Menú
Política / 10 de junio de 2019

Duro cruce de Eduardo Feinmann al marido de Débora Plager

El conductor escribió un tuit contra José Luis Rodríguez Pagano. Ambos son ex Hadad Boy’s y trabajaron en Radio 10.

Por

El periodista Eduardo Feinmann le tiró con munición gruesa a José Luis Rodríguez Pagano, el marido de la periodista Débora Plager durante la transmisión de los premios Martín Fierro.

El momento fue cuando se entregaba el premio a la labor periodística femenina que ganó la panelista de Intratables. Mientras subía al escenario, el director de la transmisión dejó el plano de Rodríguez Pagano mientras aplaudía. En ese momento Eduardo Feinmann, compañero de Plager en América TV, hizo una foto del televisor y tuiteó la frase: “La cara de la vergüenza. Firmante como presidente de Las empresas de Cristobal López y Fabián de Souza. Procesado. Todavía no está preso ???”

Rodríguez Pagano fue jefe de Eduardo Feinmann en Radio 10, cuando esa emisora aún era propiedad de Daniel Hadad. En aquellos años, el marido de Débora Plager era considerado uno de los hombres de mayor confianza del creador de Infobae.com.

Cuando Cristóbal López le compró los medios a Hadad, en 2013, Rodríguez Pagano siguió trabajando, lo mismo que Feinmann, quien era columnista político del programa de Oscar González Oro, hasta enero del 2016.

Plager y Pagano, el día de su casamiento, en 2013.

Según pudo saber esta revista, Rodríguez Pagano –quien hoy trabaja en el área de comunicación del Banco Macro– no fue procesado en las causas que involucran a López y De Sousa.

La razón por la que Feinmann todavía arrastra un enojo desde el 2016 con Rodríguez Pagano aún se desconoce, pero ambos eran muy amigos, al punto tal de que durante la fiesta de casamiento entre Rodríguez Pagano y Plager, Feinmann fue padrino.

Este tipo de reacciones del conductor de El Noticiero de A24 no es algo nuevo. Ya en el pasado había hecho una férrea defensa de Cristóbal López y Fabián De Sousa cuando eran sus jefes (como lo muestra el siguiente video), a quienes hoy defenestra cada vez que puede.