Menú
Política / 19 de agosto de 2019

Luciana Salazar se reinventa en Twitter: oráculo político

La modelo escribió en su red social una información que consiguió sobre el presunto acuerdo de un gobernador con Alberto Fernández.

Por

Fotos: Cedoc

Luciana Salazar quiere mostrarse lo más versátil posible. Mientras brilla en la pista del Bailando por un Sueño, la modelo y conductora da información política en su red social. La ex pareja del ex presidente del Banco Central Martín Redrado, suele opinar de la situación del país, de cuestiones sociales y de la realidad económica.
Este sábado al mediodía, sorprendió con una información, aunque apeló al misterio: “Me acaban de informar que importante gobernador se sumara al proyecto FF. Guarden este tweet”, escribió con confianza su primicia.

La fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner ganó por 15 puntos las PASO, el domingo 11, a Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto y eso los deja muy cerca de volver a la Casa Rosada.

Fernández, además, ya había hecho ostentación de una alianza con 13 gobernadores, en el cierre de campaña en el Monumento a la Bandera. Pero según informó Luciana, uno más se sumaría a sus filas tras el abultado resultado.

Muchas de las respuestas que obtuvo la modelo fueron mensajes irónicos. Incluso recibió insultos por meterse en política. Pero “Luli” hizo caso omiso a los comentarios malintencionados. De hecho, no es la primera vez que se refiere a las elecciones. El domingo de las PASO sorprendió a todos aportando unos boca de urnas que se acercaron bastante a la realidad.

Luego opinó sobre las fluctuaciones del dólar: “Hablaron, acordaron y bajó”, escribió tras la comunicación entre Macri y Alberto Fernández. Los ejemplos sobran.

Según contó el periodista Ángel de Brito, la mujer estaría saliendo con un referente político, de allí obtendría mucha información que estaría volcando en su cuenta de Twitter. Su amigo, Marcelo Polino, se autoproclamó “padrino” de una futura boda y dio detalles de la pareja de Salazar: “Lo conozco. Es un político de primera línea del interior, miembro de la oposición, de mediana edad, alrededor de cincuenta años y morocho. Además es soltero”.

Su nueva pareja sería parte de este giro de “Luli”. De bomba sexual a periodista política. O todas esas cosas juntas.