Domingo 18 de abril, 2021

POLíTICA | 25-07-2018 11:33

Quién es Diana Pipkin, la suegra Nac&Pop de Marcos Peña

Es profesora en la UBA, critica las medidas del Gobierno y hasta marchó contra el FMI. Militancia académica y millas antiliberales.

A los 23 años, cuando Diana Pipkin se convirtió en la madre de Luciana Mantero, no imaginó que su hija sería la esposa de un jefe de Gabinete de la Nación. Ni que se transformaría en la suegra con “distintos pensamientos políticos” de uno de los funcionarios más fuertes del Gobierno: Marcos Peña. Crítica de Cambiemos y cercana al kirchnerismo, el último 9 de julio marchó contra el FMI como la profesora de la UBA de bajo perfil que siempre fue.

“En una de las clases recuerdo que planteó críticas respecto de las reformas del macrismo en la escuela secundaria. Siempre adhiere a los paros, pero es una docente excelente”, cuenta a NOTICIAS uno de sus alumnos. Pipkin es titular de Prácticas de la Enseñanza, la última materia que cursan los estudiantes del Profesorado de Sociología. Baja los lineamientos finales a los futuros docentes secundarios. Por eso le dicen “formadora de formadores”.

En la Facultad de Sociales casi nadie la conoce como la suegra de Peña. Su nombre aparece sobre todo en textos como “Claves históricas para leer a Maquiavelo” o en listas electorales.

“Mi mamá puede criticar cosas, pero algunas personas están tratando de hacer lo mejor posible las cosas”, dijo Mantero al portal MDZ Online. La periodista aseguró que pese a las diferencias, Peña y Pipkin “son muy respetuosos” y mantienen una relación “buenísima”, donde ella actúa “un poco” como mediadora.

La única vez que Pipkin dio una nota fue en 2003, cuando habló con La Nación como coordinadora de los nuevos profesorados de la Facultad. “La intención es dar una buena formación disciplinar y de nivel pedagógico, para formar especialistas en educación en cada campo”, explicó.

Una de sus coincidencias con Peña es de tiempos: desde 2007, cuando su yerno se sumó a la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad, Pipkin también fue empleada porteña. "Tuvo horas cátedra hasta 2014 en escuelas de educación superior, no fue funcionaria", aclaró el Gobierno.

La familia. Pipkin y Alejandro Mantero, los padres de Luciana y Fernando, fueron militantes de izquierda en los 70. Criaron juntos a sus hijos con ideas progresistas y rodeados de intelectuales. Hasta que se separaron y cada uno siguió por su lado.

Luciana recuerda como a un tío postizo al escritor y periodista Salvador Benesdra, un amigo de su padre con quien compartió veranos en el balneario uruguayo de La Paloma e innumerables historias hasta su suicidio en 1996. Mantero y Benesdra fueron compañeros en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Y fue el padre de Luciana uno de los que ayudó al “Turco” a volver al país de su sufrido exilio en París, según él mismo recordó en la presentación de la novela “El traductor” de su amigo.

Mantero es psicólogo y jefe de Psicogerontología y Vida Activa del Hospital César Milstein (ex Francés). En su Facebook conviven los adultos mayores, con publicaciones de su hija –incluso de adhesión al aborto legal– y las Madres de Plaza de Mayo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios