Friday 12 de July, 2024

EMPRESAS | 20-02-2024 07:09

Nueva estrategia, nuevos recursos

Un escenario político y económico inédito que desafía la creatividad y la adaptación para no quedar en el camino.

Si bien se habla de ellos como recientes, ya parecen viejos los cambios a los que nos obligó la pandemia, que se suman a los cambios que se van a producir por las nuevas políticas del Gobierno.

El nuevo escenario incluye abruptos incrementos de costos, disminución de la capacidad de compra de los clientes, posible amenaza de apertura de importaciones, un encarecimiento en general del costo del país en moneda dura. Esto implica la necesidad de revisar el plan estratégico, evaluando esos posibles escenarios, los caminos posibles, las transformaciones necesarias, los recursos y capacidades que se requerirán.

Además, si bajara abruptamente la inflación vuelve a surgir que la buena gestión de los recursos es la herramienta competitiva por excelencia porque la inflación tapa ineficiencias, pero si baja, y el mercado se endurece, no podremos subir precios y tendremos que bajar costos.

En este contexto todo lo que se viene hablando, y ejecutando de digitalización y agilidad se convierte en urgente. Y aquí surge la necesidad de tener líderes que puedan llevar adelante los cambios.

Muchos empresarios lo saben y están preocupados porque perciben que, con las personas actuales, no pueden hacer los cambios con la profundidad y velocidad que necesitan. Y de ahí que muchas de las búsquedas que nos piden en estos momentos apuntan a perfiles capaces de liderar transformaciones. Pero, al momento de querer contratar esos perfiles, se sienten atrapados, porque el primer impacto es que son muy complicados de incorporar.

¿Qué pasa en el mercado de talentos? Se encuentra que hay un cierto perfil que es un común a muchas necesidades, sea para el rol de Gerente General o para algunos C level que le reportan. Son personas que se puedan hacer cargo de esos roles. Se espera que tengan la experiencia en la función, pero, sobre todo, que tengan la capacidad de cambiar la forma de operar, llevando a la empresa a ser mucho más digital y ágil.

Los ejecutivos tradicionales, si bien muchos tienen algo de digitalidad, no tienen la experiencia suficiente como para transformar lo que hay que cambiar. Muchas veces la gente que tiene esta mirada moderna no tiene la experiencia que uno sueña en el rubro en que uno quiere que la tenga. Una dificultad importante es que estos ejecutivos más transformadores, tienen una cultura que defino como cultura post pandemia, que incluye ciertas exigencias como buscar un propósito, una industria atractiva, una distancia de viaje corta, y una cantidad importante de días con trabajo virtual, además de remuneraciones por encima de lo que uno esperaría.

¿Qué pueden dar a cambio de estas exigencias?   Si están acompañados de un liderazgo alineado, y una masa crítica de personas de parecidas características, son efectivamente los que pueden transformar una empresa. No solo en aspectos digitales y de experiencia del cliente, sino culturales en general. Son rápidos, no tienen miedo del modo beta, probando y corrigiendo, van al grano, trabajan en equipo, y generan un clima que es imprescindible para poder ir adaptando la empresa a las necesidades del mercado y las que surgen por nuevos competidores.

¿Cuál es la trampa de la que hay que salir? Es la de analizar la factibilidad de incorporar los recursos por el costo y no por el valor estratégico que ofrecen a una organización. Para evaluar esto adecuadamente, mi recomendación es subir un escalón y analizar los aspectos más estratégicos. Qué tipo de empresa debo tener para poder triunfar en el ambiente que anticipo para el corto plazo, donde, como dijimos, posiblemente se abra el mercado, entren competidores del exterior o haya algunos que inviertan fuertemente. Una vez que tenga claridad sobre el tipo de empresa que quiero ser, podré evaluar la incorporación de este tipo de talentos como una adquisición estratégica que es parte de la nueva visión, y, seguramente, no serán la única adición que tendré que hacer al equipo.

Como dije antes, solo una clara visualización estratégica permitirá poner todo en contexto y llegar a una conclusión firme. No he visto tantas empresas que hayan hecho un ejercicio de revisar y analizar escenarios para definir el impacto que estos tendrán en todos los aspectos. Productos, originación, estructura, forma de llegar al mercado y tipo de perfiles a incorporar. Quizás estamos todavía absorbiendo el impacto de las elecciones recientes y el verano, así que imagino que el nuevo año de trabajo traerá profundas revisiones para la toma de las decisiones que permitirán aprovechar los nuevos vientos. Y demostrar que no estamos atrapados, sino que navegaremos libremente, en nuevas direcciones.

*Ricardo Backer es Founding Partner de Backer & Partners. Consultor especializado en Búsquedas de Altos Ejecutivos y Transformación Cultural de las Organizaciones, coach en Neuroliderazgo.

 

 

 

por Ricardo Backer

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios