EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 11-09-2023 19:31

Lecciones de Inversión de la Jardinería

.

Cinco minutos con el torno en el dentista son una eternidad pero las vacaciones siempre quedan cortas. Cuánto más pendiente estás del paso del tiempo, más lenta la cosa. Esto también aplica a la hora de invertir y es una barrera que muchos no consiguen superar.

Hablar de inversiones a largo plazo puede que te haga pensar en un tren de carga de 500 vagones que vas a tener que ver pasar, una espera infinita. Pero no es así, el largo plazo viene en cuotas (es mañana y el mañana después de ese) y si pestañas se escapa. Muchos sólo lo reconocen cuando cumplen 10 o 20 años de egresados del colegio. El tiempo se invierte o se pierde, en finanzas no hay compás de espera.

Por otro lado, el largo plazo tampoco es un objetivo en sí mismo, a nadie la van a dar una medalla por "elegir" postergar una recompensa. Es más bien el camino a un objetivo que sería muy difícil alcanzar de otra manera.

Hagamos jardinería. Cada vez que pienso en sentarme a la sombra de un árbol, recuerdo los paraísos de la quinta de mi tía. Cuando los plantó, no se sentó a esperar que hagan erupción los árboles, siguió con sus otros proyectos porque entendía que para llegar al resultado que buscaba (disfrutar la sombra) había un proceso de desarrollo que tenía que respetar. Mi tía accionó por su objetivo a largo plazo y siguió con el foco en lo más inmediato (no en la espera); esa es la receta.

Vos también tenés objetivos a largo plazo, el problema es que los de corto suelen monopolizar tu atención. Si te pregunto qué auto te comprarías, me podes decir marca, modelo y color, lo ves en HD. Pero si te pregunto a qué te dedicarías si no tuvieras que preocuparte por el dinero, seguramente me regales una gran pausa. Cómo te relaciones con tu trabajo (idealmente que no lo padezcas) tiene un impacto mucho mayor en tu calidad de vida que el auto que manejes. Entonces ¿por qué no accionas sobre algo tan crítico? Probablemente porque esa foto no viene en HD y la recompensa no es a corto plazo.

Alcanzar la libertad financiera para elegir en qué invertir tu tiempo profesional es algo que no sucede de la noche a la mañana, lleva años. Por eso el largo plazo es el horizonte de planificación por excelencia para tus objetivos más significativos, es un maridaje por necesidad. Desconocer esta relación te puede llevar a ponerte metas irreales (duplicar tu capital en meses por ejemplo) o a buscar atajos que no son más que caminos sin salida (Hope Funds, Generación Zoe, flores de la abundancia, etc.).

El secreto del largo plazo es que es el hábitat natural del interés compuesto, el mejor amigo del inversor según Warren Buffet. ¿Cómo no va a serlo si trabaja para nosotros? El interés compuesto es el dinero generando dinero; vos lo generas con tu trabajo, el interés compuesto lo genera con tus inversiones. Lo único que te pide a cambio es la disciplina para no interrumpirlo.

Ahora, si la disciplina fuese algo sencillo de sostener, los gimnasios estarían llenos todo el año y las dietas durarían meses en lugar de semanas. Justamente por eso hay herramientas de inversión pensadas para ayudarte a mantener la constancia y capitalizar la inercia constructiva del interés compuesto.

Hoy mismo podes empezar a trabajar para alcanzar tus objetivos más significativos, los de largo plazo. Te puedo ayudar.

Siempre estoy disponible a través de Instagram (@nr.asesorfinanciero), LinkedIn (Nicolás Rampinini) o en mi página web (nrampinini.com).

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios