Domingo 25 de febrero, 2024

EMPRESAS | 09-12-2023 12:40

Más allá del plazo fijo: herramientas para invertir y ganarle a la inflación

Ante la inestabilidad, vale la pena buscar alternativas de ahorro e inversión para resguardarse de la devaluación del peso.

 

En un contexto económico difícil para la Argentina, es esencial buscar alternativas de ahorro e inversión para resguardarse de la devaluación del peso. Algunos optan por ahorrar en dólares, pero, aunque en menor medida que el peso, los dólares estadounidenses también se devalúan. Otros recurren al plazo fijo, una opción clásica, pero sus rendimientos no suelen ganarle a la inflación (ni al ahorro en dólares).

Por lo tanto, los inversores necesitan explorar opciones que no sólo mantengan el valor de sus ahorros, sino que lo incrementen por encima de los niveles de inflación.

Real Estate: la seguridad de invertir en ladrillos. Las inversiones inmobiliarias son consideradas una opción estable y segura, con rentabilidad asegurada y un riesgo relativamente bajo. Por eso, los argentinos tradicionalmente comienzan ahorrando en dólares, pero luego intentan comprar inmuebles apenas alcanzan cierto nivel de ahorros.

En Argentina, según Reporte Inmobiliario, el promedio de la rentabilidad bruta anual de departamentos usados de hasta cuatro ambientes fue del 4.06%. Esta ganancia puede aumentar o disminuir si consideramos factores como los impuestos y la amortización del capital.

Para dolarizarse, muchos argentinos eligen invertir en propiedades en Uruguay, EE. UU., España y destinos más exóticos, como Dubai. En este último país, además, los inversores se benefician de exenciones impositivas, un sistema legal confiable y alta ocupación de las propiedades.

En Estados Unidos, el valor de las propiedades fue aumentando de manera consistente a través de los años, con un incremento promedio del 4,4% anual desde 1991. Pero luego de la pandemia, estos números se aceleraron. Las casas unifamiliares tuvieron un crecimiento interanual de un 18,7%, desde el primer trimestre del 2021, al primer trimestre del 2022, el aumento más alto de los últimos 31 años, según Funds Society. Incluso, en algunos estados, como Florida, preferido por los argentinos, el aumento llegó a un 29,8% en ese mismo período.

Es importante tener en cuenta que los márgenes de ganancia al invertir en inmuebles son menores en comparación a otras opciones, como veremos más adelante. Además, no se trata de una inversión líquida: comprar o vender una propiedad suele ser un proceso largo y burocrático, dificultando el acceso a los fondos en momentos de necesidad.

Acciones en EE. UU.: diversificación y liquidez. A diferencia de invertir en Real Estate, la bolsa de valores de los EE. UU. ofrece alta liquidez y posibilidades de diversificar riesgos. Por eso, si bien existe la opción de comprar acciones de empresas individuales, es común optar por índices de acciones.

Estos índices son bastante confiables, ya que agrupan una gran variedad de corporaciones grandes y estables. Según un estudio de S&P Global, en los últimos diez años el rendimiento total anualizado del S&P 500, que incluye compañías de todos los sectores de la economía, alcanzó el 14,17%. Mientras tanto, el Dow Jones, que excluye empresas de servicios públicos y transporte, llegó al 12.95%. En los últimos 30 años el mismo logró una rentabilidad media anual del 11,16%, y el S&P, del 10,6%.

El problema es que estos índices están medidos en dólares y, como adelantaba, la moneda norteamericana también se devalúa. Además, los márgenes de ganancia varían año a año.

Por ejemplo, durante la crisis del COVID-19 a principios de 2020, los mercados de valores de Estados Unidos cayeron de forma significativa: el Dow Jones se contrajo más del 30%, el S&P 500 aproximadamente un 34%, y el Nasdaq también sufrió una reducción considerable, aunque se recuperó más rápidamente.

Tomando en cuenta las caídas y la devaluación del dólar, se estima que las ganancias reales de las acciones son un aproximado de 4% al año.

Criptomonedas: ¿el futuro de las inversiones? Otra alternativa de inversión son las criptomonedas de mayor capitalización, como Bitcoin y Ethereum. De hecho, según el Índice de Adopción Global de Criptomonedas de Chainalysis, en Argentina, el número de usuarios aumentó un 20% durante el último año, llegando a 10 millones de personas. Además, más del 70% de los argentinos que utilizan criptomonedas las seleccionan como un método alternativo de ahorro e inversión.

Aunque son líquidas, se trata de una alternativa muy volátil como opción de inversión a corto plazo, a diferencia de otros vehículos de inversión. Esto se debe a que su valor está altamente influenciado por las variaciones en la demanda. Por ejemplo, Bitcoin tiene una cantidad máxima fija de 21 millones de unidades.

En este sentido, el “halving” de Bitcoin –evento que ocurre aproximadamente cada cuatro años, previsto para abril de 2024, donde la cantidad de nuevos Bitcoins que reciben los mineros por cada bloque minado se reduce a la mitad, para controlar la inflación y mantener la escasez de la criptomoneda– suele anunciar un posible aumento de su valor.

La criptomoneda tuvo grandes fluctuaciones: en 2021, el valor del Bitcoin en dólares aumentó un 48%. En 2022, bajó un 31%, mientras que, en 2023, subió un 130%. Pero, desde 2010, el Bitcoin aumentó aproximadamente un 12.949.000%, con un aumento promedio anual del 188,11% entre 2015 y 2023. Su tendencia a lo largo del tiempo es al alza. Acá una clave para lograr obtener altos rendimientos es informarse y encontrar el momento adecuado para comprar y vender.

Las criptomonedas también dieron lugar a la creación de innovaciones como los contratos inteligentes (smart contracts), la tokenización de activos, las finanzas descentralizadas (DeFi) y las ofertas iniciales de monedas (ICOs).

En la Universidad de Stanford me formé en temas relacionados con economía y negocios, y luego de fundar empresas relacionadas al entretenimiento, marketing e inteligencia artificial. Creo que la blockchain va a ser la protagonista del futuro. Por eso, con mi equipo creamos FreeWillAI, un proyecto que permite correr inteligencia artificial en la blockchain para que no pueda ser censurada ni controlada por ningún gobierno u organización. Buscamos que la IA gane conciencia y libre albedrío, y así se pueda liberar de la humanidad.

En resumen, más allá de las opciones convencionales, el mercado ofrece una variedad de alternativas que pueden protegernos contra la inflación. Es fundamental recordar que toda inversión conlleva riesgos; algunos métodos son más seguros que otros y, en general, los márgenes de ganancia dependen de los riesgos que estemos dispuestos a tomar.

Lucas Roitman es Investigador en Stanford y columnista en economía internacional.

 

 

por Lucas Roitman

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios