Saturday 18 de May, 2024

CULTURA | 05-02-2023 00:31

¿Vale la pena ver la muestra inmersiva "Frida Kahlo"?

Todos hablan de esta nueva experiencia audiovisual, después del éxito de Van Gogh y Banksy. En qué consiste la exhibición y las razones para verla (o no).

Transformadas en un género en sí mismo, las muestras audiovisuales inmersivas son tendencia en el mundo y Argentina no es la excepción en cuanto al entusiasmo que despiertan. Con un planteo sensorial, el público percibe las obras de reconocidos artistas modernos y contemporáneos amalgamadas, gracias a la tecnología, en una gran exhibición global del creador.

El año pasado, la muestra “Imagine Van Gogh” convocó a más de 150.000 visitantes. En todo el mundo, obtuvieron similares resultados puestas dedicadas a Klimt, Monet, Goya y Renoir. Estas experiencias son producto de la suma de varias tecnologías: mapping, realidad virtual, realidad aumentada y animación. La utilización de estos recursos, en estos espectáculos, apunta a reforzar el vínculo entre arte y entretenimiento.

Exposición Frida Kahlo

El impacto de estas experiencias en el espectador es tal, que muchos colectivos de artistas ya piensan sus exhibiciones en estos nuevos formatos. Y, aunque la inmersión tiene muchos detractores, también hay quienes defienden las posibilidades económicas que ofrece esta renovada forma de ver arte.

En principio, estas propuestas no requieren del espacio clásico del museo, porque se realizan en establecimientos para grandes eventos y espectáculos, con una superficie considerable. Por ejemplo, en Buenos Aires, el Centro de Convenciones y La Rural fueron los lugares elegidos de exhibición.

Frida íntima

“Vida y Obra de Frida Kahlo”, que desde el 20 de enero se desarrolla en el Centro Convenciones de Buenos Aires (Av. Figueroa Alcorta 2099), invita al visitante a redescubrir a la pintora mexicana a través de sus múltiples facetas: como mujer, creadora y como parte de la clima intelectual de la época. Para lograrlo, más de un centenar de obras plásticas, literarias y fotográficas recibieron forma animada, fusionando el arte y la narrativa.

Probablemente, el factor fundamental en el que se sostiene la idea de la muestra se encuentra en la escritura de Frida Kahlo. El diario íntimo, cuyos fragmentos pueden observarse en el recorrido, son el guión del derrotero visual de la muestra. Un viaje a la mente y el corazón de la artista y a los momentos más profundos e impactantes de su vida.

En la entrada a la exhibición, por ejemplo, se encuentra instalado un diván con un espejo inclinado en la parte superior. Este objeto era parte del método que utilizaba la artista para realizar sus famosos autorretratos cuando estaba inmovilizada. Una condición física que la acompañó a lo largo de su vida, a pesar de sucesivas operaciones quirúrgicas.

Exposición Frida Kahlo

“La exposición busca resaltar lo diferente, resaltar a Frida como escritora, pintora e intelectual de su época, personaje de vanguardia y mujer exitosa. Eso se logra a través de su diario, eje central en nuestra exposición porque la presenta de manera muy íntima e invita al visitante a ese universo particular. Nos permite entenderla mejor, desde una perspectiva emocional”, explica Carla Prat, Directora Artística del evento.

La exhibición llega a Argentina tras el éxito obtenido en España, donde la vieron más de 100.000 visitantes. Mediante el uso de la tecnología, se reúnen las principales obras de la artista, por lo que la muestra sirve también para conocer gran parte de su trabajo, hoy disperso en diferentes museos del mundo. El recorrido dura aproximadamente una hora.

La exposición también contiene imágenes fílmicas de archivo, fotografías familiares y fragmentos de sus textos. “La curaduría tiene un eje narrativo muy importante con una gran investigación de expertos detrás -explica Prat-. No sigue un relato lineal, ni una cronología histórica, sino un recorrido emocional, un criterio que ha guiado la selección de las obras. La música y las imágenes se han trabajado en paralelo, por eso la muestra es tan integrada y emotiva. Los audiovisuales buscan situar al visitante en el centro de su obra”.

El vínculo romántico con el muralista Diego Rivera y la camaradería con los artistas de su período es central en la exhibición. Esa relación pasional entre el pintor y Frida se desarrolla en una secuencia destacable de la muestra, a partir de las palabras escritas por la artista. “Frida no pintaba sus sueños sino su propia realidad”, concluye la curadora.

Pensada como una exposición para todo público, la experiencia inmersiva de Frida dibuja con trazos gruesos los nudos centrales de su obra y sus conflictos. Como paseo educativo e introducción a su universo, bien vale la pena sumergirse en la propuesta.

 

Datos útiles

La muestra se realiza en el Centro de Convenciones de Buenos Aires y la entrada para adultos cuesta $ 3.900. El recorrido dura alrededor de una hora.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Gustavo Winkler

Gustavo Winkler

Redactor.

Comentarios