Friday 12 de April, 2024

ESPACIO NO EDITORIAL | 21-02-2024 11:35

Ariel Goldvarg: Oratoria consciente, el reto de comunicar y lograr impacto

En un mundo cada vez más competitivo, comunicar y lograr conexión emocional con la audiencia marca la diferencia. Exploramos las claves para entrenar nuestra oratoria y destacarnos en el desafío de hablar y exponer nuestras ideas de manera fluida y natural.

¿Cuántas veces tenemos muy claro lo que queremos decir, pero al momento de hacerlo, nos desviamos en detalles y perdemos el foco? O tal vez estamos seguros de lo que sabemos, pero nos intimida el espacio o las personas que nos van a escuchar; entonces nos ponemos nerviosos y nuestra comunicación termina siendo dura, diluida y sin vida.

Este y tantos otros temas son los mas recurrentes de mi trabajo desde hace más de veinte años entrenando a líderes, emprendedores y figuras de diferentes ámbitos, asistiéndolos para llevar adelante una comunicación natural y fluida en sus actividades.

La clave al momento de expresarnos está en poder mantener nuestro estilo personal. Esto que resulta muy evidente y sin embargo se nos escapa de nuestro esquema, y terminamos muchas veces brindando mensajes acartonados, hablando de manera difícil o preocupándonos más por quedar bien que por comunicar algo de valor.

De allí surge la necesidad de desarrollar una Oratoria Consciente, que es la metodología que busca crear experiencias que logren una conexión auténtica, genuina y natural con la audiencia. Esto aplica tanto a grandes escenarios como también a reuniones pequeñas, formatos presenciales, virtuales, en vivo o grabados; incluso nuestros audios de WhatsApp.

Para desarrollarla, podemos organizar nuestro mensaje sobre cuatro grandes ámbitos. Si bien cada uno es independiente, todos ellos se complementan e impactan entre sí. Por eso es tan importante identificarlos, conocerlos y aprender a manejarlos con fluidez.

El primero, se enfoca en el contenido. Es la parte conceptual, objetiva. Los datos que queremos comunicar. Entrenarse en esta área consiste en identificar las ideas que queremos expresar y la información que sustenta nuestros mensajes.

El segundo, tiene que ver con la forma. Son los recursos que empleamos para comunicar esas ideas: las historias, ejemplos y anécdotas, como así también las inflexiones de la voz, la corporalidad y los gestos. 

El tercero explora el contexto. Esto es, la audiencia y sus características, pero también el ámbito donde vamos a exponer. Entrenarse en esta área implica saber “leer” al público y manejar también los códigos de cada formato. Una conferencia en vivo, tanto como una que será grabada o virtual, requerirá aspectos diferentes que una presentación ante un cliente, una clase o una presentación en un medio de comunicación o una red social.

El cuarto y más importante es el YO. La identidad. Nuestro sello único al transmitir una idea. Esto implica trabajar con nosotros mismos, nuestras fortalezas y debilidades para así lograr mensajes que tengan nuestra impronta. Es el área mas interesante y compleja a la vez.

Existen muchas formas para desarrollar una oratoria consciente. Un ejercicio que suelo realizar con mis clientes es proponerles improvisar sobre temas insólitos (para estimular su creatividad) o tomar un texto cualquiera y explorar diferentes formas de interpretarlo. Luego trabajo con sus formas personales para comunicarse, compartir sus ideas, y así crear contextos mas auténticos y personales.

El entrenamiento brinda la flexibilidad para articular ideas que generen influencia. Para cada quién tal vez la necesidad de trabajo será diferente, pero sin duda cualquier mensaje que contenga equilibrados estos cuatro aspectos, logrará un impacto que permitirá inspirar, sorprender y comunicar brindando valor a otros.

Ariel E. Goldvarg

Executive Coach & Speaker Trainer

Instagram:  @arielgoldvarg     https://www.instagram.com/arielgoldvarg/

Web: www.arielgoldvarg.com

WhatsApp: +54911-5633 3941 

Bs As, Argentina

YouTube:  @ArielGoldvargCoach

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios