Monday 15 de July, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 25-09-2023 06:30

La importancia de la movilidad para minimizar las caídas en Personas Mayores - PNT

.

Las caídas son sucesos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en el suelo o en otra superficie firme que lo detenga. En 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró que las caídas de personas mayores son las que se presentan con mayor frecuencia, y aproximadamente se dan 684.000 caídas mortales.

Uno de los modos de intervención para la prevención de las mismas, son los programas de movilidad general para personas mayores como yoga, aquagym, gimnasia terapéutica, caminatas, baile, zumba, gimnasia, tai chi, entre otras;  donde no solo se consiguen mantener y/o mejorar las cualidades físicas, sino que contribuyen a retrasar deficiencias motrices y reforzar la capacidad funcional; favorece también a la integración del esquema corporal y autoconocimiento del cuerpo, evitando a su vez el riesgo de caídas. Al mismo tiempo que tienen efectos sobre los sentimientos subjetivos de bienestar del practicante de los mismos, se mejoran las habilidades de autocuidado, consiguiendo un incremento de la autonomía y de la calidad de vida durante un período más largo de tiempo.

Por otra parte, los trastornos en la marcha y las caídas ocupan un gran número de casos en las personas mayores. Las caídas de repetición constituyen una situación de riesgo elevado de morbi-mortalidad y dependencia de los adultos mayores y representan un importante problema para la salud pública debido a sus múltiples consecuencias. La repercusión de la caída es significativa ya que deja diversos tipos de secuelas físicas como: fracturas, esguinces, contusiones, traumatismos craneoencefálicos, reducción de la movilidad con la consecuente dependencia en actividades de la vida diaria, la necesidad de utilización de ayudas técnicas para caminar, hasta la necesidad de institucionalización por la pérdida de autonomía. Al mismo tiempo, éstos sucesos conllevan el síndrome Post-caída cuya características son secuelas psicológicas como pérdida de confianza, seguridad, ansiedad, el temor a reincidir, la inseguridad en la realización de actividades cotidianas, dando lugar a estados depresivos y al aislamiento. Esto a su vez puede generar consecuencias sociales como la sobreprotección familiar y la dependencia creando un círculo vicioso difícil de obturar si no es intervenido a tiempo.

Es esencial reforzar la función músculo esquelética, la integración de los sistemas visual y motriz, la intervención sobre posturas adecuadas que integren sistemas de mantenimiento del equilibrio y/o reacciones de defensa, trabajar la estabilidad postural y la rapidez de reacción por medio de actividades bípedas, sedentes y por movimientos de trasladados; aumentar la reactividad y la corrección del desplazamiento inesperado; y conocer las propias capacidades y limitaciones actuales, así como las situaciones que impliquen riesgo de caída, tanto por ser factores de riesgo intrínsecos como extrínsecos. Estos últimos asociados a desniveles, pisos resbaladizos, utilización de alfombras sin agarre, escaleras y desorden de objetos que pueden generar caídas en el hogar. 

Intersaberes, Grupo Profesional Educativo: Lic. Del Rosso Julieta; Lic. Elissalt, Lucia; Lic. Ferreyra Luisina; Lic. Marchini Amalia; Lic. Torres Marilda.

 

 

 

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios