domingo, diciembre 8, 2019

CULTURA | 26-11-2019 10:31

Basado en hechos reales: el festival de la "no ficción"

Por Cecilia González*- Por qué ese género literario, que abarca desde la literatura al periodismo, crece cada día. Cómo será el festival en el CCK.

Cuentan que, en el principio, fue Rodolfo Walsh. “Hay un fusilado que vive”, escribió. Y bastó para hacernos entender que el periodismo también puede ser literatura. “Operación Masacre”, en Argentina, y “A sangre fría”, en Estados Unidos, se erigieron como piedras fundacionales de un género que, hoy, sigue enriqueciéndose.

La no ficción, es decir, las historias reales escritas con herramientas de la literatura, nunca ha perdido su auge en Argentina. Hay un público que la demanda, la disfruta. A diferencia de otros países, el mercado editorial la acepta y la promueve. Los autores jóvenes tienen las puertas abiertas.

Que lo digan, si no, Javier Sinay, que tenía 28 años cuando publicó “Sangre joven. Matar y morir antes de la adultez”, o Tamara Tenenbaum, que a sus 30 años agota ediciones de “El fin del amor. Querer y coger en el siglo XXI”, el cual será llevado al formato audiovisual con Lali Espósito como protagonista. “38 Estrellas”, la mayor fuga de una cárcel de mujeres de la historia que Josefina Licitra contó con su prosa exquisita, también está en proceso de saltar del libro a la pantalla.  

Sellos como Marea y Tusquets crearon con “Ficciones Reales” y “Mirada Crónica”, sus propias colecciones del género dirigidas por dos nombres ineludibles de la crónica latinoamericana: Cristian Alarcón y Leila Guerriero. 

A pesar de que la crisis económica hizo profunda mella en el mercado editorial y de que se frenaron o cancelaron proyectos previstos, este año se publicaron decenas de títulos con historias feministas, policiales, de viajes, políticas, biográficas, deportivas o históricas.  Leila Guerriero retrató a Bruno Guelber en “Opus” y Ricardo Ragendorfer a Patricia Bullrich en “Patricia, de la lucha armada a la seguridad”.

“Susan Sontag y el oficio de pensar”, fue el aporte de Verónica Abdala a la no ficción en versión e-book. Alejandro Wall pudo contar en “Ahora que somos felices” una historia íntima del Racing campeón. Con “River para Félix. Una historia de padres e hijos”, Andrés Burgo completará una trilogía de libros sobre el club millonario que incluye “Ser de River en las buenas y en las malas” y el exitoso “La final de nuestras vidas”.

En “Camino al Este”, Javier Sinay nos hizo recorrer 15 mil kilómetros en busca del amor, mientras que, en “Rebelión en la Corte”, Irina Hauser remató la historia de las intrigas palaciegas en el máximo órgano judicial que ya había comenzado con “Los Supremos”. Con una narrativa sobria, pero al mismo tiempo conmovedora, Felipe Celesia detalló en “La muerte es el olvido” el aporte del Equipo Argentino de Antropología Forense a la lucha por los derechos humanos. Gabriel Sued, con “Los secretos del Congreso”, y Andrés Fidanza, con “Durán Barba. El mago de la felicidad”, ayudaron a entender mejor la siempre intensa coyuntura política de este país.

“La revolución de las hijas”, de Luciana Peker, “Yo te creo, hermana”, de Mariana Carbajal, “Feminista en falta”, de Mercedes Funes y “Somos Belén”, de Ana Correa alimentaron este año la larga y rica saga de historias reales feministas que ya ameritan bateas propias en las librerías. La colombiana Margarita García Robayo diseccionó sin condescendencias temas como la pareja y la maternidad en “Primera Persona”.

En la recta final de 2019, celebramos la publicación de “Historia de una investigación. Operación Masacre de Rodolfo Walsh: una revolución de periodismo (y amor)”, que revela por primera vez los diarios escritos por Enriqueta Muñiz mientras colaboraba con el escritor. Pero no todo se trata de libros. Juan Manuel Mannarino publicó en la revista Gatopardo “El nieto perdido de la dictadura argentina”, la historia de Ignacio Montoya Carlotto que, por su construcción narrativa, inusuales matices y ausencia de clichés, quizá sea la crónica del año.  

Para celebrar la cantidad y calidad de la no ficción, el 28, 29 y 30 de noviembre se realizará en el Centro Cultural Kirchner, por tercer año consecutivo, el Festival Basado en Hechos Reales. Participarán más 60 autores nacionales e internacionales. Habrá talleres gratuitos, paneles, entrevistas públicas, asesorías de edición y una muestra sobre autores que nos engañaron a todos con historias falsas. Porque no debemos olvidar que el género debe cumplir una premisa básica: lo que se cuenta es cierto. Así ocurrió. Así fue dicho. Así lo vieron las y los autores. No se vale inventar. 

*Coorganizadora del Festival Basado en Hechos Reales. Autora de “Al gran pueblo argentino. Crónicas de una corresponsal mexicana” (Marea).

por Cecilia González

Galería de imágenes

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario