ECONOMíA | 13-07-2020 20:06

La unidad antilavado controlará a los que compren criptomonedas

La UIF teme que se adquieran activos virtuales para sortear su vigilancia. Comenzó a recabar información sobre los actores del mercado.

La operatoria con activos virtuales, comúnmente llamados “criptomonedas”, viene siendo objeto de especial seguimiento por parte de la Unidad de Información Financiera (UIF), que preside Carlos Cruz. El organismo argumenta que se basa en los lineamientos de la actual política económica y en las recomendaciones internacionales del Grupo de Acción FInanciera Internacional (GAFI) y el Grupo Egmont, que nuclea a entes internacionales de inteligencia financiera, y se origina en el crecimiento continuo del mercado de monedas virtuales a nivel mundial, en parte derivado de la situación extraordinaria generada por la pandemia del Covid-19 y ante la posibilidad de que estas operaciones constituyan, en realidad, maniobras de lavado de activos y financiación del terrorismo.

El notable incremento de este tipo de operaciones llevó a que la UIF desarrollara una serie de acciones. El organismo antilavado advirtió ya en mayo pasado que las maniobras con criptomonedas podrían estar siendo efectuadas por personas que pretendan soslayar los estándares internacionales y evitar el sistema preventivo de lavado de activos. En este sentido, exhortó a los sujetos obligados a dar información a que establecieran un seguimiento reforzado de esas operaciones a la vez que comenzó a recabar información de los principales agentes involucrados en el mercado de criptoactivos, con el fin de identificar a los principales actores y el volumen de las transacciones realizadas.

Las últimas recomendaciones y actividades impulsadas por el GAFI y el Grupo Egmont apunta precisamente a que todas las UIF del mundo cuenten con herramientas que les permitan enfrentar los desafíos que presentan las operaciones con activos virtuales en la economía digital y las posibles respuestas legales que cada país pueda implementar. De esta manera, el organismo argentino considera necesario contar con un marco regulatorio actualizado, la incorporación de sujetos obligados del sector, que deberán estar bajo la correspondiente supervisión y control por parte de las autoridades; la identificación de tipologías y la detección de patrones de comportamiento. A su vez, pretende enmarcarlo en mecanismos de cooperación a nivel nacional e internacional entre todas las unidades antilavado del mundo, de modo de permitir un intercambio de información rápida y coordinada, a los fines de evitar el riesgo de que operaciones delictivas devengan una amenaza para la estabilidad del sistema financiero argentino y la economía mundial.

por R. N.

Galería de imágenes

Comentarios