Menú
Mundo / 27 de agosto de 2019

El viceprimer ministro italiano pretende manejar el barco solo

Matteo Salvini apuró un voto de censura contra Giuseppe Conte. La Liga va por el control total del Gobierno italiano.

Por

Salvini apuró la destitución de Conte. Y se fue de vacaciones.

Matteo Salvini dice que su partido, la Liga, ya no apoya la alianza actual con el Movimiento 5 Estrellas. El viceprimer ministro italiano apura para que se celebren nuevas elecciones en septiembre en las que pueda subirse el precio y ponerse al frente de Italia, aprovechando su creciente popularidad. Así, el Gobierno de coalición de Italia -al borde del colapso durante las últimas semanas-, se ve finalmente desplomado: presentó una moción de censura contra el primer ministro Giuseppe Conte. Y la alianza con el Movimiento de Cinco Estrellas terminada: la coalición que desde un primer momento pareció improbable por diferencias ideológicas se mantuvo durante 14 meses, pero los desacuerdos llegaron a un punto crítico la semana pasada cuando el 5 Estrellas intentó bloquear los planes para construir el tren de alta velocidad entre Turín y Lyon (TAV). La Liga ha.

Cimientos temblorosos. Tras las elecciones de marzo de 2018 se necesitaron 88 días para formar el gobierno de coalición. Salvini asumió el papel de viceprimer ministro y ministro del interior, al prometer tomar medidas enérgicas contra los inmigrantes indocumentados. Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas, fue nombrado viceprimer ministro y ministro de Trabajo. Y un abogado relativamente desconocido, Giuseppe Conte, fue el “neutral” elegido como primer ministro. Pero no pasó mucho tiempo antes de que aparecieran grietas en la alianza, con las dos partes en desacuerdo sobre la promesa electoral del Movimiento de las 5 Estrellas de lanzar un “salario ciudadano” para hacer frente a la pobreza. El plan de la Liga para un tipo impositivo fijo y, recientemente, sobre a quién apoyar como próximo presidente de la Comisión Europea (el 5 Estrellas apoyó a la presidenta electa Ursula von der Leyen, mientras que la Liga se opuso a ella), los terminó de separar. El desencuentro en la votación en el Senado italiano para decidir el futuro de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Italia y Francia, fue la gota que colmó el vaso, o dio la excusa a Salvini para presentar al gobierno de coalición como inviable.

(Te puede interesar: Video polémico: Por qué Mauricio Macri le dio un manotazo a Juliana Awada)

La Liga, el partido de Salvini, dijo que era “inútil seguir adelante con las disputas diarias”, y enumeró una serie de áreas en las que tenía una “visión diferente” del Movimiento 5 Estrellas, incluyendo infraestructura, impuestos, justicia y relaciones con la UE. “Italia ya no puede aguantar los ‘no’, necesitamos sí, necesitamos desbloquear, construir, trabajar… ya basta, tenemos que ir a las elecciones”, marcó Salvini dispuesto a gobernar sin intermediarios.

(Te puede interesar: VIDEO: Quién fue el accionista de Clarín que aplaudió de pie a Alberto y no a Macri)