lunes, noviembre 11, 2019

CULTURA | 23-10-2019 08:58

10 discos claves para conocer la obra de Charly García

En un nuevo aniversario del nacimiento del músico, un recorrido por su discografía para entender por qué es una figura ineludible dentro de la cultura nacional

Un 23 de octubre de 1951 nacía Carlos Alberto García, más conocido como Charly García. Considerado un artista clave para el rock en español, su figura se erige como un emblema de la cultura popular argentina. A partir de sus bandas iniciales y su prolífica carrera solista, García posee en su haber un reguero de canciones que forman parte del inconsciente colectivo, atravesando generaciones y audiencias. 

De una altura musical que es equiparable a su estatura de 1,94 cm, el músico de bigote bicolor producto del vitiligo (una enfermedad que según él se le produjo a los 3 años tras extrañar a sus padres que habían viajado a Europa) es también un símbolo de la sociedad argentina. Contradictorio, camaleónico y versátil, muchos de sus dichos forman parte del glosario nacional, así como también sus anécdotas y andanzas.

A la hora de recorrer su carrera, se pueden hacer 10 paradas para poder verla en su dimensión y diversidad. En este trayecto personal, no se van a tener en cuenta únicamente a "las mejores obras", sino más bien a aquellas que marcan un punto clave en la forma de composición y de pensar su propio obra por parte de Charly García. Después de todo, ¿cómo se puede explicar que el mismo compositor de "Canción para mi muerte" sea el que haya hecho "El aguante" más de 20 años después? He aquí una posible explicación.

Un símbolo de la sociedad argentina. Contradictorio, camaleónico y versátil, muchos de sus dichos forman parte del glosario nacional

1 - Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones (1974) Si bien es el disco menos popular de Sui Generis, Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones es el disco en el que Charly García empieza a lanzarse a nuevos horizontes musicales que después serían un rasgo distintivo dentro de su carrera. Empezando a abandonar el ritmo acústico, el álbum sirve de puente para entender lo que luego será La Máquina de Hacer Pájaros, donde lo eléctrico y las influencias progresivas entran en juego.

Con clásicos como "Instituciones" y "Pequeñas delicias de la vida conyugal", el mítico dúo conformado con Nito Mestre se transformó en banda con el ingreso de Rinaldo Rafanelli en bajo y otros instrumentos de cuerda, y Juan Rodríguez en batería. Además, dentro del terreno de las letras, empieza la necesidad de recurrir a metáforas cada vez más finas para evitar la censura de la época. Sin ir más lejos, las canciones "Juan Represión" y "Botas Locas" fueron censuradas antes de la salida del LP. 

Charly Garcia - Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones

 

2 - Películas (1977) Segundo y último disco de La máquina de hacer pájaros, banda progresiva que desconcertó al gran público en su momento y que perduró en el paso del tiempo como una de las etapas de culto de Charly García. Por ejemplo, el propio Luis Alberto Spinetta considera a esta etapa como su puerta de entrada al universo García. En este disco, símbolo de una época de fuertes restricciones para la creación cultural, García recurre a la sutileza en el título de la canción "¿Qué Se Puede Hacer Salvo Ver Películas?".

El gran clásico de este disco es "Hipercandombe" y refleja a un García en estado de inspiración y, al mismo tiempo, de búsqueda de un sonido propio, el cual decantaría finalmente en la etapa de Serú Giran y sus primeros discos solistas. Además, esta etapa sirve para comprender otra constante en el universo musical de Charly: correrse de lo conocido para empezar otras apuestas, algo que será llevado hasta el extremo en su etapa "Say No More".

Charly Garcia

3- Bicicleta (1980) Tras una fría recepción por parte del público, que esperaba de la banda un sonido cercano al de los primeros discos de Sui Generis, el tercer álbum de "Los Beatles argentinos" -como se los llamaba en esa época- marcaría el punto más alto de la banda y el encuentro con las masas. La comunión musical entre García, Davis Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro alcanza una precisión que hace de este disco un clásico del rock nacional.

