Viernes 23 de abril, 2021

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 02-03-2021 17:10

Dr. Daniel Badoza: como lograr libertad visual en tiempos de pandemia

Hoy conversamos con el Director Médico del Instituto de la Visión y Ex-Presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía Refractiva, Córnea y Catarata. ¡No te lo pierdas!

Quienes dependen de anteojos o lentes de contacto conocen las incomodidades que deben tolerar para ver bien. La pandemia las ha aumentado, debido a que los anteojos se empañan con el tapaboca y las lentes de contacto se desaconsejan porque aumentan los riesgos de tocarse la cara.

Afortunadamente, hay distintas cirugías para generar libertad visual. Se indican en forma personalizada, de acuerdo al tipo de alteración visual y a la acomodación, que es un mecanismo para enfocar de cerca que usa el cristalino, una lente interna del ojo que deja de funcionar bien desde los 40 años, comenzando la presbicia.

¿A qué edad se pueden realizar las operaciones?

 Los ojos se operan cuando el defecto visual es estable. La miopía casi siempre se puede operar a partir de los 24 años, aunque hay astigmatismos que pueden operarse a los 18. Como los ojos a esa edad tienen acomodación perfecta, con sólo mejorar la visión de lejos se logra la independencia visual completa.

La hipermetropía suele compensarse con la acomodación, por lo que la cirugía se indica entre los 40 y 50 años para que la libertad visual obtenida sea durable.

¿Cuáles son las tecnologías utilizadas para lograr independencia visual?

Utilizamos el láser, que a través de una microablación poco invasiva, moldea la córnea (la capa transparente más superficial del ojo). Hay casos donde implantamos lentes adentro del ojo. Las lentes intraoculares pueden ser fáquicas, que ubicamos por delante del cristalino sin disolver nada en el ojo, o pseudofáquicas, que implantamos reemplazando el cristalino, que lo disolvemos en la operación mediante la técnica llamada facoemulsificación.

¿Cuál es la técnica ideal para cada paciente?

 En pacientes jóvenes con miopías bajas, el láser es ideal. Pero sólo corrige la visión lejana sin lograr muy buena visión de cerca, por lo que cuando el  paciente tiene más de 40 años suele depender de anteojos para leer.

En pacientes jóvenes con miopías altas (donde la ablación que hace el láser podría dañar la córnea), o con edad de presbicia, preferimos la lente fáquica, que no afecta la córnea ni trae sequedad ocular. Con su versión de foco extendido pueden corregir también la presbicia, y es efectiva mientras el paciente tenga transparente el cristalino.

Cuando el defecto supera lo que la lente fáquica puede corregir, o el cristalino tiene catarata (una opacidad que suele aparecer pasados los 60 años) se implanta la lente pseudofáquica. Con la versión multifocal los pacientes ven sin anteojos en todas las distancias, generalmente de por vida. Es la opción más utilizada en los hipermétropes, pero en los miopes jóvenes la facoemulsificación aumenta sus riesgos en la retina.

¿Cómo es el proceso de la cirugía de la vista?

Todo comienza con una evaluación completa de los ojos, donde decidimos la técnica ideal para el paciente. Las distintas cirugías rara vez superan los 15 minutos. La anestesia es con gotas. El paciente no se interna y vuelve a sus actividades habituales en pocos días.

¿Quiénes no son casos ideales para la operación?

Es muy difícil que un paciente no pueda operarse la vista. Sólo postergamos la operación en los pacientes jóvenes con miopías extremas que no llegan a corregirse con lentes fáquicas y tienen cristalino transparente, o con hipermetropía que aún no dependen mucho de los anteojos de lejos.

Datos de contacto: Marcelo T. de Alvear 2261, Ciudad Autónoma de Buenos Aires  - 011 6091-2900 - FB/IG: @lamejorvision - www.lamejorvision.com

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios