Menú
Costumbres / 27 de enero de 2019

Tendencias: ¿el fin del nudismo?

Por

agreste. La playa Querandí cumplió una década. Este ubicada a cuatro kilómetros de Mar Azul, en Villa Gesell. Fotos: Cedoc.

El primer restaurante nudista de París cerrará sus puertas en febrero de este año por la falta de clientes. En Argentina las últimas dos décadas se habilitaron en sólo dos playas nudistas en la Costa Atlántica. Y cada vez hay más personas con traje de baño. Y lo mismo sucede en Uruguay. ¿Se acerca el fin del nudismo?

Al desnudo. Según el sitio NudismoEdén, en Argentina hay al menos 2000 practicantes habituales, 5000 ocasionales, y tres millones de “dubitativos” (aquellos a quienes les interesaría hacerlo pero están esperando la ocasión, o demoran por temores o vergüenzas). La página web sernudista.com.ar recibe 5 mil visitas mensuales y cuenta con una base de datos de más de 1300 nudistas registrados.

Es una filosofía que no intenta ser masiva ni evangelizar para sumar adeptos. Según explica Florencia Brenner, secretaria de la comisión directiva de APANNA (Asociación para el Nudismo Naturista Argentino), el nudismo en Argentina crece a un ritmo muy lento aunque persistente, “la gente está empezando a saber qué es el nudismo, antes se pensaba que éramos unos locos exhibicionistas”.
No hay que perder de vista que Latinoamérica es muy conservadora y su cultura se formó con una gran influencia de las religiones por eso es muy difícil separar el nudismo de la obscenidad. “No es un tema de religión sino más bien de cultura”, concluye Florencia.

(Leer también: Fitness y dietas que están de moda en las playas)

filosofía. Sostienen que el nudismo libera tensiones internas, tabúes, el consumismo y las presiones de la sociedad contemporánea.

Textiles. En argentina hay dos playas nudistas, una está en Villa Gesell y la otra en Mar del Plata. Ambas están habilitadas por sus respectivas municipalidades y cuentan con normas estrictas de convivencia y circulación.

El código de convivencia naturista o nudista implica que no se pueden mirar las partes íntimas de las personas ni sacar fotos y mucho menos ser invasivo u obsceno con los comentarios y actitudes hacia el otro.

Se les llama textiles a las personas que usan ropas y no toman para sí el desnudo social como estilo de vida. Vale aclarar que los nudistas lo hacen en espacios compartidos con personas que aceptan esta filosofía y que estén enmarcados en las leyes urbanas de convivencia. No son exhibicionistas.

(Leer también: Moda: los 5 top del verano)

Escondidos. Playa Querandí se inauguró el 14 de diciembre de 2008. Este ubicada a cuatro kilómetros de Mar Azul, en Villa Gesell. Es agreste y la mantienen un grupo de voluntarios de la asociación APANNA que se llama “Amigos de playa Querandí”. Sólo cuenta con un tanque de agua, que ellos mismos instalaron. El municipio garantiza la permanencia de un guardavida. Brenner (APANNA) agrega que sería mejor que alguien tome la concesión y arme un parador con servicios o, al menos lo fundamental: baños.

La playa es pública y de acceso libre y gratuito. Sólo hay que pagar estacionamiento, porque el único camino desde la ruta en auto atraviesa un terreno privado. La otra alternativa es llegar caminando o en camioneta 4×4 desde la playa. El promedio de gente por día es de 50 personas, puede variar según las condiciones del clima y la fecha de la temporada. Visitantes de la playa, comentaron a NOTICIAS, que se sienten como en familia y se genera un clima de cordialidad que en las playas textiles no se da.

(Leer también: Punta del Este: la vuelta del glamour)

Desde APANNA están solicitando al municipio de la Costa la autorización para habilitar una tercera playa nudista en alguna de las localidades del Partido de la Costa. “Podría ser entre San Clemente y Las Toninas. Esperamos poder inaugurarla en 2020”, confirma Florencia Brenner.

En Playa Escondida, Mar del Plata, la afluencia de público es fluctuante. Cada año van más familias y las visitas fluctúan entre las 200 y 600 personas, de las cuales sólo el 10% está con traje de baño.

Hay sectores más concentrados de nudistas y otros en los márgenes con los tímidos que recién se están animando. “Algunas personas bajan a la playa con ropa pero luego de a poco van entrando en confianza, el nudismo no es obligatorio, si uno se siente cómodo puede practicarlo y si no, puede quedarse con su ropa de playa disfrutando de la tranquilidad de esta playa”, comenta Federico, empleado de Playa Escondida.

Juan José Escoriza, gerente de la concesión de Playa Escondida, afirma “no hay más playas porque tienen que contar con ciertas características para que no se convierta en una atracción turística. Nosotros ni siquiera hacemos publicidad. Pero todos los años vemos gente nueva y cada vez más jóvenes”

(Leer también: Psiquiatría: cuál es la relación entre la depresión y el ejercicio)

Chihuahua se ubica en el balneario del mismo nombre, en Punta del Este. Fue inaugurada como playa naturista en el 2000, pero ya se practicaba ahí el nudismo desde la década del 60 por turistas alemanes, italianos y españoles, entre otros.

No tiene infraestructura, simplemente un chiringuito que vende jugos, café y cerveza. No está delimitada y solía ser furor entre los turistas, artistas y farándula Esteña pero de a poco el paisaje se fue tornando cada vez más “textil”. ¿Será que a Punta se va a marcar distinciones? Los cuerpos desnudos no se distinguen en estilos o tendencias de moda. En el nudismo no hay lugar para el canje con marcas.

Soledad Beato
@masoleb