ECONOMíA | 22-02-2019 12:04

¿La deuda externa será la pesada herencia de Mauricio Macri?

Analistas debaten si el endeudamiento de los primeros tres años del actual Gobierno supondrá un lastre para el próximo.

El Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la sindical Fundación Germán Abdala advirtió en su balance 2018 sobre la deuda acerca de “la pesada herencia M”. “Desde el inicio de su gestión, Cambiemos repitió una y otra vez que la raíz de todos los problemas económicos era la ‘pesada herencia’ que dejó el kirchnerismo: una economía estancada, con un cepo cambiario, elevada inflación y déficit fiscal.Finalizados tres de sus cuatro años de gestión, los resultados están a la vista: el PBI es menor al de 2015, la inflación es más alta y el déficit fiscal no bajó (precisamente, por el pago de los intereses de la deuda contraída en estos tres años). Cambiemos logró peores resultados económicos a pesar de haberse endeudado por niveles récord. La herencia macrista no sólo deja una economía sumamente deteriorada sino además una abultada deuda que va a comprometer seriamente los recursos y el crecimiento del país”, plantea el informe.

Juan Manuel Telechea, economista del ITE, señala que un tercio de los vencimientos de deuda del próximo gobierno tiene como acreedor al FMI. “Eso le agrega una complejidad adicional ya que la gestión entrante deberá consensuar con este organismo las políticas económicas por implementar”, plantea Telechea. ¿Podría haberse evitado el endeudamiento de Cambiemos? “El punto es cómo utilizar los tres principales instrumentos de financiamiento de modo que eso no termine generando un problema futuro: financiamiento del Central, emisión de deuda en moneda local y extranjera”, responde.

(Leer también: El rojo fiscal y de divisas: sin sustento no hay paraíso)

Javier Alvaredo, socio de la consultora ACM, opina que el endeudamiento, sobre todo en dólares, podría haberse acotado con una política fiscal “no tanto más agresiva sino más realista”, sin la reparación histórica a jubilados ni ampliación de planes sociales y con un mejor equilibrio de los subsidios a energía y transporte. “Si bien considero prematuros los pronósticos que predicen una inexorable reestructuración de deuda, fue uno de los capítulos de peor desempeño del Gobierno”, añade Alvaredo.

(Leer también: El futuro del programa con el FMI: ¿esta vez va a ser diferente?)

Blanqueo. “El próximo gobierno va a tener que lidiar con este nuevo problema que Macri no tenía cuando inició el mandato”, opina Guido Lorenzo, de la consultora LCG. “Es necesario que el próximo gobierno demuestre capacidad de endeudamiento porque si no, el ajuste tendrá que darse con consecuencias económicas y sociales no agradables”, agrega Lorenzo. De hecho, el recorte está en marcha. ¿Debería haberse aplicado antes? “Visto en retrospectiva, debería haberse hecho un ajuste más acelerado. En el primer año, esta administración mostró un sesgo expansivo luego de ajustar por los recursos del blanqueo”, recordó.

(Leer también: El paper secreto de Melconian sobre el “numerito” de la deuda macrista)

Desde Nueva York, Gabriel Torres, analista de Moody’s para la Argentina, reconoce que Macri “aumentó la deuda, no va a ser fácil para el próximo gobierno, pero hay muchas opciones”. ¿Cuáles? “Si la economía crece al 2 o 3%, sin shocks como los de los últimos años, puede acceder al mercado externo de deuda, desarrolla más el mercado doméstico, renegocia con el FMI y baja el déficit… pero si algo de esto falla, la situación es más difícil”, admite Torres.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario