Lunes 1 de junio, 2020

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 02-03-2020 11:03

El plan Carlitos Balá del Presidente

Cómo intenta esquivar Alberto Fernández los condicionamientos de la gestión que relanzó ayer con su discurso en el Congreso.

La lógica general del discurso de Alberto Fernández fue poner orden. Orden en la justicia federal, “intervención” de la Agencia Federal de Inteligencia, creación de comisiones y órganos consultivos para ordenar la puja en espiral de precios y salarios, orden en la industria de hidrocarburos, orden en el proceso histórico de luchas de género, orden en el mercado de cambios, orden en el desequilibrado federalismo nacional... El reciclaje de la consigna “Nunca Más” ya se convirtió en una herramienta argumentativa para muchos funcionarios oficialistas que quieren subrayar la voluntad presidencial de ponerle límites definitivos al caos de la deuda externa y a la proliferación de causas por corrupción. La idea es que, cuando todo se vaya ordenando, pronto la Argentina podrá crecer. Hay un problema: hace ya casi medio siglo que los gobiernos, demócraticamente elegidos, o no tanto, o todo lo contrario, arrancan prometiendo que al orden le seguirá el progreso. Pero la segunda parte nunca llega. Solo quedan las ruinas de sucesivas refundaciones fracasadas.

Los historiadores económicos coinciden en marcar el comienzo de la década del '70 como el punto de no retorno de la decadencia productiva nacional. En el medio, todos los gobiernos apostaron a ordenar para después crecer: Perón apostó a la concertación social, la dictadura a la pacificación sangrienta, Alfonsín a la restauración constitucional, Menem y Cavallo a la convertibilidad monetaria, De la Rúa al fin de la festichola menemista, Duhalde a la pesificación, Néstor a los superávits gemelos y solidarios, Cristina al soberanismo nac&pop, Macri a la modernización globalizante, y ahora Alberto vuelve a la idea de un Estado que intervenga para poner a la Argentina de pie.

Nadie ha encontrado en este último medio siglo una idea superadora del viejo concepto del Orden y Progreso, que declamaban las autocracias de hace un siglo en la región. El modus operandi fallido de los gobiernos argentinos de las últimas décadas es que llegan, instalan su orden de poder y negocios, se acomodan (algunos más y mejor, otros menos), se sientan en su zona de confort y nos sientan a esperar con paciencia patriótica los frutos del progreso, que en algunos casos parecen llegar para esfumarse rápidamente, y en otros casos, ni siquiera se asoma. Orden sin Progreso es la última maldición argentina de la que ningún gobierno nos está pudiendo salvar.

Si esto sigue así, hay dos conclusiones posibles que los argentinos podrían vislumbrar como horizonte. O que el único cambio posible es un líder que impulse un gran desorden, profundo y disruptivo, o que la sociedad deje de esperar y de depositar en los gobiernos el anhelo de cambios reales y duraderos de tendencia. Ese escepticismo estructural es el que se huele en la tibia luna de miel que le tocó a Alberto Fernández, que en su primer verano presidencial no gozó de la euforia ni de la esperanza colectiva mayoritaria que sí despertaron anteriores administraciones de distintos colores ideológicos. No es, evidentemente, un problema generado por él, aunque su creativo pacto de gobernabilidad con la Vice-Ex-Presidenta tampoco alimenta la confianza plena ni de los kirchneristas puros ni de los antikirchneristas: a ambos lados de la grieta, día tras día surgen voces de alerta sobre el verdadero plan albertista, si es que en verdad lo tiene. Por ahora, el plan que seguro tiene es aquel que el capocómico Carlitos Balá enunciaba al comienzo de sus shows infantiles, inspirado en la filosofía griega: “Como el movimiento se demuestra andando, pues ¡andemos!”.

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Columnista de Noticias y Radio Perfil.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario