Viernes 23 de febrero, 2024

EMPRESAS | 07-12-2023 12:22

¡No desperdicies tu aguinaldo!

Qué hacer con el diner que dos veces al año tenés la oportunidad de recibir para que no se convierta en un dolor de cabeza.

Dos veces al año tenés la oportunidad de contar con un dinero extra, que puede ser una ayuda o un dolor de cabeza. Hay quienes lo gastan incluso antes de recibirlo, y quienes buscan hacer una diferencia para ver el beneficio de recibir ese plus en su cuenta.

¿Recordás qué hiciste con tu primer aguinaldo? ¿Y con el de junio de este año? ¿Fue algo realmente importante o ese dinero se diluyó en tu cuenta y no supiste en qué se te fue? Así es como podés ver qué lugar le diste a ese dinero extra y si querés seguir de esa forma o vas a aprender opciones mucho más beneficiosas para tu economía.

En este caso hablamos del aguinaldo, pero también aplica para un bono que te pagan en el trabajo una vez al año, para un ingreso temporal e incluso para una devolución de dinero. Cualquier suma que llega aparte de los ingresos normales del mes puede ser tanto una ayuda como un desperdicio de dinero. Depende de vos y de las decisiones que tomes en los próximos días.

¿Cómo evitar desperdiciar ese dinero y que no se “pierda” en el uso diario?

Lo primero es darle un destino. De lo contrario es muy probable que lo gastes sin prestar mucha atención, y unos días después digas “¿en qué se me fue el aguinaldo?” Si te pasó alguna vez sabés cómo es esa sensación de haber desperdiciado una buena oportunidad. Para que no te vuelva a pasar, te dejo algunas ideas:

  1. Usarlo para saldar una o varias deudas. Tarjetas de crédito, dinero que te prestaron, cancelar un préstamo. Algo que te permita dejar de pagar intereses todos los meses y a la vez te ayude a eliminar uno o varios gastos de tu presupuesto de ahora en adelante.
  2. Si no tenés deudas lo ideal es invertir ese dinero. En un Fondo Común de Inversión, por ejemplo, o en otras opciones como bonos o acciones.
  3. Pagar los regalos de Navidad y los gastos de las Fiestas. De esta forma no sumás al resumen de tu tarjeta de crédito de enero. Eso te va a dar la tranquilidad de empezar el próximo año con más orden.
  4. ¿Querés hacer mejoras en tu casa, pintar o arreglarle algo al auto? Aprovechá esta inyección de dinero para comprar los materiales, o para pagar la mano de obra.
  5. También es una buena oportunidad para renovar sábanas y toallas, cortinas o cualquier otro elemento de tu casa que siempre dejás para “cuando tengas la plata”. Ahora la tenés, ¡aprovechala!

Por supuesto comprar dólares es una opción, siempre teniendo en cuenta que eso por sí

solo no es invertir, sino resguardar el valor de los ahorros. Es una posibilidad, por supuesto. Pero no es la única.

Es fundamental que le busques un destino a tu aguinaldo incluso antes de cobrarlo, para que esta vez sí puedas hacer una diferencia. ¡Pero ojo! Buscarle un destino no es lo mismo que (mal)gastarlo. Es pensar de qué forma ese extra puede ayudarte a mejorar. Una vez que sepas qué hacer y ese dinero efectivamente llegue a tu cuenta, ejecutá lo antes posible. No lo dejes días y días en tu cuenta, porque no solo pierde valor, sino que corrés el riesgo de gastarlo fuera de lo que habías planificado. Invertilo, transferilo o comprá lo que hayas decidido, lo más pronto posible. Así te vas a asegurar de ver realmente la diferencia de lo que habías hecho en años anteriores. ¡Vos podés aprender y mejorar con tu dinero!

Celeste Sánchez es comunicadora especializada en finanzas familiares y creadora de Dinero en Orden.

.

También te puede interesar

por Celeste Sánchez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios