquilla. ¿Cree que con menos recursos su creatividad aumenta?
Shyamalan: Claro que tiene ese efecto. Estoy de acuerdo. Lo siento así cuando intento algo raro o diferente. Con montos más chicos no hay grandes expectativas y sí grandes sorpresas. “Glass” puede vender poco dinero y ser muy exitosa comercialmente porque costó poco (Ndr: se estima que 20 millones de dólares). Y si de casualidad hace la misma cantidad de dinero que cualquier película de Marvel, tendremos cientos de millones de dólares más de ganancias. Eso es liberador para mí. Me permite probar y desafiar a los espectadores. Porque lo más importante que tengo es que el lunes en el trabajo no podés decir “no me gustan ese tipo de películas” si no la viste. Porque no tenés idea de cómo es “Glass”, no podés decirlo sin haberla visto. Ese es mi superpoder como cineasta.