Thursday 23 de May, 2024

ECONOMíA | 18-11-2023 09:57

Ante las críticas a la dolarización

El autor, el mayor influencer promercado de los Estados Unidos y profesor de la Universidad Johns Hopkins, enumera las respuestas a las objeciones principales a un eventual plan de dolarización de la economía en Argentina.

La inflación es el mayor problema de Argentina. Está causando inestabilidad y pobreza generalizada. Argentina está en recesión en un momento en que el resto del mundo está creciendo, incluyendo a la mayoría de sus principales socios comerciales. Según mi medición, la inflación ha alcanzado el 239 por ciento anual (hasta el 9 de noviembre de 2023). Los intentos de evitar que la tasa de cambio refleje completamente la magnitud de la inflación han distorsionado la escasez de bienes y la pérdida de producción. El peso argentino es tan poco confiable que los argentinos ya realizan transacciones en dólares estadounidenses cuando pueden.

Y, sin embargo, la idea de dolarizar completamente a Argentina y eliminar el peso ha recibido críticas enérgicas de numerosos economistas, políticos, expertos y otros observadores argentinos y de otros lugares. Están tan ideológicamente comprometidos con la banca central que no pueden ver que el BCRA es un desastre, sin perspectivas de reforma a corto plazo. Debido a que persisten muchas ideas erróneas sobre la dolarización, he recopilado las objeciones más comunes y sus refutaciones para una referencia conveniente en este breve documento.

 

Objeción 1. Argentina carece de suficientes dólares para dolarizar.

Respuesta: Incluso valorando los pesos a la tasa oficial irrealista, los argentinos poseen más del doble en moneda extranjera que en pesos. Argentina tiene más que suficientes dólares para dolarizar. La gente mantiene la mayoría de sus dólares fuera del sistema bancario porque teme legítimamente que el gobierno pueda confiscar dólares en el sistema bancario.

 

Objeción 2. La dolarización tendría que ocurrir a una tasa de cambio mucho más alta (más depreciada) que incluso la tasa actual del mercado paralelo.

Respuesta: Esta objeción es quizás el malentendido más común sobre la dolarización. Descansa en la suposición de que el Banco Central es el factor más importante en el mercado de compra y venta de pesos contra dólares. El balance completo del banco central es menor que la cantidad estimada de tenencias argentinas de moneda extranjera, sin mencionar los dólares que los inversionistas extranjeros podrían traer a Argentina. Si la dolarización ocurriera a una tasa determinada por el mercado hoy, la tasa de cambio probable estaría en algún lugar entre la artificialmente baja tasa oficial al por mayor de 350 pesos por dólar y la innecesariamente alta tasa del mercado paralelo de alrededor de 1000 pesos por dólar, que se mantiene alta debido a la ilegalidad de las transacciones.

 

Objeción 3. ¿Y qué pasa con las LELIQs, una bomba de tiempo en el balance del banco central?

Respuesta: La dolarización ofrece la mejor oportunidad para desactivar la bomba de tiempo. Sin ella, el problema de las LELIQs seguirá empeorando. El concepto subyacente de reestructurar las finanzas para aprovechar un clima de inversión más estable y favorable es familiar tanto en las finanzas privadas como en las gubernamentales. Después de la dolarización, las tasas de interés, incluidas las de las LELIQs, caerán sustancialmente.

 

Objeción 5. La dolarización no resolverá los problemas del sistema bancario, que es pequeño para el tamaño de la economía y no promueve el crecimiento económico en gran medida.

Respuesta: De hecho, el ejemplo de Ecuador sugiere que la dolarización irá lejos para convertir al sistema bancario en un agente de crecimiento. Cuando Ecuador se dolarizó en enero de 2000, el sistema bancario llevaba casi un año en crisis. Los depósitos estaban congelados. La confianza que generó la dolarización alentó a los ecuatorianos a depositar fondos en los bancos. El sistema bancario ilíquido recuperó liquidez. La dolarización permitió a los bancos otorgar préstamos por períodos mucho más largos y a tasas de interés nominales mucho más bajas de lo que habían podido hacer anteriormente.

 

Objeción 6. La dolarización implica condiciones previas que Argentina carece, especialmente en finanzas gubernamentales.

Respuesta: La experiencia de otros países dolarizados ha demostrado que la dolarización no requiere condiciones previas. Aparentemente, ningún país que haya querido dolarizarse ha sido incapaz de hacerlo porque carecía de suficiente moneda extranjera, un presupuesto equilibrado u otras características. Los críticos son engañados por una falsa analogía con la banca central. Bajo la banca central, es extremadamente importante que el presupuesto del gobierno esté equilibrado o cerca de estarlo. De lo contrario, el gobierno exigirá que el banco central cree dinero para financiar déficits, y el banco central no podrá negarse. Bajo la dolarización, no hay un banco central doméstico para financiar déficits. En consecuencia, la dolarización obliga al gobierno a hacer sus finanzas más sostenibles.

Objeción 7. La dolarización no resolverá el presupuesto del gobierno argentino. Lo importante es el presupuesto, no la moneda.

Respuesta: La dolarización impone lo que los economistas llaman una restricción presupuestaria estricta. El gobierno solo puede gastar tanto como recauda en ingresos más lo que los participantes en los mercados financieros estén dispuestos a prestarle. La banca central implica lo que los economistas llaman una restricción presupuestaria flexible. El gobierno puede gastar más de sus ingresos más sus préstamos en los mercados financieros porque el banco central puede financiarlo, posiblemente creando inflación para hacerlo. Al eliminar el banco central, la dolarización crea mucho más incentivo para solucionar el presupuesto de lo que sería el caso bajo la banca central.

 

El espacio de esta nota no me permite incluir mi respuesta a muchas otras objeciones sobre la posibilidad de la dolarización. Aquellos interesados pueden consultar el texto completo en https://www.dropbox.com/scl/fi/ksh8ly3psc4205ik0mrbf/Working-Paper-244-2.pdf?rlkey=qg5owcpgx5229no2tesarqu34&dl=0

También te puede interesar

por Steve Hanke

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios