Menú
Costumbres / 23 de agosto de 2019

Qué es el lettering, el hobbie de moda

Mezcla de caligrafía, dibujo y diseño, cada vez son más los que quieren aprender la técnica. Dónde tomar clases.

Por

Podría decirse que es la continuación del fileteado porteño. Esos trazos con espirales, colores fuertes, sombras y perspectivas fueron los predecesores del “lettering”, la técnica que puebla desde tapas de revistas hasta marcas de electrodomésticos, y que se ofrece en cursos, productos específicos y fascículos coleccionables, suerte de nuevo hobby de moda.

Marcas y boom. Para muchos, esta técnica puede remontarse a sus años de colegio, cuando garabateaban letras en hojas de carpeta. Y ese bien podría ser un inicio, ya que esta versión más profesional a lo que apunta es a unir esas letras con la caligrafía y la tipografía. “Creo que hago lettering desde muy chica, cuando aún no sabía que lo que estaba haciendo era eso. Siempre dibujé letras”, ilustra Carla Graciano, diseñadora gráfica y docente en el Estudio Silvia Cordero Vega, reconocida calígrafa.

(Te puede interesar: Bordar: una pasión que crece)

Tras algunos años de estudio en paralelo a su carrera en la UBA, hoy define su estilo como “piezas legibles con cierta gestualidad, pero siguiendo la lógica de la caligrafía tradicional”. Y siempre que el cliente se lo permita, trata de aplicar caligrafía y lettering en logos, piezas de branding, diseño editorial y objetos o envases.

Sobre el por qué de su auge, varios referentes coinciden en que permite escapar de la polución tecnológica y crear una pieza única. “Invertir tiempo en algo manual que requiere concentración y mucha práctica pero que a la vez te permite expresarte con mucha libertad es algo casi terapéutico”, apunta Graciano. Los mensajes con lettering también suelen ser más frescos y demostrar la personalidad de quien los hizo.

“Creemos que su auge tiene que ver con el acercamiento a lo personal y lo humano. Es volver a lo manual y brindar exclusividad, transmitiendo cercanía”, apunta la dupla Yani & Guille, referentes en el rubro que entre otros trabajos hicieron proyectos para Le Blé, Toyota y Farmacity.

(Te puede interesar: Marta Minujín: “El amor es tan eterno como el arte”)

En ese camino, las marcas son algunas de las más grandes promotoras de este arte, en busca de algo que las diferencie y las acerque al público. Y aunque siempre lo utilizaron (“hay marcas que consumimos hace mucho que están desarrolladas con lettering”, explican Yani & Guille), hoy puede verse de modo más claro en sus terminaciones, y en todo tipo de productos. “A veces se cree que es solo dibujar un pizarrón o hacer una letra desprolija. Y una letra casi perfecta dibujada puede parecer una tipografía, pero es trabajo de lettering”, cuenta la dupla.

Dada la personalidad del asunto, en este mundo abundan los distintos estilos. Paula Ramos, diseñadora gráfica que ha aplicado el lettering sobre todo en proyectos editoriales, define el suyo como imperfecto. “Me gusta que las cosas no queden iguales ni simétricas, y que se note que hubo una mano tras esa construcción. Por eso empiezo dibujando en lápiz y después escaneo y sigo en la computadora”, relata.

Este enorme abanico de posibilidades también generó en el mercado la posibilidad de enseñar esta técnica a distancia, como sucede con algunos fascículos coleccionables de diarios. “Es un arte al alcance, porque todos aprendimos a escribir en la escuela. Si después quiere hacerse más profesionalmente, es cuestión de observar y entender cómo se construye cada una de las letras”, apunta. Aunque lo fundamental, enfatiza, es nunca dejar de experimentar y dejarse llevar, volviendo un poco a la infancia y a esos primeros esbozos.

(Te puede interesar: Lecturas: ¿cómo son las bibliotecas de hoy?)

Cada cual a su juego. También han aumentado las ventas de productos específicos para la tarea y hay marcas clásicas de librería con líneas especiales, como Edding o Staedtler, que volvieron a estar de moda. Desde la tienda online de productos para manualidades Scrapbooklandia aseguran que hace alrededor de un año y medio comenzaron a aumentar las ventas de ítems para lettering.

“Hay diversos factores que hacen que cada vez más personas se animen, como una libertad de poder realizarlo en cualquier lugar y con pocos elementos, ya que no requiere mucha inversión en materiales También es algo muy estético y personal en tiempos en los que Instagram es la mayor vidriera”, opina Tamara Goldsztajn, creadora de la tienda. Para comenzar con este arte, desde el local recomiendan invertir en marcadores de micropluma, y una vez incorporada la técnica continuar con aquellos de punta fieltro tipo pincel.

E incluso los mismos diseñadores se han lanzado a crear sus productos para la venta. Es el caso de Natasha Leis Céspedes, creadora del emprendimiento Punta y Pincel, cuyo estilo “libre y relajado” se imprime en tazas y tazones con frases que vende a través de su cuenta de Instagram (@puntaypincel).“Creo que este crecimiento del lettering va de la mano de un cambio social. Hoy la gente está más interesada en lo saludable y espiritual, y este estilo representa esa libertad, porque es más orgánico, relajado y libre. Es una búsqueda más personal”, sintetiza la ilustradora.

Vicky Guazzone
@misskarma