Jueves 21 de enero, 2021

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 29-11-2020 16:58

Jorgensen Building: la empresa de construcción líder en Steel Frame Premium

¡Conoce más ingresando en la nota!

Desde la constructora se han convertido en líderes del mercado de Steel Frame en Argentina, ofreciendo a sus clientes un servicio único. Hoy conversamos con Mikos Jorgensen, presidente de la empresa quien nos brinda información valiosa sobre esta nueva forma de construcción.

Mikos, ¿de qué se trata la nueva forma de construir en seco?

Es un sistema constructivo que se está consolidando cada vez más en la Argentina y año a año crece la aceptación del público. Tiene grandes diferencias técnicas con respecto a la construcción húmeda. Se trata del sistema constructivo que se utiliza en el mundo, y que llegó a nuestro país hace unos 10 años, y en los últimos tres está teniendo un gran auge. Son sistemas constructivos que no tienen restricciones a la hora de diseñar los proyectos debido a su gran versatilidad.

¿Cuáles son sus ventajas y diferencias con el método tradicional?

Como todo sistema constructivo se puede hacer de manera standard y de manera Premium. Nosotros solo hacemos Steel Frame de manera Premium, con las mejores técnicas y tecnología disponibles. Siempre estamos innovando para estar a la vanguardia con el mercado internacional. La única desventaja que tiene se podría decir que es lo cultural, el argentino recién está comenzando a confiar en esta nueva forma de construcción más moderna y que en definitiva es hacia dónde va el futuro.

El sistema de alta prestación que nosotros utilizamos es ventajoso en todos los puntos de comparación que se puedan analizar respecto del steel frame standard y la construcción tradicional. A nivel acústico, humedades, aislación térmica, rajaduras, terminaciones, a nivel práctico a la hora de resolver cualquier vicio oculto. En este sistema no existen tragedias constructivas, todo se resuelve de manera rápido y menos costosa.

¿Cómo son los tiempos de construcción? ¿es más costoso?

Nosotros estamos un poco más caros que la construcción tradicional en cuanto a lo que es el cascarón de la casa, pero los beneficios que deja el sistema son tan abismales que la gente que se interioriza en el tema no duda en optar por él.

Hoy estamos teniendo una excelente respuesta del público que valora todos esos beneficios de diseño, calidad, durabilidad, aislación, costos de mantenimiento, etc., y se inclina por este sistema. No olvidemos que los costos de mantenimiento de una casa en cuanto al consumo de energía (gas y electricidad) no son los mismos de hace 20 años atrás. Hoy estas facturas pesan mucho en el presupuesto de una familia, y una casa que logre bajar hasta un 60% este consumo por su capacidad de aislación térmica es la mejor alternativa.

¿La vida útil de la casa es menor a la que fue construida con el sistema tradicional? ¿Requiere más mantenimiento?

Respecto a la durabilidad, al menos en nuestra manera de construir, la idea es que la casa valga cada vez más con los años, y no al revés. La diferencia real en cuanto a la durabilidad de una casa no pasa tanto por el sistema, si es seco o húmedo, sino por la calidad en la que fue construida. Todo el tiempo veo casas construidas de manera tradicional que a los dos años están llenas de humedades y grietas, y esas casas no las quiere nadie.

Podríamos decir que objetivamente no existe diferencia con el sistema tradicional en este sentido, el acero que es el corazón de nuestro sistema de construcción dura 650 años, y el resto de los materiales seguramente también resistan a bisnietos y tataranietos para que disfruten de la casa.

¿De dónde viene esta tendencia, y en nuestro país, dónde se está viendo más su aplicación, en qué tipo de proyecto?

La tendencia surge en Estados Unidos, y luego se extendió a Europa, Japón y en Dubai, donde sus construcciones son casi en su totalidad de acero y vidrio. En la actualidad, está desembarcando con fuerza en Latinoamérica, y puntualmente en Argentina. El producto se está insertando cada vez más en el mercado porque está demostrando que la construcción tradicional ya no es más la joya de la corona, ya no es más garantía de calidad.

Los materiales han evolucionado y el cambio le ha llegado a la forma en la que construimos nuestras casas. En nuestro país los que más se están inclinando por el cambio son los habitantes de barrios cerrados, puntualmente existe un barrio, Puertos, que está marcando el paso de este cambio de paradigma.

El futuro ya llegó, depende de nosotros si queremos subirnos o no. Pero recordemos que una casa no es un auto que lo cambiamos cada cinco años, la elección de una casa hoy repercutirá durante toda una vida.

¿Con todas las ventajas que conlleva porqué considera que aún no se masificó su uso?

Son los tiempos propios y naturales de los cambios de paradigma. Es una cuestión cultural. La gente entiende las ventajas pero le cuesta decidirse al cambio. Lo importante es ver la curva, desde su llegada al país, hace unos 10 años, que la demanda supera siempre al año anterior y se duplican los metros cuadrados construidos. Creo que en 5 años se dará el punto de inflexión y este nuevo sistema constructivo terminará de consolidarse como la mejor forma de construir nuestras casas.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios