Jueves 3 de diciembre, 2020

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 06-11-2020 13:47

El relato futbolero para relanzar el Gobierno

La nueva metáfora oficialista que busca empoderar a Alberto Fernández al frente de una gestión cansada de festejar nada más que córners.

Una serie de curiosas coincidencias discursivas en el oficialismo marcan la nueva etapa política que abrió la carta abierta de Cristina Kirchner, mediante un tuit que alarmó -aunque también despabiló- al entorno de Alberto Fernández. La reacción al mensaje de la Vicepresidenta desató una catarata de metáforas futboleras en todo el espectro oficialista, tanto de comunicadores y militantes, como de funcionarios de alto rango, funcionen o no funcionen. Parece que, a falta de un equipo coordinado, el espíritu del fútbol le sirve al kirchnerismo para darse ánimos y salir a remontar un partido que arrancó mal.

 

En su editorial del domingo pasado, Horacio Verbitsky calificó la carta de Cristina como un pase de gol, y comparó a la jefa del Frente de Todos con “Gago o Riquelme, que con dos toques limpian una situación confusa y dejan a un compañero en posición de gol”. Para Verbitsky, el principal destinatario del pase magistral de la expresidenta es el Beto Fernández: “Cristina dejó al Presidente en posición de gol. De él dependerá sacudir la red o mandarla a las nubes, como Palacios en la última final contra Alemania”.

 

Pobre Presidente. Mientras el influyente Verbitsky le pide que meta el gol de una vez por todas, su ministro de Economía confía en que los ataje. Siguiendo con las metáforas del tablón, Martín Guzmán le contó al gran relator -del fútbol y del Gobierno- Víctor Hugo Morales, cómo forma el equipo albertista cuando literalmente sale a la cancha. Guzmán elogió los reflejos del Presidente entre los tres palos, porque -siempre según el ministro- tapa las pelotas más difíciles. Arquero y goleador de área, la misión imposible del Beto Fernández es correr toda la cancha para conseguir algún resultado que calme a la hinchada y que contente a la Gran DT.

 

Por si faltaba poco fútbol en el relato K, en estos días de cumpleaños e internación de Diego Maradona, la militancia oficialista aprovechó la afinidad ideológica con el ídolo para reforzar un poco la mística propia, agitando el nacionalismo pelotero en las redes sociales. Parece que toda oportunidad es válida para tratar de subsanar, o al menos disimular, el Talón de Aquiles de un gobierno, supuestamente peronista, que no encuentra la táctica para darle una alegría grande a la popular. Y aunque todavía falta para que termine el primer tiempo, se nota que el equipo K ya teme que el partido se ponga todavía más áspero.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Columnista de Noticias y Radio Perfil.

Comentarios