Entre sus clásicos, figuran dos canciones que aún hoy forman parte del repertorio de García y del cancionero popular argentino: "Desarma y Sangra" y "Canción de Alicia en el país". En el caso de esta última, se ve cómo es llevado al extremo el recurso poético de utilizar la metáfora como elemento de denuncia sin caer en la mano de los censores de turno. El recibimiento fue tan bueno que se coronó con una presentación de la banda en La Rural ante 60 000 personas, justo antes de fin de año: el 30 de diciembre. 

En Bicicleta, la comunión musical entre García, Davis Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro alcanza una precisión que hace de este disco un clásico del rock nacional.

Charly Garcia

4 - Clics Modernos (1983) Quizás el disco más aclamado de Charly en su etapa solista, Clics Modernos es el punto máximo del sonido marca registrada del autor, que incluye temas tan populares como "Nos siguen pegando abajo", "No me dejan salir" o "Los Dinosaurios" (el tema emblema a la hora de pensar la última dictadura por varias generaciones), así como también temas de culto que no envejecen. Tal es el caso de "Ojos de videotape" o "No soy un extraño".

En diferentes encuestas, este disco compite con Artaud de Pescado Rabioso (aunque en realidad es un disco de Spinetta en solista, quien tuvo que firmar con el nombre de la banda por cuestiones contractuales) como el mejor disco de la historia del rock nacional. Motivos no faltan: entre la algarabía por dejar atrás los tiempos oscuros con un ritmo new wave y la sensibilidad que impregna las baladas de Charly, esta obra marca una época y resiste el paso del tiempo. Grabado en Nueva York con las últimas tecnologías en materias de registro y sample, abrió la puerta a que otros músicos del rock nacional se animen a mezclar sonidos y texturas.

Charly Garcia

5 - Piano Bar (1984) Publicado un año después de Clics Modernos, este álbum forma parte de la trilogía más lograda por García, la cual culmina con el disco Parte de la religión, de 1987. Con un clima similar a su antecesor, desfilan temas icónicos dentro del repertorio del músico del bigote bicolor: "Demoliendo Hoteles", "Raros peinados nuevos" y "Cerca de la revolución". Con una banda compuesta por Fito Páez en teclados, Fabiana Cantilo en coros y el grupo GIT -además de Daniel Melingo en saxo-, el sonido de Charly confirmaba su estado de gracia. 

Al igual que gran parte de la discografía del músico, en el disco se oscila entre los ritmos bailables y las baladas. Mención especial dentro de ese terreno para "Promesas sobre el bidet" y "Total interferencia", considerado el primer tema firmado en conjunto entre García y Spinetta, aunque la mayoría del trabajo creativo corresponde al primero. Por su parte, Fito Páez al enterarse de la existencia de esa canción insistió en que formara parte del disco, al punto de que en versiones piratas de esa grabación se puede escuchar el diálogo entre García y Páez tras la grabación.

Charly Garcia

 

A partir de La hija de la lágrima, se da comienzo a la etapa "Say No More", en el que el músico propone un sonido mucho más oscuro, apoyado en la superposición de capas de sonido y un ritmo más cercano al rock and roll clásico

6 - La hija de la lágrima (1994) Séptimo disco de estudio solista de García, el cual marca un momento bisagra en su carrera. A partir de este material, se da comienzo a la etapa "Say No More", en el que el músico propone un sonido mucho más oscuro, apoyado en la superposición de capas de sonido y un ritmo más cercano al rock and roll clásico. Comenzada la etapa del aerosol en sus manos, teclados y paredes, García en 1994 rompe con lo que se esperaba de él tras unos primeros años de la década que incluyeron internaciones, polémicas con la prensa y un regreso un tanto fallido con Serú Girán. 

Este disco, que sabe soportar el paso del tiempo mucho mejor de lo que en su momento se opinaba, incluye temas que son claves en el repertorio de García: "La sal no sala", Víctima" y Chipi Chipi" forman parte de la lista de imprescindibles dentro de su obra. Además, es el comienzo de una de las sociedades que más enriqueció al artista: María Gabriela Epumer sería la fiel ladera de García hasta su temprana muerte en 2003, a los 39 años. 

