Sunday 19 de May, 2024

ECONOMíA | 16-03-2024 08:49

La búsqueda del dólar perdido

La buena cosecha y la caída de la actividad económica facilita que se pueda conseguir este año un superávit comercial cercano al récord.

Las exportaciones de 2024 no serán tan altas como se había previsto para el caso de lograr una cosecha récord. Pero, aun así, llegarán a niveles muy superiores a las de 2023 y a una cifra que equivale al tercer mejor resultado nominal en dólares estadounidenses corrientes de la historia.

Cuesta arriba. Hay razones abundantes para abandonar ya las aspiraciones de una cosecha que genere récord histórico de ingreso de dólares comerciales.

Especialmente se destacan tres:

1.las condiciones climáticas (no regularización total del régimen de lluvias y focos de calor excesivo) que han hecho que la cosecha (de la que depende directa o indirectamente el 65% de las exportaciones de bienes) no llegue a cifras tan ambiciosas como se esperaba;

2.los precios internacionales que son en 2024 (como podía preverse) más bajos que en el mejor de los últimos años (2022)

3.la transición de régimen económico en implementación desde la administración gubernamental asumida el 10 de diciembre de 2023 que afecta aún ciertas decisiones empresariales (productivas y comerciales).

La proyección. Pero, aun así, las cifras esperables ubicarían a las exportaciones en el “top 3” de resultados históricos (en dólares corrientes).

Quienes participan del REM elaborado por el Banco Central (febrero 2024) han hecho que las previsiones del BCRA en materia de exportaciones de bienes para 2023 sean de US$82.875 millones. En una línea similar, los cálculos propios de quien elabora este informe (basados en datos varios, desde productivos hasta comerciales -locales e internacionales-) llevan a la previsión de exportaciones en 2024 (si se mantienen las condiciones actuales, tanto en el nivel argentino como en el internacional) en una cifra de alrededor de US$83.610 millones (cerca del dato provisto por el REM).

Ahora bien: a la vez, las importaciones de bienes para 2024 previstas en el REM suman US$66.912 millones. Y los cálculos estimativos de quien elabora este informe las prevén en una cifra de US$66.940 millones (también muy cerca del dato previsto por el BCRA).

Esos datos permiten calcular (como se anticipa más abajo) un holgado superávit comercial para 2024.

El contexto. En 2024 el gobierno ha anunciado la eliminación de restricciones administrativas para el comercio exterior (cupos, prohibiciones parciales, retrasos por administración de comercio), aunque hasta la fecha se mantienen aún algunos limitantes cuantitativos para compras y ventas externas (elevados aranceles -jurisdicción del Mercosur-, impuesto PAIS, tasas por prestaciones exigidas para el comercio, tipo de cambio oficial con brecha cambiaria, impuestos a la exportaciones -retenciones-).

En este marco, por razones endógenas (especialmente por la mejora en la cosecha en relación a 2023 -aunque quedando debajo de la de 2022- y por algunos avances en el sistema de producción y transporte de energía-) y por otras exógenas (la demanda en los principales mercados, aun con los efectos desaceleradores de las políticas antinflacionarias en relevantes mercados mundiales; los efectos de la geopolítica que impacta en diversos flujos de negocios; y las consecuencias de algunos rendimientos económicos en ciertos mercados por debajo de lo esperable si viviéramos circunstancias normales - como China o la UE-); las exportaciones argentinas crecerán (se recuperarán) sustancialmente en relación al pésimo dato de 2023 (la Argentina tuvo en 2023 la menor participación histórica en el comercio internacional planetario).

El resultado esperable de exportaciones medidas en dólares corrientes para 2024 es el tercero mayor en la historia (luego de los anteriores récords nominales de 2022 y 2011).

Mientras tanto, las importaciones estarán afectadas por dos fuerzas encontradas. Por un lado, podrían liberarse por la eliminación de los límites administrativos (SIRAs) y luego porque está en marcha la normalización paulatina de los plazos de pagos. Pero, por otro lado, estarán sometidas a una dura recesión que reduce la demanda local (las importaciones de bienes esperables en 2024 serian 9,18% menores que las de 2023 y 17,9% menores a las de 2022). Ello permite augurar un generoso superávit comercial en 2024.

El balance comercial. En este marco y ante las recurrentes necesidades de dólares para la economía argentina (dólares que preeminentemente surgen de la balanza comercial y que permiten financiar no solo las importaciones de bienes sino también el déficit en la balanza de servicios, la acumulación de reservas internacionales, los pagos al exterior por obligaciones financieras -privadas o gubernamentales- y eventualmente algunos otros desembolsos como el envío de utilidades al exterior por parte de empresas internacionales o la formación de activos por parte de particulares, familias o empresas); es relevante prever a cuánto llegaría el resultado de la balanza comercial si se cumplen las previsiones.

Si el resultado es el que puede estimarse en base a los pronósticos del BCRA, la balanza comercial de bienes arrojaría en 2024 un superávit de US$15.963 millones. Mientras, según los cálculos propios de quien elabora este trabajo, el superávit comercial de la balanza de bienes de 2024 llegaría a US$16.670 millones. La diferencia entre las dos estimaciones es mínima.

Si la cifra estimada se confirmara, aún con exportaciones de bienes menores a las originalmente previstas por muchos (aunque quien elabora este informe previó ya en una publicación periodística efectuada noviembre de 2023 una cifra por exportaciones similar a la que está anticipándose mayoritariamente ahora -y siempre consideró que los pronósticos de exportaciones récord eran demasiado optimistas-), y dado que las importaciones estarán en niveles bajísimos (tanto por la recesión como por los efectos de la transición -esto es: no solución inmediata de diversos obstáculos- hacia la normalización del comercio exterior); puede anticiparse que en 2024 Argentina tendrá el mayor superávit comercial nominal medido en dólares estadounidenses corrientes de la historia US$16.670 millones. Efectivamente, solo como efecto de la salida de la convertibilidad, en 2002 y 2003 Argentina tuvo (como resultado de la balanza comercial de bienes y midiéndolo en dólares corrientes) un superávit mayor a US$16.000 millones de dólares. Si se cumple lo previsto en el REM estaremos -cerca- ante el cuarto mayor de la historia (luego de los particulares años de 2022, 2003 -post convertibilidad- y 2009 -crisis financiera internacional-).

Este análisis se basa en dólares corrientes y no está computando la depreciación del dólar en el mundo en los últimos 30 años, así como no pondera la relación entre el saldo comercial y el PBI. El resultado de 2024 estaría un poco encima del 3% del PBI, una cifra de difícil valoración en Argentina porque usualmente el PBI argentino estuvo sobrevaluado por ser calculado al tipo de cambio oficial (muchas veces retrasado artificialmente). Un futuro posible para un presente difícil.

*Marcelo Elizondo es Director General de la Consultora DNI, presidente de la Internacional Chambero f Commerce (ICC) en Argentina y director del Comité de Economía Internacional en el CARI.

También te puede interesar

por Marcelo Elizondo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios