Menú
Economía / 17 de junio de 2019

Antes del apagón, AySA había amenazado con cortarle el agua a un centro infantil

La Fundación Pelota de Trapo recibió tres facturas con fuertes aumentos y debe $ 155.000. Ante la difusión de la noticia, la empresa se desdijo.

Por

La Fundación Pelota de Trapo, que lleva cuatro décadas trabajando por la infancia y es reconocida como una referencia en la materia, recibió el pasado miércoles un telegrama de la empresa estatal Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) en la que la intimaba a pagar una deuda de tres meses del servicio en los siguientes diez días y la amenazaba con cortárselo en caso de incumplimiento. Pelota de Trapo, a cuyas sedes de Avellaneda asisten 200 niños por día, venía pagando unos 4.000 pesos mensuales hasta que a entre octubre y diciembre pasados comenzó a recibir facturas de más de 20.000 pesos.

(Te puede interesar: Apagón en la Argentina: La situación de hospitales y pacientes en estado crítico)

La organización, que fue fundada por el fallecido Alberto Morlachetti, reclamó contra AySA y se negó a pagar el aumento, al que consideró injustificado. De hecho, a partir de enero pasado el monto se normalizó y la fundación volvió a abonar lo correspondiente a 2019. Al mismo tiempo, solicitó al Ente Regulador de Aguas y Saneamiento (ERAS) que se le concediera la tarifa comunitaria, que abonan clubes de barrio y otras ONG. El ERAS le exigió que presentara sus balances, que de hecho son deficitarios, pero Pelota de Trapo se negó porque considera que la ley la exime de tener que hacerlo para solicitar este beneficio.

Mientras tanto, la deuda de fin de año se acumuló, intereses mediante, hasta alcanzar los 155.000 pesos. La cifra supone la mitad del subsidio estatal que recibe la Casa de los Niños de Pelota de Trapo para atender a 190 chicos. Cada niño tiene una beca de $ 1.670 mensuales con los que la organización debe garantizar la comida, la educación y su salud.

(Te puede interesar: Qué es el sistema interconectado nacional, que falló y provocó el apagón)

El vicepresidente de la fundación, Darío Cid, cuenta que allí también los chicos se bañan con agua caliente, pero ahora el servicio pasó a estar amenazado. Cuenta que tampoco cuentan con una tarifa eléctrica comunitaria. Pelota de Trapo forma a los adolescentes en panadería y taller gráfico.

Tras la difusión de la noticia en la prensa, AySA comentó este viernes que han paralizado la intimación enviada 72 horas antes. “Se suspendió el aviso de corte hasta que se regularice”, aclararon en la empresa que depende del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. En la empresa aseguran que la fundación había elevado su consumo de agua a fines de 2018, pero la secretaria del consejo de administración y abogada de Pelota de Trapo, Laura Taffetani, lo niega.