Charly Garcia

7 -  Hello! MTV Unplugged (1995) Parte de la serie de recitales semi acústicos de la cadena MTV, García aprovechó la oportunidad para hacer uno de los discos más interesantes en materia sonora de su carrera. Con el acompañamiento de Epumer en guitarra, Fabián Vön Quintiero en bajo, Fernando Samalea en batería y bandoneón, y Erika y Ulises Di Salvo en violín y cello respectivamente, García demuestra que las performances en vivo le sirven para experimentar y crear nuevas propuestas.

A través de un repaso por varios de sus hits y del entonces recién lanzado La hija de la lágrima, García demostró que tenía mucho para ofrecer incluso en una época en donde los escándalos opacaban su propia producción musical. Las versiones de "Cerca de la revolución", "Los dinosaurios", "Fanky" y el medley de Serú Girán (con olvido de letra incluido en "Viernes 3AM") marcaban que la calidad seguía intacta. 

Charly Garcia

8 -  Sinfonía para adolescentes (2001) Disco poco valorado por la crítica en general y con un espacio secundario dentro de su discografía, este experimento de traer a Sui Generis a los frenéticos primeros años del siglo XXI dio como resultado una síntesis del García melódico con el ultra experimental de la etapa "Say No More". La voz de Nito Mestre, por su parte, evocaba a esos clásicos que atravesaron generaciones de fogón en fogón.

De este disco, que fue presentado en un estuche de vinilo a pesar de ser un compact disc, se destaca la canción "El día que apagaron la luz", la cual fue recuperada a su vez en los recitales que dio García en esta última década, y una serie de covers elegidos por él mismo para que integren el material. "Úsame un poquito más", "Yo soy su papá" o "Aguante la amistad" son algunas de las reversiones de un Charly que siempre deja su huella en todo lo que toca. Álbum de culto, sirve para entender mejor el universo compositivo y unir eslabones en la carrera del músico. 

Charly Garcia

9 -  Influencia (2002) Una sorpresa dentro de la discografía de García para la época: un disco conciso, prolijo y potente que tomaba lo mejor del concepto "Say No More" sin descuidar al resultado final. Este álbum volvió a poner a Charly en el centro de la escena, seduciendo incluso a aquellos que le habían perdido el rastro en esos últimos años. "Tu vicio", "I'm not in love" e "Influencia" supieron ganarse su lugar dentro del cancionero de García y, así como tener una alta circulación en los medios.

Influencia, además, abre la puerta a algo que va a ser clave para pensar al músico en el siglo XXI: discos conceptuales, en donde una misma estética va a recorrer el material tanto en los planos sonoros, visuales y de marketing. Con un clima oscuro y elevado, García también se anima a reversionarse a sí mismo en canciones como "Encuentro con el diablo" y "Happy and real", agregándoles el toque "Say No More" que no habían tenido en su momento. Disco con el que muchos ingresaron a Charly, es el último punto alto de una etapa en el que ídolo popular coqueteó con la música, los excesos y la fama por partes iguales.

Charly Garcia

Random tiene una particularidad para celebrar: es el primer disco desde Clics Modernos y Piano Bar en el que todos los temas son de su autoría

10 -  Random (2017) En el primer disco tras 7 años de la salida de Kill Gil y su salida de rehabilitación, García aún sorprende con una calidad y una facilidad para generar climas en sus composiciones. A pesar de los impedimentos físicos que tiene su voz, este álbum no solo deja en claro que su genio sigue activo, sino que también se puede crear música de calidad con las tecnologías actuales sin descuidar a los instrumentos tradicionales. En esa combinación, García hace su propio juego, con sus propias reglas.

A su vez, Random tiene una particularidad para celebrar: es el primer disco desde Clics Modernos y Piano Bar en el que todos los temas son de su autoría, dejando atrás la etapa "Say No More" en el aspecto de acumulación de covers, aunque no así en lo que a sonido y estética se refiere. De este disco, que supo entremezclarse en los recitales de García sin desentonar, "La máquina de ser feliz", "Primavera" y "Lluvia" son una excelente oportunidad para abrirse paso en lo que el Charly García del siglo XXI todavía tiene para ofrecer.

Charly Garcia

Galería de imágenes

Gustavo Yuste

Gustavo Yuste

Periodista de Cultura

Comentarios

Música

Escuchá el hit de Cande Zamar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario