Viernes 23 de abril, 2021

CONSUMO | 24-09-2020 14:00

La industria del vino frente a la pandemia y sus previsiones para el 2021

En 2020 se mantuvieron las exportaciones pero con valores más bajos y vino a granel. Cómo crecer y potenciar el consumo en el mercado interno, sumando a los millennials.

Un panel compuesto por José Zuccardi, Susana Balbo, Ana Viola, Juan Pablo Lupiañez y Pamela Alfonso, analizó cómo se comportó el mercado local del vino en el año de la pandemia, los desafíos futuros y las acciones que pueden llevarse a cabo para dinamizar aún más el sector, aumentando el volumen de sus exportaciones, y colaborando al desarrollo económico del país. Con sus 300 millones de litros exportados anualmente, la industria argentina del vino genera un volumen de divisas de U$S 800 millones al año, según datos del Observatorio Vitivinícola, siendo los principales destinos de exportación los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Brasil, Países Bajos y China.

“La incertidumbre es la que marca el ritmo de los negocios. El escenario internacional no es favorable, se compara mucho con el del 2008. La diferencia es que Argentina no está creciendo como en el 2008. Los principales mercados han caído un 3,5% en volumen y 3,2% el valor en lo que va del año. Argentina compensa con exportaciones a granel, y hay una convergencia a mantener los precios o bajarlos, lo que está permitiendo a Argentina captar ese trade down”, explicó Susana Balbo, propietaria de Susana Balbo Wines, primera mujer enóloga del país, y reconocida como una de las 10 mujeres más influyentes en el mundo del vino.

“En Inglaterra no estamos aprovechando totalmente la situación de apertura. Y la industria argentina del vino cae, pero un poco menos que los otros países. Casi todos cayendo este año, la única que crece es Nueva Zelanda. La caída total del mercado en Estados Unidos es del 7,8%. Y hay una pérdida de competitividad que tenemos que ver cómo va a quedar con estas nuevas medidas y este nuevo escenario con respecto al dólar”, agregó Balbo, ex Diputada Nacional por la Provincia de Mendoza y Chair del Women 20 en 2018.

 

Balbo, una de las 10 mujeres más influyentes en el mundo del vino.

 

Necesitamos vender más en la exportación. Nuestro mercado interno siempre está muy afectado por los cambios en la economía, que es muy fluctuante. Yo creo que necesitamos más exportación, que permita tener una mayor estabilidad en los precios, ya que en el mercado interno afecta mucho la recesión y el proceso inflacionario”, cerró Balbo en su exposición en el debate organizado por la agencia VERBO, con el apoyo de Palacio Duhau Park Hyatt Buenos Aires y Delirio, que contó con la moderación de Maximiliano Sardi, editor de NOTICIAS.

En el mercado interno hay un deterioro en el consumo per cápita. Esto se debe a dos cosas importantes. Los países productors bajan en su consumo, y los demás países no productores de vino crecen en su demanda. La demanda mundial de vinos está creciendo en equilibrio en los últimos años. Es un fenómeno que nos excede. Pero creo que la vitivinicultura argentina tiene un deber pendiente que es la comunicación a los jóvenes. Creo que el vino está muy bien posicionado de 50 años para arriba, y creo que tenemos una gran tarea para hacer hacia abajo, y llegar a los consumidores más jóvenes”, sumó José Alberto Zuccardi, propietario de Bodega Familia Zuccardi, reconocido como uno de los cinco Empresarios Pyme de la década.

Zuccardi, actual presidente de COVIAR.

“Yo creo que en Argentina la vitivinicultura mejoró muchísimo en los últimos años. En las últimas dos décadas, Argentina se posicionó en el mundo y hoy somos una categoría. Hace 25 años costaba mucho encontrar un vino argentino en el mundo. Hoy tenemos una variedad como el malbec que nos identifica. No muchos países tienen esa suerte. Argentina es considerado un país de origen de vinos cualitativos”, festejó Zuccardi, actual presidente de COVIAR, reconocido por la World´s Best Vineyards, en 2019 y 2020, por tener la Mejor Bodega y Viñedo.

Ana Viola, CEO de Bodega Malma, ubicada en San Patricio del Chañar, en Neuquén, apuntó justamente a sumar otras cepas a esa ecuación. “Argentina, con Mendoza a la cabeza, tuvo en su momento la decisión y la idea de poner al malbec como insignia, y fue la clave para posicionar al país en el mundo del vino. Argentina hoy está comunicando diversidad y microrregiones, y ahí tiene que entrar la Patagonia. Tenemos otras variedades que se lucen. Podemos hablar de esos otros varietales con productos realmente diferenciales”, apuntó Viola con su Pinot Noir en mente.

Juan Pablo Lupiañez, propietario de Lupa Wines, bodega ubicada en Paraje Altamira, Mendoza, que produce vinos de alta gama, destacó que la pandemia reimpulsó el consumo hogareño del vino. “El consumidor ha vuelto a consumir vino en la casa. Probablemente lo que empezó a suceder es que todo los días es domingo en casa. Todos los días se abre un vino, y eso para los pequeños productores como yo, es una buena noticia”, celebró Lupiañez

“En el mercado mundial de vino tenemos que captar a los nuevos consumidores. Los baby boomers serían nuestros actuales consumidores. Pero a quienes necesitamos captar hoy es a los millennials. La forma de interactuar y de consumo que tienen es muy diferente a la generación anterior. Viven sus compras a través de la experiencia y no tanto del producto. Tenemos que empezar a pensar que el mayor uso y acceso a internet es a través del teléfono. y brindar experiencias más completas desde allí”, cerró Pamela Alfonso, Directora de Viñedos de Bodega Alta Vista, la ingeniera agrónoma responsable de la calidad enológica de los más de 2.5 millones de litros de vino que produce al año el establecimiento.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios