lunes, noviembre 18, 2019

COSTUMBRES | 03-09-2019 13:08

Nuevos bares secretos de Buenos Aires

Lejos de ser un concepto saturado, los “speakeasies” se multiplican y diversifican. Qué ofrecen los más exitosos. Los clásicos.

Puertas ocultas esconden mundos maravillosos. Espacios que invitan a sumergirse en realidades paralelas y situaciones impensadas, en universos que ofrecen viajar bien lejos de la rutina, al menos por una noche. Son, en muchos casos, secretos y exclusivos, solo disponibles para aquellos que sepan la contraseña o cómo acceder al privilegio. Todas estas son características distintivas de los “speakeasies”, los bares ocultos que nacieron inspirados en aquellos que proliferaron durante la Ley Seca de Estados Unidos, y que si bien llevan ya varios años haciendo pie en Buenos Aires, hoy el género está más vigente que nunca, con novísimas aperturas y apuestas cada vez más sofisticadas.

Experiencias disruptivas. En el mundo porteño de los speakeasies, cuatro amigos pisan fuerte hace unos años. Son la mente brillante detrás de J.W.Bradley, Dock’s y The Hole, todos con premisas tan específicas como exitosas. “Siempre me gustó visitar y conocer bares ocultos de las ciudades a las que viajaba, porque más allá de su alta coctelería y sus conceptos, me parecía que ofrecían una experiencia”, ilustra Martín Brenna, uno de los socios. Con eso en mente, en 2016 el grupo abrió en Palermo J.W.Bradley, inspirado en el legendario Orient Express y buscando trasladar al visitante a la Europa de los tiempos del afamado tren que supo unir París con Constantinopla (hoy Estambul). “Tiene una temática que escapa a la tradicional Ley Seca de los años ‘20, con una dinámica de barra, música y vibra mucho más alineada a un bar europeo”, describe Brenna.

Al año siguiente, esta apuesta se redobló con Dock’s, también inspirándose en el Viejo Continente pero esta vez con eje en los viejos puertos de inicios del siglo XX. Y para mediados de 2018 llegó The Hole, ambientado como la cárcel de Alcatraz y que invita a vivir una noche tras las rejas. Los amigos creen que el auge se debe a la avidez del público por vivir experiencias nuevas, casi disruptivas.

“Cuando sumás eso al buen servicio, la alta coctelería, buena gastronomía y buenos recursos humanos, tenés un lugar distinto”, sintetiza Brenna, explicando el por qué de su logro. Por estos días, los socios están planeando una primera apertura fuera del país.

Ser parte de la historia. Una de las novedades más fuertes que desembarcaron este año y reaviva el auge del rubro es Purgatorio, un espacio que lleva lo secreto a un nuevo nivel: el único acceso es a través de su página web (www.elpurgatorio.club), donde se llena un formulario y se espera el ok para tener la membresía. Solo así es posible descargarse una app para elegir día y reservar mesa. ¿Qué nos espera adentro? Un lugar pleno de mística. “Nos propusimos darle una vuelta de tuerca a los bares conceptuales, pensando el modelo bajo un esquema de comunidad, en el que se juega a ser parte de una sociedad secreta. Aglutinamos gente con intereses comunes y los hacemos vivir una verdadera experiencia inmersiva, que va más allá de una decoración o un viaje en el tiempo”, explica Gastón Abramoff, fundador y director general del proyecto. Y así, se generó un espacio en el que se van contando diferentes historias a partir de diversas invitaciones gastronómicas: desde una cena de pasos para 36 personas (“Avaritia”, que sucede los jueves a las 20.30) a una tirada de cartas del tarot en la que el destino elige los cocktails, pasando por los festejos alocados del “mankind free will” de los sábados. Todo, en un ambiente que entre luz de candelabros, bartenders encapuchados y proyecciones de videos genera un clima verdaderamente único. La experiencia cuenta con el talento de los bartenders Matías Martínez Arias, Juan Quijano y Sabrina Traverso, que crearon una carta de 22 cócteles en el que cada uno representa una carta del tarot. La cocina, en tanto, es dirigida por Esteban Leira, reconocido chef en cuyo CV resalta el mando del restaurante Nicky Harrison.

“La respuesta es excelente: tenemos más de 2500 miembros y más de 8000 solicitudes. La cena de ‘Avaritia’ está prevendida con tres fechas de anticipación, y ya hay gente que la está viviendo por segunda o tercera vez”, se entusiasma Abramoff.

Excelencia y contrastes. En un giro muy borgeano, a muchos de estos bares ocultos se ingresa por otros locales. Como en La Calle, que imita a un callejón y al cual se llega previo paso por un local de la pizzería La Guitarrita, o como en Victoria Brown, que tras un cafecito homónimo esconde un inmenso bar con aires victorianos y elogio a las primeras máquinas industriales.

O también como el muy reciente Vanguard, que se ubica en un sótano debajo de la cervecería Brew Republic, en Recoleta. En una mezcla entre rústico y elegante (la madera más plena convive con arañas, espejos y butacas art déco), la propuesta se contrapone al boom de cerveza artesanal que bulle arriba con cócteles de autor como el Zombie Chief, con blends de ron, almíbar de jengibre, jugo de pomelo y frambuesa, agua de coco, bitter de coco y nueces, entre muchos otros, todos servidos en vasos estilo tiki. Su cocina, en tanto, aúna entradas tradicionales como empanadas de cordero o queso y picadas con una variante principal de opciones de sushi. Y los viernes la cita se completa con un DJ en vivo que busca acompañar la estética vanguardista del local.

Creativos, originales y disruptivos, estos bares ocultos sin embargo jamás pierden las raíces de la buena coctelería. Entre algunos de los pioneros hasta resaltan honores como el ser parte de los premios The World’s 50 Best Bars, como el icónico Florería Atlántico, del reconocido bartender Tato Giovannoni, al que se accede a través de un negocio de flores. O como el elegante Presidente Bar, de Sebastián García, que si bien no es “speakeasy” por completo, sí lo es para algunos privilegiados que pueden acceder a un saloncito oculto tras la biblioteca, con barra íntima y servicio de lujo. Porque incluso estando en el mejor de los mundos, siempre es posible ser un poco más exclusivo.

Vicky Guazzone di Passalacqua

@misskarma

por Vicky Guazzone

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario