ON DEMAND | 23-12-2019 16:06

Una historia sencilla

Lynch decide que este cuento, basado en una anécdota real, le sirve para ejercer con una ternura no demasiado visible en su obra y sin cinismo.

Un señor muy anciano quiere visitar por última vez a su hermano, que vive lejos. Toma un tractorcito que le sirve para cortar el pasto y sale a la ruta. Nada más (parece).

Lynch decide que este cuento, basado en una anécdota real, le sirve para ejercer con una ternura no demasiado visible en su obra y sin cinismo (pero sí con ironía) su mirada de extraterrestre sobre el paisaje de la América profunda. No sólo es una película lindísima de ver, sino que además, desde su forma de cuento infantil –de hecho es la única película de Lynch apta para todo público, y parte de la financiación fue de Disney– logra que el mundo más cotidiano se convierta a puro ejercicio cinematográfico en un lugar que queremos descubrir. Además del plácido recorrido, hay humor. Buen humor, podríamos decir, lejos de esa angustia a veces un poco artificial que destila el resto de la obra de este autor. Y, milagro, desde la primera toma es una película de David Lynch.

Calificación: ***** 


(EE.UU., 1999) Comedia. Dirección: David Lynch. Con Richard Farnsworth. Qubit.TV.

Galería de imágenes

En esta Nota

Leonardo D'Espósito

Leonardo D'Espósito

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario