Thursday 29 de February, 2024

ECONOMíA | 27-06-2023 06:01

El paso a paso fallido de la candidatura de Wado de Pedro

El ministro pasó de candidato presidencial a ser dado de baja en menos de un día. Trastienda y una rosca que data de principios del 2022.

20 de diciembre del 2022. Del renunciamiento de CFK pasaron 14 días. De que la Selección Argentina de fútbol salió campeona del Mundo, tan sólo dos. Ahora el avión que trae a Messi y al resto de los jugadores acaba de aterrizar en el país. Son las 2.56 de la mañana y Wado De Pedro se mueve rápido: ve venir al 10 y intenta salirle al paso, tirarle un abrazo, posar para la foto más buscada de aquellos días. Sin embargo, Claudio “Chiqui” Tapia es aún más vivo. Lo cruza y lo rodea con sus brazos, llevándose la marca. Es una anécdota pequeña, pero ilustra quién es el hombre que quiere pelear la interna contra Daniel Scioli: tiene hambre y se anima a hacer hasta un paso de más, aún cuando eso lo pueda dejar en offside.

De hecho, es en esa línea fina en la que se viene moviendo desde que, después de la derrota electoral del 2021, fue el primero en presentar su renuncia como ministro. Fue un mazazo al corazón y a la autoridad de Alberto Fernández, con quien la relación personal que habían logrado construir explotó por los aires. El Presidente ahora le guarda a “Wadito”, como lo llamaba antes con cariño, algo parecido al desprecio. En ese círculo albertista, de hecho, venían notando -y desconfiando- desde hace más de un año sobre las intenciones finales de su ministro.

Wado de Pedro

A Fernández y a los suyos les quedó guardada en la retina toda la larga serie de movimientos “presidencialistas” que hizo De Pedro en este tiempo. La gira con siete gobernadores a Israel en abril del 2022, el viaje con nueve mandatarios provinciales y el embajador norteamericano, Marc Stanley, a Estados Unidos en septiembre de ese año, el trabajo de hormiga que hizo yendo a visitar a intendentes de todo el país y manteniendo contactos y presencia en eventos del círculo rojo, y la lista podría seguir.

Así fueron los últimos años del ministro del Interior: una larga procesión de movimientos -que incluyeron fotos impensadas como la suya sonriendo junto a Jorge Rendo, accionista de Clarín, y Fernán Saguier, de La Nación- con los cuales buscaba instalarse como un “camporista moderado”, una opción potable llegado el caso de una emergencia, una alquimia que despertaba en los rivales internos una profunda tirria.

El plan W

Hasta último momento las candidaturas del kirchnerismo estuvieron en suspenso. No fue, como ocurrió otras veces en este espacio, un juego de misterio, sino que ni siquiera entre los popes lo tenían definido. De hecho, al momento del cierre de esta edición, todavía el massismo hacía mucha fuerza para lograr que fuera su líder el candidato “de la unidad”, y no otro. “¿Te pensás que Sergio hizo todo esto para quedarse viéndola de afuera?”, es una reflexión que se escuchaba por los pasillos del ministerio de Economía.

esteban lamothe wado de pedro

De Pedro, sin embargo, confió siempre en sus chances. Desde el último acto de CFK en la Plaza de Mayo empezó a moverse como si ya supiera que iba a ser el candidato designado, aún cuando eso estaba abierto al debate. Su cara empezó a aparecer en las calles de toda la Ciudad y el Conurbano con el lema de “Wado presidente”, la cuenta en redes sociales @la_remiseria, que maneja su equipo de prensa y que hace tiempo insiste en su postulación, empezó a redoblar la apuesta en sus posteos, y hasta él protagonizó un viaje al Tucumán de Manzur horas después de la victoria provincial en las elecciones.

En el “wadismo” entendían que la primaria les servía para, luego de una victoria no demasiado compleja frente a Daniel Scioli al cual subestimaban, “validar” a De Pedro como candidato. Pero el fantasma de otro presidenciable designado a dedo perseguía a todos en Unión por la Patria. En este sentido, la aparición de “Wado” era motivo de festejo en el búnker rival. Pero el festejo apenas duró 24hs. Sergio Massa y Juan Manuel Olmos negociaron la baja de Scioli, y con el aval de los gobernadores el ministro de Econonmía presionó a CFK para bajar a Wado. "No iba a tener la aprobación del presidente", justificó Cristina para explicar el cambio de rumbo.

Sergio Massa junto a Maximo Kirchner y Wado de Pedro

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios