EN LA MIRA DE NOTICIAS | 20-04-2020 10:19

Cómo será la fase “AL” de la cuarentena

Con las nuevas medidas de levantamiento de restricciones de circulación, el Gobierno entra en una zona nueva de riesgo.

Aliviados pero alertas, nunca relajados: estamos en modo AL. Esa es la delicada fórmula de equilibrio en la que Alberto Fernández intentará, a partir de hoy, hacernos transitar a todos los argentinos. La desaceleración de los casos fatales en las capitales globales más golpeadas por el Coronavirus, sumada a las esperanzadoras novedades sobre medicamentos y vacunas en marcha, traen alivio a la Argentina, que por ahora asiste con cauteloso al pronóstico de “curva aplanada” de la pandemia en su impacto local. Pero si es bueno saber que no todo está perdido ante el virus feroz, también es claro que tampoco todo está ganado, porque nuestro país todavía no llegó al famoso “pico” de contagios y víctimas que pondrá al sistema sanitario bajo máximo estrés.

 

Por eso el Presidente insiste en que nadie debe relajarse todavía. Las primeras señales de alivio que vienen de la parte del mundo más próspera pueden confundirnos. En Asia, Europa e incluso Estados Unidos, se empiezan a ver gestos de apertura de la cuarentena para regresar a la normalidad psicológica y económica de la sociedad. Pero antes de imitarlos, conviene tener en cuenta que ellos ya pasaron lo peor, y en muchos casos lo pagaron bien caro. Además. La presión pandémica que colapsó sus servicios de salud podría resultar mucho más catastrófica en países menos equipados, como la Argentina.

 

Queda entonces una urgente pero quirúrgica tarea gubernamental de abrir día tras día, sin prisa pero sin pausa, el grifo de la actividad productiva, pero siempre aferrando con mucha firmeza las riendas del aislamiento social preventivo, en los barrios, las fábricas y los servicios. El camino estará lleno de tropiezos, como dejó en evidencia la marcha y contramarcha de Horacio Rodríguez Larreta frente a la rebelión libertaria de los mayores de 70 años. Si la idea PRO y K va a ser copiar los protocolos primermundistas para enfocar las próximas fases de cuarentena en los grupos de riesgo, sería bueno empezar por medidas que privilegien la circulación hipersegura de los más vulnerables, y no que los encierren como parias molestos que entorpecen la reactivación del resto del país.

Hay mucho que aprender todavía, en esta nueva era que arranca hoy mismo, marcada por la incierta misión de hallar la esquiva cuadratura del círculo. Un poco aliviados y muy alertas, empieza la fase AL de la cuarentena.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Columnista de Noticias y Radio Perfil.

Comentarios