Menú
Mundo / 29 de abril de 2019

Abascal versus Aznar: la interna feroz de la derecha española

El líder de VOX festejó que su partido le robó escaños al golpeado PP del ex presidente, que advirtió que la pelea entre los dos frentes favorece al gobierno de los socialistas y la izquierda.

Por

VOX
Santiago Abascalm líder de VOX, partido de derecha fundado en España en 2013. Foto: DPA

El líder de Vox, Santiago Abascal, aseguró que su partido estuvo “a la altura”, y lamentó que el fracaso del PP siga apuntalando al PSOE sin poder abrirle paso a otra alternativa de gobierno. “Hemos cumplido, hemos estado a la altura del momento, ellos son los que han tenido unos resultados desastrosos, que se explican por sus bandazos y su falta de firmeza”, expresó el líder de la derecha española.

Lo estéril ha sido el PP y pensar que el voto del PP y Vox se podían sumar”, le tiró Abascal al Partido Popular, que sacó apenas el 16,69% de los votos y tendrá ahora 66 bancas en el congreso. Fiel a su estilo picante, Abascal volvió a referirse al PP como la “derechita cobarde” y la acusó de no ser “capaz de combatir a la ideología de izquierda y a la legislación del zapaterismo”, pese a sus pasadas mayorías en el congreso .

(Leer también: Triunfo de Vox en Andalucía: España a la derecha)

Marcando aún más el divorcio, Abascal amenazó al PP con no apoyarle los presupuestos de la Junta de Andalucía por la falta de compromiso con antiguos pactos firmados entre ambos partidos. “No se está cumpliendo lo firmado y eso va a tener un efecto en los próximos meses cuando haya que aprobar los presupuestos, no tengo ninguna duda”, marcó Abascal en entrevista con el canal Telecinco.

Posición. Superando los 2,5 millones de votos la irrupción de Vox en el Congreso tiene 24 diputados, y la formación ya es fuerte en comunidades como Andalucía. “No teníamos una expectativa concreta porque desconfiamos de las encuestas”, se mostró liviano Abascal que ahora promete que “Vox va a tener un voz en el Congreso que va a llegar de manera nítida y que no va a poder ser distorsionada”.

(Leer también: España en crisis: Cataluña entre juicio y elecciones)

“Cada escaño nos ha costado 110.000 votos, al resto unos 70.000, estamos ante una clara injusticia”, cerró su discurso. Su partido cuenta con medio millón de votos más que las fuerzas independentistas y, sin embargo, tiene menos representación. Abascal pidió modificar la ley y critica que esta legislación la ha apoyado el PP. “Ahora tratan de responsabilizarnos y son ellos responsables del avance de la izquierda y de mantener esta legislación”, ha subrayado.

Con el escrutinio al 96,67 por ciento, el partido que creó Santiago Abascal hace cinco años ha logrado 2.588.785 votos, el 10,26% del total, que le otorgan 24 diputados, multiplicando por 55 los obtenidos en 2016, cuando concurrió a las generales para obtener 0,20 por ciento de la representación. Se trata además, del mejor resultado de un partido a la derecha del Partido Popular desde la Fuerza Nueva de Blas Piñar en 1979, que se situó por encima de los 379.000 electores.

Vox, que nació en diciembre de 2013. tiene ya representación en once provincias, con el mayor número de diputados en Andalucía, donde han obtenido 6 escaños, seguido de Madrid, donde el Partido Popular ha perdido ocho diputados y Vox ha conseguido cinco. Los de Abascal contarán además con tres escaños de Valenciana, dos de Castilla-La Mancha, otros dos de Murcia, y uno de Castilla y León, Cataluña (por Barcelona), Extremadura, Baleares y Asturias.

Vox
El líder de Vox durante las elecciones de ayer. Foto: DPA

Derecha. Para la fundación FAES,  del ex presidente y líder del PP José María Aznar, la debacle del partido de debe a una canibalización de la centro-derecha. “La radicalidad sembrada por el PSOE se ha cosechado en forma de un Congreso donde los extremismos amplían su representación”. Aznar recrimina a Cs y Vox su actitud en esta campaña.

(Leer también: El exilio de actores cool directo a España)

Las celebraciones de Vox se explican mejor si se entiende que estas elecciones se han planteado por un lado y por otro como una pugna por el liderazgo del centroderecha, en vez de como un esfuerzo real para desalojar democráticamente a los socialistas de la Moncloa. Pero deberían ver la frustración de su objetivo por más que hayan mejorado su posición relativa en escaños o consigan entrar en el Congreso”.

Los casos del País Vasco y Cataluña son paradigmáticos de esta absurda y suicida canibalización en la que se ha instalado la centroderecha española, tirando por la borda los esfuerzos y la visión estratégica que permitió la articulación de una fuerza política capaz de erigirse con éxito en la alternativa efectiva a la izquierda”, remarcó.

“Si se persiste en esta situación, que nadie se engañe porque ocurrirá lo mismo. Si lo que se ofrece por un lado es el resistencialismo estéril y, por el otro, el tacticismo oscilante, la izquierda y los nacionalistas pueden contemplar el futuro con tranquilidad. La fragmentación en la centroderecha lejos de ser saludable, es la receta del fracaso”, advierte finalmente la fundación FAES.

Fuente: DPA.