Menú
Opinión / 17 de agosto de 2019

Alberto Fernández vs. Bolsonaro

Por

Los presidentes de EE.UU, Colombia, Chile y Brasil tomaron posición a favor de la reelección de Macri, y coincidieron en decir públicamente que era necesario impedir un retorno del populismo en la Argentina.

Cuatro años atrás, los presidentes de Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador y Venezuela apoyaron la candidatura de Daniel Scioli para la presidencia.

La política exterior que tenía como principio la no intervención en los problemas internos de los demás países, parece haber quedado atrás en la región, por un sistema de afinidades político-ideológicas.
En este contexto, se explica el choque verbal entre Bolsonaro y Alberto Fernández.

(Te puede interesar: Larreta, el único que le dio una alegría al bunker de Juntos Por el Cambio)

Pero este tiene un antecedente: apenas fue nominado el último, visitó a Lula en su prisión, apoyándolo y desafiando al presidente de Brasil, que lo considera su enemigo. Fue más que una declaración, fue un gesto de solidaridad política, que también tenía como destinataria a Cristina Fernández de Kirchner, con 12 causas por corrupción en la Justicia Federal.

En Brasil, hay un factor de poder decisivo que orienta la estrategia de largo plazo del país: el Ejército.

Actúa como “moderador” de la impronta personal del Presidente en política exterior. Uno de sus voceros más caracterizados es el general Mourao, el vicepresidente.

(Te puede interesar: Edición histórica: GAME OVER)

Esta influencia hizo que Trump abandonara su idea de instalar una embajada de Brasil en Jerusalén o que pusiera en riesgo las relaciones con China.

Voceros militares ya manifestaron antes de las PASO que Brasil debía trabajar con Argentina, cualquiera fuera su gobierno y esto jugará a favor de una recomposición de relaciones entre dos figuras que acaban de chocar.

 

* Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.